Actores que deberían mejorar o cambiar de registro para no acabar en el olvido

Las cinco estrellas juveniles de la tele con peor futuro: ¿Existe una posibilidad, por pequeña que sea, de salvar sus carreras?

Maxi Iglesias, Angy o la mismísima Amaia Salamanca: caras muy conocidas que deberían frenar un poco antes de agotar a la audiencia

Son jóvenes, guapos (o casi) y famosos. Son los nuevos ‘cachorros’ de la tele, actores que están hasta en la sopa. Todo hace pensar que les va de maravilla pero tendrían que pararse y respirar. A veces, una retirada a tiempo, asegura una victoria. Y es que muchos tienen todas las papeletas para ser futuros ‘juguetes rotos’, esperemos que no.

Esto es lo de siempre: hay poca tarta para tanto niño hambriento. Cada año, cada temporada, sale una nueva hornada de promesas catódicas con ansias de celebridad. Pero cada año, cada temporada, muchos se quedan fuera. La competencia es brutal y aunque nos gustaría decir que sólo se mantienen en pie los mejores, desgraciadamente, normalmente no es así.

Y es que ser estrella juvenil en España poco tiene que ver con el talento. Normalmente se prefiere la cara bonita a la calidad interpretativa. Lo importante aquí es que las fans se derritan a sus pies y consuman, que consuman sin freno. Pero esto tiene su talón de Aquiles, claro está. Tanta belleza hueca pasa factura y, al final y tristemente, son numerosos los que terminan viviendo de las rentas y llorando ante el físico perdido.

También tenemos el caso contrario: intérpretes con cierto potencial que no dan el tipo estético requerido o que directamente crecen mal y que las quinceañeras usan como chiste malo.

Es por todo ello que, cuando se tiene la suerte de haber llegado a la cima, por temprano que suceda, hay que ser más autoexigentes que nunca. Hay que aprender mucho y mejorar. Uff, pero los laureles son tan tentadores y provocan tanta desidia que cuesta crecer.

Hoy por hoy, y visto el panorama, hay un puñado de estrellitas varias que aunque están en todas partes, tenemos la sensación (o el convencimiento) de que se están equivocando por muchos y variados motivos. ¿Tienen remedio?

Mario Marzo: El menos protegido de todos

Conocido por: Ser Lucas en ‘Los protegidos’, Antena 3

Su buena ‘estrella’: la página de Wikipedia de este chico no tiene desperdicio. Seguramente la habrá escrito un representante poco sutil, de ahí que se destaquen cualidades como que Mario Marzo «se considera amigo de sus amigos» (que alguien me explique ese topicazo de una vez porque yo no lo entiendo), que es (atención) «amable y dulce» y que le «tiene loco» el escritor Paul Auster. De su carrera, breve, destaca que se presentó al casting de ‘Camino’ pero que no le cogieron (hombre de Dios, ese dato se lo podrían haber ahorrado) y que forma parte de un grupo musical, Thinking Grey, que «consiguió ser Trending Topic en España dos veces sin haber sacado ninguna canción».

Y por supuesto, en Wikipedia se habla de Lucas, el personaje de ‘Los Protegidos’ que le ha dado fama. El +1 de la familia Castillo Rey, es el típico adolescente retraído que, encima, tiene la habilidad de metamorforsearse en quien sea. La verdad es que, ya metidos en la tercera temporada, el personaje se ha quedado en tierra de nadie (¿Por qué no le hicieron gay y así hubiese tenido una trama propia más fuerte?) y, para colmo, el actor no ayuda.

¿Futuro negro?: Mario Marzo tiende, primero, a no vocalizar, a hablarle a su hombro y, aunque sea por exigencias de guión, no destaca. Nada. Ni lo más mínimo. Ni física ni interpretativamente. Tiene todas las papeletas para que nadie le tenga en cuenta en un casting. Nos recuerda a Daniel Retuerta, Roque en el ‘Internado’, un actor que aunque mantuvo el tipo durante varias temporadas, uno siempre tenía la sensación de que no pintaba nada allí y, por lo tanto, no le hemos vuelto a ver.

Alternativas: primero, que aproveche que no ha despuntado y que, por lo tanto, no se le ha encasillado aún, para cambiar de registro y currarse un personaje con más gracia, si es que le dan la oportunidad. Segundo, que finalmente saque una canción con su grupo y tire de ahí.

Maxi Iglesias: Peras al olmo

Conocido por: ser Cabano en ‘Física o Química’ , Martín en ‘Toledo’ y Ángel en ‘Los protegidos’ (Todas de A3).

Su buena ‘estrella’: es el chico de oro del panorama audiovisual español. Está por todas partes. Dicen que ‘está bueno’ aunque a un servidor le parece el hijo ilegítimo de Esther Cañadas y uno de los marcianos de ‘Encuentros en la tercera Fase’ (para gustos, los colores).

Su Cabano de la estupenda (y maltratada) ‘Física o Química’ le convirtieron en la fantasía erótico-romántica de las pre-adolescentes patrias y aunque ahí no resultaba ‘malo’, quiso repetir personaje pero llevándoselo al siglo XIII (‘Toledo’) y no coló.

¿Futuro negro?: bien, aceptamos que todas las niñas están locas por él y que es un gran reclamo comercial. Pero las vacas flacas llegarán pronto y, en la nueva serie de moda aparecerá otro ‘cuerpo Danone’ que le quite el trono -Álvaro Cervantes (‘Luna’) apunta alto-.

El problema de Maxi Iglesias es que sólo tiene un registro, da igual que le disfraces de lo que sea, siempre va a dar la sensación de que es un niño pijo con malas pulgas. Aspira a ser el nuevo Mario Casas pero la diferencia es que éste, aunque siempre haga el mismo papel, da una imagen más cercana y se ‘curra’ más los papeles.

Alternativas: que luche por hacer roles de ‘psicópata’, con esos ojos lo tiene fácil -y no es una crítica-. Que sea consciente de lo efímero de su estatus y que dé clases de interpretación. Que se gane una reputación en teatro o en productos más ‘artísticos’.

Angy: Tu cara suena, demasiado

Conocida por: ser Paula en ‘Física o Química’, participar en ‘Factor X’ (Cuatro), ganar ‘Tu cara me suena’ y presentar ‘Avanti’ (Antena3).

Su ‘buena’ estrella: hay que reconocerle a esta chica su capacidad para renovarse. Pasó de ser concursante de perfil bajo de ‘Factor X’ a que la pagasen como actriz en ‘Física o Química’ e intentar (y sólo intentar) hacernos creer que era un ‘cañón’ de mujer aún sin tener cuello. Cuando ya pensábamos que sería flor de un día, va y gana ‘Tu cara me suena’, algo que la ha puesto al frente de ‘Avanti’ junto a Carlos Sobera. No está mal. Nada mal.

¿Futuro negro?: Pues sí, primero porque ya cansa verla tanto en tantos sitios diferentes -ahora sólo falta que se meta con Susanna Griso a hablar de crímenes-. Y segundo; es una de tantas que no vocaliza y que como joven, sobreactúa sin pudor. Lleva un rollito «guay» que irrita. Va de moderna pero es una moderna de ‘Club Megatrix’. nuestro consejo es que siga por donde va pero que en un par de años, como mucho, pare, se centre, haga yoga, y regrese más madura.

Amaia Salamanca: Diva a nuestro pesar

Conocida por: ser Catalina en ‘Sin tetas no hay paraíso’, Letizia Ortiz en ‘Felipe y Letizia’ y Alicia en ‘Gran Hotel’.

Su buena ‘estrella’: Lo de esta muchacha es increíble. Es algo así como la versión femenina de Maxi Iglesias. Está en todos los ‘fregaos’. Tuvo la suerte de que le regalasen a la Catalina de ‘Sin tetas no hay paraíso’ y desde entonces parece que no hay guión en este país que no pase por sus manos. es muy guapa, nadie lo niega, y por eso le dan protagonistas mientras que a su ex compañera María Castro (impresionante actriz) se tiene que conformar con un secundario en ‘Tierra de Lobos’.

¿Futuro negro?: Que quede claro que aquí no estamos para linchar a nadie pero las cosas hay que decirlas, Amaia Salamanca no es sólo una actriz mediocre -ella misma ha reconocido que necesita aprender mucho más- sino que es un error de casting en todo proyecto en el que participe. No se está creando una carrera de fondo. Hace trabajos como churros y no atiende a la calidad. Cuando tenga 37 años -como mucho- , ya nadie se acordará de ella.

Alternativas: Que cambie de expresión facial y que, de vez en cuando y aunque le salgan arrugas, se ría.

Eduardo Casanova: El encasillado.

Conocido por: Ser Fidel en ‘Aída’ (T5).

Su buena ‘estrella’: Posiblemente, de todos los citados, Casanova es el mejor actor. El problema es que es bueno haciendo, creemos, de él mismo. Su Fidel en ‘Aída’ es un personaje que ha sabido destacar y que se ha ganado el aplauso del público y de la crítica. Ha hecho teatro y hace poco le vimos en ‘La chispa de la vida’ de Álex de la Iglesia.

¿Futuro negro?: La pregunta no es si alguien va a olvidarse de que es el Fidel de Aída, sino si él va a olvidarse de eso. Su registro está tan increíblemente limitado que sólo va a poder a acceder a papeles muy, muy concretos.

Alternativas: Ahora dice que es un artista multimedia o algo así. Bien, que se recicle en eso.

 

Te puede interesar

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído