SUCESOS / TRIBUNALES

Provocar un accidente grave con un patinete eléctrico puede acarrear pena de carcel

En 2018, los patinetes provocaron 273 accidentes con heridos en 44 grandes cidudades de España

Provocar un accidente grave con un patinete eléctrico puede acarrear pena de carcel
Patinetes eléctricos

Los patinetes eléctricos, a pesar de que no han sido el regalo estrella de estas Navidades, siguen ganando adeptos en las calles. Sin embargo, los especialistas de DAS Seguros advierten que «no es un juguete» y que al ser un vehiculo, como aún no hay una normativa a nivel estatal que regule su uso y efectos, es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos legales.

La aparición de los patinetes eléctricos en las vías públicas, al lado de los conductores de vehículos de motor, ciclistas y peatones, está generando situaciones de gran incertidumbre, sobre todo por el incremento de los accidentes causados por este tipo de transporte. Solo en 2018, los patinetes provocaron al menos 273 accidentes con heridos en 44 grandes ciudades españolas, según datos de la Fiscalía.

De los 273 sucesos contabilizados, 203 han registrado el atropello de peatones por patinetes en los que la responsabilidad del siniestro ha sido del conductor del vehículo de dos ruedas. También se investigan dos accidentes mortales, ambos en Cataluña.

Ante este escenario, profesionales legales de DAS recuerdan que los patinetes eléctricos «no se consideran vehículos a motor y no deben cumplir con las exigencias que marca la ley para estos». Aun así, alertan de que «la falta de conciencia respecto a la normativa vigente sobre el uso de patinetes eléctricos ha puesto sobre la mesa la necesidad de que las empresas que los venden expliquen correctamente las instrucciones de uso y, por otra parte, que los ayuntamientos promuevan la normativa que los regula de manera eficaz».

Normativa vigente y responsabilidad penal

Hasta la fecha, los distintos municipios han ido aplicando sus propias normativas para hacer frente al auge del patinete eléctrico. Un ejemplo es la Ordenanza de circulación de peatones y vehículos de Barcelona, una medida pionera en todo el mundo que regula, entre otros, la circulación de patinetes eléctricos, segways y ruedas eléctricas. Esta medida entrará en vigor este año y se espera que otros municipios sigan la iniciativa.

Ante la falta de consenso – y de cifras sobre accidentes y denuncias por parte de las Policías Locales- la Dirección General de Tráfico (DGT) está trabajando para establecer una regulación mínima sobre los patinetes eléctricos, que contemplaría la prohibición de circular por la acera o de utilizar auriculares, así como establecer el límite de velocidad a 25 kilómetros por hora, entre otras medidas.

«Como se ha visto en el último año, los patinetes eléctricos tienen las mismas características técnicas, como la potencia de motor o la velocidad, que los ciclomotores, por lo que se les puede aplicar el Código Penal», destacan los expertos.

Así, en caso de accidente mortal, se podría aplicar entre uno y cuatro años de prisión, mientras que cuando un patinete causa lesiones por una imprudencia grave, la pena podría oscilar entre los 3 meses y los 3 años de cárcel.

«Estamos hablando de situaciones en que el conductor del patinete circule de manera indebida por la acera, esté utilizando el móvil o conduzca bajo los efectos del alcohol o drogas», matizan desde DAS

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído