TVE estrena su gran apuesta en la ficción cargada de tintes políticos

¿’La República’ está a la altura de ‘La Señora’?

Gran producción que cuenta con un acertado casting y un guión casi brillante

La1 de TVE estrenó el lunes 24 de enero de 2011 ’14 de abril. La República’, la continuación de uno de los mayores éxitos de la pública: ‘La Señora’. Se han recuperado personajes y se han inyectado rostros nuevos en una producción brillante, que tiene mucho de artesanal y compensa los dramas amorosos con discursos políticos.

AMAR EN TIEMPOS DE LA SEÑORA

‘La Señora’ se despidió de la audiencia en enero de 2010 ante más de 5 millones de espectadores. La ficción de Diagonal TV –también responsables de ‘Amar en tiempos revueltos’– y narraba lo ya contado mil veces: la historia de amor de un sacerdote y una dama de buena cuna. La producción viajó, sobre todo en sus orígenes, entre lo exquisito y lo cursi, pero nos regaló bonitas estampas del norte de España de principios del siglo XX.

Los fans lloraron con la muerte de susodicha señora, pero ahora tienen una nueva oportunidad. ’14 de abril. La República’ quiere aprovechar el tirón de su antecesora, quizá gratuitamente, pero hay que reconocer que es un producto que respira con independencia.

El arranque del primer capítulo de la serie es, como mínimo, recomendable para ser estudiado en escuelas de guión. Tras un misterioso prólogo que recoge el testigo de la serie madre –con el malvado Marqués de Castro de por medio–, se nos presenta la llegada de una joven rural a un Madrid esplendoroso en la primavera de 1931. La capital celebra la proclamación de la II República y allí nos encontramos a una familia rica pero con leves tendencias liberales, a unos trabajadores sumisos y a un grupo de revolucionarios con discursos de panfleto (la entrada del personaje de Encarna, interpretado por Lucía Jiménez, dictando las ventajas de la República es casi ridícula).

’14 de abril. La República’ comparte con ‘La Señora’ un espíritu de trabajo más artesanal que artístico, con secuencias radiofónicas en las que prima el diálogo antes que el lenguaje visual. Aún con todo, hablamos de una ficción emocionante y rica.

PROBLEMAS NARRATIVOS

La nueva serie de TVE se puede resumir en una palabra: promesa. Es un festín para la vista –su puesta en escena impacta–, pero sus tramas aún están a la espera de ser definidas. Mientras que en ‘La Señora’ se gozaba de una historia principal que hacía las veces de hilo conductor, en ‘La República’ nos desesesperamos con sobrecarga de personajes y de puntos de vista.

Finalmente vislumbramos por dónde van los tiros y vemos que el entramado amoroso se centrará entre Fernando de la Torre (Félix Gómez) y dos poderosas mujeres, Alejandra (Verónica Sánchez) –el deseo– y Mercedes (Mariona Ribas) –el deber–.

No hay grandes giros de guión ni emociones extravagantes pero ‘La República’ tiene el acierto de enmarcarse en una época castigada por la ficción. Un periodo del que se puede contar mucho.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído