SUCESOS

Una abogada es asesinada a cuchilladas en Zaragoza por un hombre que ya mató a su mujer en 2003

El presunto autor se fue a Teruel tras cometer el crimen y se suicidó arrojándose al vacio desde un viaducto

Una abogada es asesinada a cuchilladas en Zaragoza por un hombre que ya mató a su mujer en 2003
Imagen de archivo

Una abogada de 48 años ha sido asesinada en Zaragoza por un hombre que en el año 2003 mató a su mujer. El crimen se ha descubierto pocas horas después de que el marido de la víctima denunciara su desaparición.

Las primeras investigaciones condujeron rápidamente a la Policía a una vivienda del barrio de San José, en Zaragoza, propiedad del sospechoso, José Javier Salvador Calvo. En ese piso de la calle Pradilla se encontró el cadáver acuchillado de la mujer.

El cuerpo fue encontrado de madrugada. Y, cuando los agentes iniciaron la búsqueda dispusieron del sospechoso, comprobaron que se acababa de suicidar lanzándose al vacio desde el viaducto de Teruel a las 00.20 horas de este viernes.

La investigación apunta a que asesinó a la mujer en Zaragoza, huyó de la ciudad, se fue a Teruel y allí optó por quitarse la vida. Según recoge ABC la Policía trata ahora de detallar exáctamente qué tipo de vínculo unía a la abogada y a su asesino -afectivo, personal o profesional, en su caso-, si bien el crimen se está investigando como violencia de género.

José Javier Salvador Calvo ya había asesinado en el año 2003 a la que entonces era su esposa, Patricia Maurel, que tenía 29 años y era madre de tres hijos. Acabó con ella de nueve disparos, según dio por probado la sentencia. Por aquel crimen fue condenado, en 2005, a dieciocho años de prisión. Tras acogerse a beneficios penitenciarios, se encontraba en libertad condicional.

La sentencia por aquel asesinato destacó la crueldad con la que fue asesinada la joven. Su marido quiso asegurarse de que no sobreviviera: al menos dos de los nueve disparos se los asestó en la frente, para rematarla.

Durante el juicio se esforzó por presentarse como un hombre normal que había cometido un crimen del que se arrepentía. Incidió en ello como línea de defensa. «Hoy soy un asesino, pero antes fui un padre que quería a mis hijos y a mi familia», declaró durante el juicio.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído