La mejor final, sin duda, de las tres temporadas del reality de Cuatro

La traca final de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’: plantones, zoofilia, secretos, exhibicionismo y giros que no se cree nadie

Este año, sólo uno de los solteros se queda con su madre, aunque el resto de parejas tienen poco futuro

La traca final de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?': plantones, zoofilia, secretos, exhibicionismo y giros que no se cree nadie
Mari Carmen con su hijo

Ya les hemos dicho adiós a Alexis, Roi, Leo, Víctor, Fran y a sus entrañables madres y padre. El capítulo final de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ se nos hizo corto y estuvo lleno de sorpresas, trucos, frases inverosímiles, un secreto escandaloso y ‘cliffhangers’ de lo menos creíble pero, aún así, efectivos. Eso sí, este año ha habido más parejas que nunca. ¿Funcionará alguna? Va a ser que no.

Lo dijimos desde el comienzo y nos reiteramos al final; la tercera temporada de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ ha sido la mejor de todas. Un año más, los de Eyeswork Cuatro Cabezas han desafiado sus propias expectativas y sin inventar nada nuevo, han conseguido estar a la altura del frikismo, de las risas y el esperpento. Y todo gracias a la labor de post-producción (como siempre) y a un casting simplemente brillante. Mientras que en años anteriores, siempre hay varias tramas pierden fuelle o que, directamente, no interesan, en esta ocasión, sólo una se ha debilitado, aunque nunca ha llegado a aburrir del todo (hablamos, por supuesto, de Alexis, el pijo que no es gay, y de su padre Armando).

Como siempre, el final de temporada de ‘¿QQCCMH?’ corresponde a la ‘pedida de mano’. Los ‘tróspidos’ o solteros han de elegir entre darle el anillo a su finalista (o finalistas) o a su madre (o padre). El grueso del capítulo se basó en la ceremonia, que reunió a todos los pretendientes y pretendientas que han sido eliminadas,aunque antes hubo tiempo para el recuerdo, para las despedidas, los secretos y los cambios de última hora.

¿Quién se quedó con quien? ¿Podemos creernos todas las parejas que se formaron? ¿Hubo amor verdadero o simplemente un circo artificioso?

FRAN Y MARI CARMEN: AMOR DE MADRE

 

 

Si por algo echaremos de menos la tercera temporada de ‘¿QQCCMH?’ será por la maravillosa, surrealista, única y mil adjetivos más, Mari Carmen. La madre más tróspida no es sólo la revelación televisiva del 2013, sino que debería ser un personaje recurrente en la pequeña pantalla de ahora en adelante.

De hecho, durante la gran final del reality, Mari Carmen protagonizó la escena más emotiva y tierna de la historia del concurso.

Recordemos cómo estaban las cosas antes de la ceremonia de pedida. Fran, el soltero hijo de Mari Carmen, tras pasar unos días en Budapest decidiéndose entre sus dos semifinalistas, Melania y Houda, finalmente se decidió por la segunda, quien en realidad ha sido su favorita desde el comienzo.

Pero Fran no se llegaba a fiar de la marroquí, la veía demasiado libertina y despreocupada (a Mari Carmen no le gustaba porque era bisexual). Por ello, el soltero se la llevó a tomar algo antes de la ceremonia y le preguntó a bocajarro qué es lo que sentía por él. La chica no supo muy bien qué contestar y la cosa se quedó en tablas.

No había que ser un lince para saber que lo de Fran y Houda no llegaría a buen puerto. Para empezar porque antes de que terminara el programa (que lleva grabado unos meses) la marroquí se desnudó en Interviú y se la relacionó sentimentalmente con el periodista deportivo Pipi Estrada.

El caso es que, cuando llegó el momento de la pedida de mano, la elegida por Fran no era otra que su señora madre. Mari Carmen (en un truco de montaje en el que la ‘desdoblaron’) apareció con un tocado muy de la boda de la Trapote y por poco se pone a llorar cuando cuando su retoño le dijo:

Yo vine buscando el amor, no el sexo o las amistades. Y no he encontrado amor en ninguna de mis candidatas. Mamá, me quedo contigo porque te quiero tanto que me tengo que aguantar las ganas de llorar cuando te miro.

Mari Carmen bailó de alegría pero, eso sí, Fran dejó una puerta abierta con Cristina, una de las pretendientas de Víctor (la criminóloga que mataba ratas) a la que le hizo ojitos.

ROI Y BELÉN: EL ANILLO DEL PERRO

 

 

Roi, el más moderno entre los modernos (más incluso que Bimba Bosé. No digo más) comenzó con mal pie en el concurso. Ni su madre, ni sus candidatos, ni el público, ni él mismo le aguantaban. Pero su pose de princesa enfadada se fue diluyendo poco a poco hasta que se desató un Roi sensible, promiscuo y enamoradizo.

El finalista de Roi era Sergi, el otro modernillo de los piercing y que siempre pone cara de ‘empanao’, pero mucho nos tememos que no era en realidad, el favorito del soltero. Roi volvió a llamar a Edgar (el barroco que no tiene abuela y que abandonó la semana anterior) para pedirle una segunda oportunidad.

Al final, en la gala, todos pensamos que, efectivamente, Edgar sería el elegido por Rooi pero no, el que entró por la puerta, para sorpresa de muchos, fue Sergi (estoy convencido de que el primero, directamente pasó de Roi y que el otro fue un premio de consolación).

Pero el surrealismo llegó cuando Roi le puso el anillo de pedida a…¡su perro! (que , por cierto, iba vestido de gala). Prometo que me tragué, por un segundo, que el chaval, iba a irse con su mascota de luna de miel pero no, al final era una broma. Una pena. Creo que el animalillo tiene más sangre en las venas que Sergi.

Tras el momento zoofílico, Roi le dijo a su ‘prometido’:

Realmente, a pesar de todas los problemas y de todas las trabas que yo pongo, has sabido ver más allá en mí. Yo también he sabido ver más allá en ti, sé todo lo que puedo encontrar y es mucho.

ALEXIS Y ARMANDO: LA REBELDÍA A MEDIAS

 

 

Alexis tenía el corazón dividido entre Xío, la chica de pocos recursos culturales y Valeria, la favorita de su padre, Armando.

Finalmente, el pijo cantarín, mandó a paseo a Valeria con una mísera carta (el mosqueo de la chica fue considerable) y se presentó con Xío en la gala final,

Alexis,tras volver a cantar de nuevo (¿nadie le ha dicho a este chico que lo suyo no es la música?) explicó su elección de la siguiente manera:

Xío se ha llevado parte de mi corazón y es ella la que tenía que estar aquí hoy. Si no hubiese entrado ella, no sería mi elección, sino la de mi padre.

Es decir, que no lo ha hecho por él realmente sino para independizarse de su padre. No, este chico no es gay.

LEO Y SILVIA: PLANTONES Y ¿FALSAS PROMESAS?

 

 

Antes de la final, Leo estaba metido en un señor ‘quilombo’. Recordemos que durante su viaje a Milán se acostó con María, algo que sentó fatal a Marta (la favorita tanto de él como de su madre). Por ello, en el último programa, mientras que el argentino quedó con reunirse con sus dos finalistas, recibió un sms de Marta en el que decía algo así como que pasaba de él y que no quería sufrir más.

Ante el plantón, Leo se puso nervioso, dejó tirada a María y caminando por la calle se dio cuenta de que con quien quería estar realmente era con Marta. ¿Tendría final feliz la historia? Según se mire.

Leo se fue a buscar a Marta a un centro comercial y finalmente le entregó el anillo de ‘pedida’ asegurando que:

Marta es la mujer de mi vida.

Tanta efusividad, tanto amor y tanta gravedad me da a mí que es un cuento. Apostaría a lo que fuera a que, en un mes, vemos al argentino sentado en el trono de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’.

VÍCTOR Y MERCHE: EL TRIUNFO DE LA FAMILIA DE SARA MONTIEL

 

 

No, no han leído mal. La familia de Sara Montiel se ha colado en ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’. Resulta que Andrea, la finalista de Víctor, el niño-hombre llorón, es prima, atención, de Zeus, el hijo adoptado de la lamentablemente fallecida actriz. Esto explicaría los aires de grandeza que se gasta esta ‘Paris Hilton’ de barrio que, según sus palabras, soñaba con la jet-set, pero que ha terminado enamorándose de un monaguillo.

Antes de la gala, Andrea le confesó su amor a Víctor mientras (en un descuido) nos enseñaba el trasero y le decía que era el hombre de su vida. El problema estaba en Merche, la suegra, que no veía en la candidata a la mujer ideal para su retoño.

Pero finalmente triunfó el amor, y el niño grande se hizo adulto.

 

Te puede interesar

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído