El programa, aún con los cambios, sigue flojo en el prime-time de los sábados

Las cinco cosas que deben cambiar en ‘Abre los ojos…y mira’ para evitar el desastre: ¿hay solución o es misión imposible?

Desde la actitud de Emma García a la desaparición total del reality de obesos.

Las cinco cosas que deben cambiar en 'Abre los ojos...y mira' para evitar el desastre: ¿hay solución o es misión imposible?
Emma García.

Telecinco ha fallado en lo que mejor se le da hacer: realities y magacines. Con ‘Abre los ojos…y mira’, sus responsables (los mismos que los de ‘Sálvame’, ‘El gran debate’, ‘La Noria’…) debieron de suponer que por poner los mismos personajes de siempre sentados y discutiendo entre sí, nos lo íbamos a tragar, pero no fue así. Tras dos semanas desastrosas, el programa del prime-time de los sábados pasó de un 9,3% de share a poco más de un 10 % en su tercera semana gracias a diversos cambios. No es suficiente. La cosa peligra y ahora hay que preguntarse si hay solución o hay que optar por el sacrificio.

 

 

El proyecto comenzó mal desde antes de nacer. ‘Abre los ojos…y mira’ se gestó mientras moría ‘El Gran Debate’, espacio político que, tras año y medio de emisión, cerró sus puertas por motivos poco claros. La versión oficial de Paolo Vasile (consejero delegado de Mediaset España) es que ellos son tan listos y tan visionarios que creen que el público ya no quiere cosas tan serias y graves como la crisis o la corrupción, que lo que se reclama es lo mismo que triunfa cada día en su cadena; la telerrealidad menos realista, el escándalo y el voyerismo.

La realidad es que ‘El Gran Debate’, si bien no hacía audiencias desastrosas, no cubría expectativas y perdía puntos frente a un espacio de corte parecido; LaSexta Noche

Así que, a finales de julio de 2013, cuando se anunció el fin de ‘El Gran Debate’, ‘La Fábrica de la tele’ se inventó, deprisa y corriendo, lo que parecía ser una vuelta a los orígenes, es decir, a lo que hace una década se llamaba ‘Dolce Vita’, luego ‘Salsa Rosa’ y más tarde,en una versión renovada y con más contenido político, ‘La Noria’.

Pero cuando, antes del estreno de ‘Abre los ojos….y mira’, nos contaron de qué iba la cosa, el rechazo no pudo ser mayor. Sus creadores confundieron programa de variedades con programa de retales. Piezas , géneros y estilos mezclados sin coherencia alguna. ¿Era un reality? ¿Un magacín de entrevistas? ¿Un debate político? Primero hubo un problema de venta, algo lógico cuando no se sabe qué es lo que se vende.

El público fue implacable y en su estreno, el 7 de septiembre de 2013, sólo un 9% de la audiencia se acercó a ver un formato aburrido, sin articulaciones con las que moverse y que, por increíble que parezca, le dedicaba casi toda sus escaleta a un reality de personas obesas que no quieren adelgazar.

A la semana siguiente se tomaron algunos medidas de urgencia. Se hicieron más entrevistas a personajes populares y, sobre todo, se redujo, mucho, el tiempo dedicado a ‘No seas pesado’ (el reality). Dio igual, la audiencia fue casi igual de mala.

Se pensaron en T5 que a la tercera va la vencida y el 20 de septiembre de 2013, el tercer ‘Abre los ojos …y mira’ se renovó con la colaboración del omnipresente (y cansino) Mario Vaquerizo y con el debut como tertuliana de Carlota Corredera, directora del ‘Deluxe’. Además, se potenciaron las entrevistas a personajes de la actualidad rosa – Julián Contreras Jr. -que habló de la polémica boda de su hermano Fran Rivera- y Anabel Pantoja -por su posado en Interviú-.

Y por si todo esto fuese poco, aprovechando el cambio de look de la Princesa Letizia, el programa ofreció un ‘lifting sin cirugía’ en directo.

Al final, ‘Abre los ojos…y mira’ superó la barrera del 10% de share pero por 3 décimas, calderilla, vamos. El lavado de imagen no fue más que parches de urgencia que no hacían sino tapar una sangría de difícil solución ¿Está todo perdido para Emma García y compañía? No, aún hay esperanza.

Veamos ahora los cinco cambios más necesarios que necesita ‘Abre los ojos y… mira’ antes de que pase a la historia como la herida mortal en el orgullo de Vasile.

5. Emma García necesita mejorar

 


Se ha debatido mucho sobre si el fracaso de ‘Abre los ojos…y mira’ es culpa, o no, de que el público relaciona el prime-time de los sábados en T5 con Jordi González y que ahora le echa de menos. Sinceramente no lo creo. Aunque sí que es verdad que Emma García no lo hace bien.

Es cierto que González es más polivalente, culto y diestro que su ‘sustituta’. Además, el ex de ‘El Gran Debate’ posee una imagen más amplia, más relacionada con programa de todo tipo, que la de García, que hoy por hoy lleva a cuestas la cruz de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’.

El público no se cree, a priori, a García conduciendo un debate político, por ejemplo. Para nada. Ojo, tanto la una como el otro, son profesionales solventes pero que carecen de calidez y sentido del humor. Lo bueno que tiene Jordi es que, al no tener una personalidad definida ante la cámara, vale lo mismo para un roto que para un descosido. Emma no. Desde los tiempos de ‘A tu lado’, esta señora se ha endurecido y avinagrado.

Para aclararnos, una cosa es que Jorge Javier Vázquez pase de ‘Sálvame’ a ‘Hay una cosa que te quiero decir’ a que, de pronto, presente laSexta noche. Es una lástima. Emma García podía haber sido Ana Rosa Quintana pero se ha quedado en una versión menos grotesca de Carmen Alcayde.

A estas alturas, ¿qué puede hacer Emma García? Relajarse, ser menos borde con los invitados y tertulianos, improvisar más y, por el amor de Dios, reírse un poco. De todas formas, la presentadora tiene las manos atadas hasta que no se sepa qué rumbo va a tomar el programa.

4. Decorados y nombre

Uno de los problemas fundamentales de ‘Abre los ojos… y mira’ es su imagen. Empecemos por los decorados. Son demasiado fríos y oscuros. No hay calidez ni luz. Además, se pretende dar un mensaje de lujo y de solemnidad que no corresponde al contenido.

Telecinco siempre se ha identificado por una gama de colores cálidos. Siento si a los de Mediaset les ofende pero lo voy a decir: este programa se parece, en envoltorio, a los de Antena3. Es decir, que el cacao mental para la audiencia ya es brutal.

Otra cosa, el nombre es pretencioso y, de nuevo, engañoso. No dice nada y es demasiado largo. Que lo corten. Sé que si le quitan el ‘…y mira’ va a recordar a la peli de Amenábar ( y a un programa de la ETB que presentó la mismísima Emma García) y no sé si habrá problemas de derechos. Da igual, que hagan algo.

3. Adiós al reality

 

 

Está claro, ‘No seas pesado’ tiene que desaparecer. Ni es buen formato, ni (claro está) es atractivo para el público. Además, meter un reality en mitad de un programa y encima, un sábado por la noche, no es buena idea. El público de ese día es más familiar y más clásico.

Ojo, aún se puede mantener la idea de formato de coaching. Se me ocurre,por ejemplo, que cada semana se reservase un hueco fijo para la superación de diferentes problemas personales; desde el tabaco hasta la obesidad, pasando por distintas adicciones. Podrían acudir expertos y afectados para ofrecer las claves de la superación (Cómo dejar de fumar, cómo perder peso de manera sana…) El concepto es el mismo que en ‘No seas pesado’ pero sin continuidad. Ya sé que se ha visto muchas veces, pero si se hace bien y el espacio no se corrompe, podría ofrecer la necesaria y útil ración de autoayuda para toda la familia.

2. Colaboradores e invitados con más ‘gracia’

 

 

No digo que Carlota Corredera, Gema López, Torito o Vaquerizo estén mal como fichajes. Digo que que o son suficiente. El sábado pasado, mientras veía la entrevista a Anabel Pantoja o a Contreras júnior no dejaba de tener la sensación de desaprovechamiento. Lo veía todo muy soso, muy correcto, muy masaje. Muy poco Telecinco, vamos.

‘Abre los ojos…y mira’ nesita, además, invitados más exclusivos, con renombre, pero que sean interesantes, no casposos, ni personajes que están hay por promoción y que sólo van a decir lo de siempre.

Obviamente, tanto los colaboradores como los están sujetos a que el programa se defina. Es decir, al último punto de esta lista.

1. Contenidos definidos

 

 

Este es el pilar por el qe se sustentan el resto de puntos. Esta es la mayor enfermedad del programa: Su falta de identificación con un género. Se necesita una coherencia grupal, una escaleta que fluya, no que separe bloques tan diferenciados. Todo tiene que fluir mejor.

‘Abre los ojos…y mira’ necesita conocer su tono. O te decantas por la fórmula ‘Sálvame’ y te vas a la polémica, o bien a contenidos más serios, cercanos a la actualidad social. Una tercera opción sería volver a hacer ‘La Noria’.

Hay que buscae ser más actuales, que buscar temas más conectados con la actualidad (sea rosa o política) y, si hacen debate, que pasen del cara a cara entre Sardá y Merlos (aquello fue terrible y sabía a poco).

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído