¿Cómo es posible que la exconcejala critique a Amador Mohedano por 'infiel'?

El ridículo máximo de Olvido Hormigos: medio desnuda por la calle intenta ligar en un inglés de risa y luego se pone a criticar la infidelidad

Nueva entrega de 'La caravana del Olvido' en la que la de Los Yébenes se enfada porque una mulata le quita protagonismo

Olvido Hormigos.
Olvido Hormigos.

Olvido Hormigos será lo que sea pero una cosa es verdad; tiene una capacidad increíble para dejarnos con la boca abierta. Cuando uno piensa que no puede meter mas la pata, va ella , hace un triple salto mortal y se supera. El pasado 11 de julio de 2013, la ex concejala del vídeo porno viajó a Málaga para encontrar ‘el cuerpo del verano’ -dentro de la sección ‘La caravana del Olvido’ en ‘Sálvame’- y no sólo la vimos medio desnuda sino que descubrimos su espeluznante nivel de inglés y lo mucho que le molesta que otra mujer le haga sombra. Y no sólo eso, Hormigos se atrevió a juzgar a Amador Mohedano por serle infiel a su compañera Rosa Benito. Olvido, querida, si Amador y tú deberíais formar un club.

El pasado 9 de julio de 2013, Olvido dijo que se estaba pensando en dejar la TV para siempre. Lo soltó un día después de que un supuesto amante suyo, el cubano Asdrúbal, asegurase en el polígrafo que entre ellos hubo sexo. La exconcejala dijo estar fatal, harta de tanto ataque hacia ella y su familia. Bien, la volvimos a ver dos días más tarde medio desnuda y ligando en las playas de Málaga. No te engañes, queridísima Olvido, te encanta la televisión.

Como decíamos, el 11 de julio de 2013, Olvido Hormigos volvió a ‘Sálvame’ para presentar la segunda entrega de ‘La caravana del amor’, un espacio semanal en el que la exconcejala viaja por las playas españolas para encontrar ‘el cuerpo del verano’. El momento no tuvo desperdicio y reinventó el concepto de vergüenza ajena.

En primer lugar, Olvido, ataviada con un bikini diminuto y unos tacones de vértigo, se presenta en la playa alcachofa en mano y se pone a entrevistar a todo muchacho o muchacha de buen ver que se va encontrando. Antes, se recostó en un árbol, miró a cámara y dijo:

Hola amantes de los buenos cuerpos, como yo. Hoy, voy a recorrerme esta playa de cabo a rabo en busca de ese cuerpo que me quite el sentido y me haga olvidar todo mi pasado.

Uff, pues para hacerla olvidar, tendría que ser un gran cuerpo. Otra cosa no, pero Olvido, pasado tiene para aburrir.

Así, la exconcejala va en busca de «buenorros». Tras envidiar el bronceado de unas chicas se acercó a un joven y le dijo mientras le agarra por la cintura:

A ver, déjame comprobar tu nivel de lorza…

Luego se encontró a un húngaro y se puso a hablar con él en el inglés típico de los políticos españoles, es decir, nulo. Tras no saber cómo se pronuncia»handsome» (guapo), la de Los Yébenes atajó diciendo:

Mi veredicto es: tío bueno. Pero como no sé decirlo en inglés, ¡tío good!

Genial.

Otro gran momento fue cuando Olvido, rodeada de dos musculosos maromos, le preguntó a uno de ellos:

¿Te gustaría una mujer como yo?

El chico le dijo que no y ella se enfadó:

Pero si yo soy Olvido Hormigos ¿eso no te seduce nada? Ahí te quedas sin ser el cuerpo del verano.

Pero Olvido sí ligó con un argentino escuálido que le dijo:

No sé, me gusta todo de tí. Me pongo nervioso al verte.

Acto seguido, la reportera se puso a bailar con el desconocido en mitad de la playa por aquello de no hacerle un feo a pobre señor.

Más tarde, Olvido se fue de fiesta a una discoteca para ver si allí veía a más hombres guapos pero se dio con un palmo de narices cuando se encontró con una mulata espectacular que bailaba mejor con ella. Hormigos puso cara de furia y dijo mirando a cámara:

Me voy con los chicos que ellos no me roban protagonismo.

Dicho y hecho, la exconcejala le quitó la camiseta a uno, le puso morritos al camarero y luego, otro guaperas le preguntó si se iba a ir con él esa noche. Ella respondió:

No sé , hay muchos candidatos.

Y con esto y un bizcocho. Hormigos se quedó tan feliz rodeada de hombres guapos.

Pero al César lo que es del César. Hay que reconocer que la Hormigos es una profesional. Llegar a este grado de vergüenza ajena y prestarse a tal guión (porque sí, todo era un guión) es estar a favor de obra y estar dispuesta a que la machaquen después. El problema es que mientras uno ve estos reportajes, se le amarga la sonrisa cuando se acuerda de su pobre marido.

Pero lo más curioso sucedió después, cuando Olvido, en plató, tras un rato sin abrir la boca (apenas habla) criticó al todavía marido de su compañera Rosa Benito, por ser tan descarado como pasearse con su nueva amante por las calles de Chipiona aunque, eso sí, según ella, Amador tenía derecho a hacerlo ya que ha pasado un año y medio desde que se fue de casa.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Lo más leído