Casi todos los coaches se ponen las pilas en la mejor gala de la segunda temporada del concurso

Bisbal queda en ridículo en los ‘últimos asaltos’ de ‘La Voz’: ¿qué equipo tiene todas las papeletas para perder?

Con la impresionante actuación de Mandy, el equipo de Malú se pone a la cabeza del concurso

Bisbal queda en ridículo en los 'últimos asaltos' de 'La Voz': ¿qué equipo tiene todas las papeletas para perder?
David Bisbal

Por fin, ‘La Voz’ vuelve a ser ‘La Voz’. Los coaches ya se comportan como tal y no como meros adornos. El pasado 18 de noviembre de 2013 vimos la primera gala de ‘Los últimos asaltos’, nueva fase de la segunda temporada del concurso y con la que se ha recuperado la emoción del año pasado. Eso sí, mientras que se nota que Malú, Orozco y Rosario se han puesto las pilas, Bisbal sigue con cara de pocos amigos y con su habitual costumbre de hacer promesas que dudosamente puede cumplir.

 

 

Desde su arranque, la segunda temporada de ‘La Voz’ carecía del ritmo, la intriga, la sorpresa y la emoción de su antecesora. Parecía como si todos, equipo técnico, coaches y concursantes, se hubiesen relajado. Era lógico. Venían de hacer un 30% de share y se pensaban que no tendrían que esforzarse mucho para repetir el éxito.

No es que ‘La Voz 2’ haya fracasado. Para nada. Su público sigue siendo fiel pero ya no hablamos de récords de audiencia . Además, ‘El tiempo entre costuras (A3) e ‘Isabel’ (Telecinco) le han arrebatado el liderazgo.

Lo que sí ha ocurrido es que la calidad es menor. Para empezar, este año, durante las primeras galas, no destacó ningún concursante. Todos eran buenos pero había ninguno al que admirar y seguir. Por otro lado, los cuatro coaches (Bisbal, Malú, Rosario y el nuevo, Antonio Orozco-sustituto de Melendi-) estaban como desanimados. Sus decisiones eran arbitrarias y parecía que no se toman en serio el concurso.

Pero tras las audiciones a ciegas, llegó lo peor. Las ‘batallas’ fueron un sin fin de malas elecciones musicales, de injusticias y de actuaciones regulares. Los coaches seguían en el limbo y sus asesores eran floreros que estaban ahí para hacer promoción.

Las esperanzas estaban prácticamente perdidas pero, de pronto, llegaron ‘los últimos asaltos’ y con ellos, la esperanza. sí, la última fase del concurso antes de las galas en directo fue como un tirón de orejas a lo que se había hecho antes. Anoche vimos, ritmo, buena elección de canciones, a unos coaches más entregados y unas actuaciones (no todas) brutales.

Para quien ande perdido, decir lo que los ‘Últimos asaltos’ (que el año pasado no estaban) enfrentan, otra vez, a los concursantes de cada equipo para ver qué cinco (de diez) pasan a los directos. La diferencia con las batallas es que ahora, los talents cantan solos y son ellos los que eligen sus canciones.

Tras un prólogo de uno 20 minutos, la cosa se puso en marcha sin descanso. veíamos los ensayos, las actuaciones y el veredicto. A pesar de algún fallo de sonido, el montaje era vertiginoso y eficaz. Además, el nivel era de aúpa.

Lo peor: Dos cosas. Como siempre, los asesores, en especial Carlos Vives (equipo Malú), cada día más parecido a la Monserrat Caballé del anuncio navideño de la Lotería. Y por otro lado, David Bisbal. El extriunfito sigue con su misma cara de «me da igual lo que ocurra mientras me paguen», pero para compensar, se dedica a prometerle a todos sus eliminados que se los va a llevar de gira para cantar con él. Si eso es verdad, cada concierto suyo va a ser eterno.

 

 

Pero los últimos asaltos también arrojaron luz sobre el futuro: De momento, ya hay un equipo favorito y otro que tiene todas las de perder.

EQUIPO ROSARIO

Sí, un año más, Rosarillo no tiene talents que despunten. Su equipo, hasta la fecha, es el más flojo y encima, anoche, mandó a la calle a la única que valía un poco, María Amotalegui, que perdió la batalla contra Brigitte.

Pero antes la pequeña del clan Flores, enfrentó a Marcos contra Gabriel (el italiano) siendo este último el que pasará a los directos.

EQUIPO OROZCO

A Orozco le vimos anoche mejor que nunca. Estaba comedido pero no aburrido y durante los ensayos se notaba que sabía y que quería ayudar a sus concursantes. Sus ‘asaltos’ no estuvieron mal. Primero enfrentó a Ainoha contra Leyna (la marroquí)y fue la primera la que se llevó el gato al agua.

Por último, Damon se batió en duelo contra Nowi y aunque ambos lo hicieron bastante mal, fue él el que ganó, más bien por descarte.

EQUIPO BISBAL

Como decíamos, Bisbal era el único coach que parecía incómodo en su papel. tanto que, repetimos, cada vez que echaba a alguien, le ofrecía un puesto en su gira. Los que que cantarán, pues, con el ex triunfito (es decir, los perdedores), son susana (en su asalto fue Darío el que ganó) y Alejandro (que perdió ante Jordi).

EQUIPO MALÚ

Malú, que llevaba un par de galas tristona, demostró anoche que no sólo es la mejor que hace su trabajo, sino que su equipo es el favorito. la cantante demostró emotividad y profesionalidad protagonizando los dos mejores momentos de la noche.

Primero, Malú lloró como una loca cuando se ‘deshizo’ de Trini (la concursante que le había robado a Rosario durante las batallas). La ganadora fue Jaryssa, pero la expulsada agradeció intensamente el trato recibido por su coach.

 

Y por último, cantó la que claramente es la favorita de este año; Mandy. La joven (aunque estaba enferma) hizo la mejor actuación de esta edición del concurso y venció, sin problemas a su rival, Martín Bueno.

 

Te puede interesar

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído