Estaba cantado desde que comenzó ‘MasterChef Celebrity’: Antúnez, expulsado en el segundo programa

Estaba cantado desde que comenzó 'MasterChef Celebrity': Antúnez, expulsado en el segundo programa

No me pregunten por qué quizá sean los muchos años que hace que conozco el mundo de la televisión, pero desde el momento en que comenzó la cuarta edición de Masterchef Celebrity, tenia claro que el ex baloncestista José Miguel Antúnez iba a ser de los primeros en ser expulsado.

Detalles como el ninguneo que le hacían las cámaras, mientras que a otros les dedican todos lo minutos y les ríen las gracias, pasar de puntillas si en alguna ocasión se han acercado a ver lo que hacia, en definitiva indiferencia total del programa con el concursante.

Casualmente los dos primeros expulsados del talent culinario no asistieron a la presentación del programa en el FesTVal de Vitoria. Ana Obregón por un tema familiar, y Antúnez por estar retransmitiendo en Cuatro lo partidos del Mundial de Baloncesto.

El programa de este miércoles era una vuelta a los orígenes Los aspirantes tenían que olvidarse de la cocina moderna, de todos esos utensilios fundamentales para el día a día y demostrar que su pasión por la gastronomía está en la sangre. De esta forma, cocinaron como en la Edad Media y se despojaron de cualquier halo de glamour que pudieran tener por ser auténticas celebrities.

Y curiosamente, a pesar de tratarse de actividades más fáciles para la gente acostumbrada a la vida en el campo, la ‘pija’ Tamara Falcó fue la mejor a la hora de remangarse y meterse de lleno en el reto. “Yo creo que esto une muchísimo”, decía Avellaneda riéndose con Almudena Cid mientras amasaban carne para hacer longaniza  entre los dos tirados en el suelo.

Por otro lado, Jordi Cruz comenzaba el programa dando una enorme lección a todos los participantes. “Lo hemos avisado una y otra vez, las cocinas tienen que estar limpias”. Tanto Vicky Martín Berrocal como Marta Torné no se aseguraron de que su puesto cumpliera con los requisitos mínimos de higiene necesarios y terminaron recibiendo un delantal negro por parte de los jueces nada más comenzar.

“Lo que más me duele es que los jueces no hayan probado mi plato, yo quería aprender de ello”, decía con pesar Marta Torné. Sin embargo, en el lado contrario, y para el asombro de todos, Los Chunguitos brillaban como nunca en la prueba de marinado creando las únicas valoraciones realmente dignas del reto.

Y es que en este programa, hay que olvidarse de todo tipo de prejuicios e ideas preestablecidas en torno al casting de esta edición. La prueba está en que la deportividad de Antúnez no ha logrado brillar lo suficiente. Pese a su gran técnica deportiva, el aspirante no logró demostrar a los jueces que la cocina es lo suyo. Antúnez se dejó escamas en su plato y esto le llevó a convertirse en el segundo expulsado de la temporada.

Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído