La cadena de Vasile, famosa por crear ficción 'suicida' ¿Qué debería hacer?

Cinco claves para entender por qué funcionan peor series en T5 que en A3

¿A quién se le ha ocurrido comprar productos como '3X2' , 'Cheers' u 'Homicidios'?

Cinco claves para entender por qué funcionan peor series en T5 que en A3

Telecinco es la reina de la telerrealidad, lo suyo es la ‘sangre mediática’ pero su asignatura pendiente es la ficción. Excepto viejas glorias como ‘Aída’ o ‘La que se avecina’ casi todos sus estrenos se la han pegado.

Vasile y los suyos están empeñados en hacer series líderes pero no llegan, ni de lejos, al respaldo y el éxito que consiguen las de Antena3. ¿Por qué? ¿Qué ha cambiado?

‘Médico de familia’, ‘Los serrano’, ‘Al salir de clase’, ‘El comisario’ ‘Hospital Central’, ‘Yo soy Bea’ o ‘Sin Tetas no hay paraíso’, estas son las mayores glorias de ficción que consiguió T5 en su historia. Pero en las últimas temporadas la cosa no llega a cuajar. Se crean series costosas pero o bien el público las rechaza o bien las audiencias y el impacto social no llegan a las cumbres de los productos de Antena3.

Para ser justos habría que decir que ni unos son tan gafes ni los otros tan triunfadores. Telecinco sigue en la picota gracias a viejas conocidas como ‘ Aída’ o ‘La que se avecina’ y se porta con cierta corrección gracias a ‘Tierra de lobos’. Pero desde 2010, casi todos sus estrenos han caído en tierra de nadie (‘Ángel o demonio’ , ‘Punta Escarlata’, ‘Cheers’…). Mientras, los de Planeta, aunque se han hecho fortuna con auténticos fenómenos como ‘El Barco’, ‘Hispania’ y ‘Gran Hotel’ también han sufrido algún que otro tropiezo como ‘Los quien’ y, aunque siga en antena, ‘Bandolera’.

Pero lo que sí que es cierto es que T5 ha dejado de ser un referente en cuanto a series españolas se refiere. Cada estreno se mira con desconfianza. Da la sensación de que están perdidos y que dan palos de fuego ¿Pero esto indica que sus series son malas? ¿Qué está pasando? ¿Qué pueden hacer?

Cinco claves para entender por qué funcionan peor las series en T5 que en A3

Realidad frente a Ficción: Los nuevos rumbos de las cadenas

La estrategia de T5: El pastel ya está repartido. Telecinco se ha convertido en el único nicho para el escándalo. Su fórmula es llevar la realidad a tales extremos de manipulación que casi se convierte en ficción. Lo suyo es la sangre mediática, el dar de qué hablar aunque les cueste caro (como les ha ocurrido con ‘La noria’ y la fuga de anunciantes). El público ya ha catalogado la cadena en ese terreno y es difícil hacerle cambiar la opinión.

En un mundo de peleas, gritos, escándalos, desnudos y realities parece que no encaja la ficción, o al menos la ficción que triunfa en este país. De hecho, las series de T5 también dan de qué hablar. Son productos adultos y de temáticas conflictivas y eso tiene un target reducido.

La estrategia de A3: Visto que no podían competir con su rival en el terreno del corazón y los realities, Antena3, desde finales de 2010, ha dado un giro de rumbo y ha apostado por una estrategia familiar, casi vintage, que recupera la TV para todos los públicos. Y aunque no son líderes de audiencia, el cambio ha sido rentable.

La cadena de Planeta sabe qué público es el que ve principalmente las series (mujeres, niños y adolescentes) y hace series que dan lo que se pide. Sin más.

¿Apuestas arriesgadas o suicidas?

La estrategia de T5: ¿A quién se le ocurrió comprar algo como ‘Cheers? ¿Y ‘Homicidios’? El primer caso es algo que no se entiende: ¿Un remake de una de las series americanas más emblemáticas de todos los tiempos y encima con Antonio Resines? ¿Cómo no iba a ser un ‘batacazo’? Esta serie representa el poco ojo que tiene la cadena para elegir proyectos de calidad. En el mismo saco podríamos meter ‘3×2», esa absurdez de Jose Luis Moreno.

Pero si hablamos de la serie protagonizada por Eduardo Noriega, la cosa cambia. El producto no es malo. Es una imitación de referentes estadounidenses pero tiene garra y una trama que funciona (aunque no le pidamos originalidad): Lo que pasa es que parece que no hemos aprendido nada. En España, el thriller funciona sólo cuando la trama policial es una excusa para vendernos relaciones personales. Un producto de género, tan frío y directo como este (y como ‘R.I.S’, o ‘Génesis’), está condenado al fracaso. Somos así y sino que se lo digan a ‘Sin tetas no hay paraíso’.

Telecinco, pues, tiende a la provocación y al riesgo -algo que le ha funcionado muy bien en ese culebrón repleto de acción y erotismo llamado ‘Tierra de lobos’ pero que, a menudo, se cruza la línea del ‘suicidio’. Y si aún hay dudas: ¿recordamos Piratas?

Estrategia de Antena3: Los de Planeta apuestan por una innovación formal pero no de contenido. Con la nueva moda de las series de época, las propuestas son lujosas y con cualidades técnicas de aúpa. Pero eso sí, los guiones no arriesgan. tanto dinero invertido ha de rentabilizarse de manera segura. No son valientes pero tampoco temerarios.

TV-movies: ¿Amigas o enemigas?

Estrategia de T5: Desde que entró en vigor la ley por la que las cadenas privadas debían de invertir en cine, las televisiones giraron las tornas a su favor y crearon películas, sí, pero de emisión casera. Es por ello que en los últimos años, la proliferación de TV-movies o miniseries ha sido destacable. Las de T5 suelen ser, ¿adivinan?, polémicas. Casi todas están basadas en hechos reales. Algunas causan morbo (’11-M’) y otras vergüenza ajena (‘Felipe y Letizia’). Aún así, son productos de fácil consumo pero que, por su naturaleza no retienen al público, algo que se puede volver en su contra. Su mejor trabajo fue, sin duda, ‘ La Duquesa’.

Estrategia de Antena3: Aquí son menos cuantiosas las TV-Movies, y por su puesto, con menor contenido polémico. Mucha vida de artistas (‘Raphael’) y mucho documento histórico que, en ningún caso, llegan a cuajar del todo.

Maltrato a la audiencia

Estrategia de T5: El afán de Vasile por eliminar a la competencia no tiene límites. La contraprogramación ha sido, y sigue siendo tan bestia, que el público se cabrea y la imagen de la cadena cae en picado. El caso más destacable fue el duelo protagonizado por ‘Felipe y Letizia’ frente a ‘Hispania’. Llegó a haber hasta cinco cambios de fechas.

Telecinco es famosa por cambiar el calendario como le viene en gana. No hay respeto alguno. Que a estas alturas haya que recordarles que el respeto a la los espectadores es fundamental para la fidelidad (sobre todo en series) es de coña.

Estrategia de A3: Son más cuidadosos en este aspecto y, aunque no son unos santos, normalmente se dedican a responder a los ataques del adversario. Su imagen, pues, es más positiva.

¿Qué se debería hacer?

Estrategia de T5: En dos palabras: Buen gusto. Saber elegir guiones innovadores pero que no provoquen escalofríos. Que busquen propuestas dirigidas a los adultos pero que también puedan ver niños y adolescentes (‘Motivos personales’) que primen las tramas amorosas pero en contextos originales. Que se relajen, que no sean tan duros. Que continúen con apuestas de riesgo pero sin pasarse. Y, por favor, que dejen en paz a Antena3 y que vayan a lo suyo.

Estrategia de A3: Que sigan dando buenos productos familiares pero que arriesguen un poco más en contenidos. Que aunque las series luzcan mucho, su estructura es idéntica.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Lo más leído