El programa de Cuatro se hace con un 6,8% de cuota de pantalla

‘¿Quién quiere casarse con mi madre?’ no engancha, ¿nos hemos cansado de los ‘tróspidos’?

Poderes, secretos y celos en el segundo capítulo

'¿Quién quiere casarse con mi madre?' no engancha, ¿nos hemos cansado de los ‘tróspidos’?

Con su segunda entrega, el nuevo docu-reality de Cuatro ‘¿Quién quiere casarse con mi madre? ha demostrado que la calidad, el surrealismo y la risa del primer capítulo siguen intactos. Eso sí, el programa perdió dos puntos con respecto al estreno y el pasado 26 de noviembre de 2013 se hizo con un escueto 6,9% de cuota de pantalla. Este dato está lejos de lo que se puede esperar de uno de los productos más divertidos (aunque ya poco originales) de la temporada y de la audiencia que hacía ‘¿QQCCMH?’

 

 

¿Nos hemos cansado ya del fenómeno tróspido? Espero que no. Hay que tener en cuenta que el 26 de noviembre de 2013, en La 1 se emitió el partido entre el Ajax y el FCBarcelona de la Champions League y cosechó un 26,8% de share.

Aún con todo, las madres tróspidas vivieron un capítulo muy movidito y tronchante en el que a cada una se le dio un súper poder (absurdo en muchos casos y que no era más que una excusa para que se peleen entre ellas) y se conocieron los secretos más hilarantes de algunos candidatos.

Y viendo este capítulo nos volvemos a reiterar en las impresiones que tuvimos la semana anterior: los personajes que más funcionan son Tere y Nico (los de Getafe) y Mar y Javi (los culturetas intensos) y los que menos Gabi y Toñi (los pijos) y Paulina y Blanca (las que quieren ser pijas). Charo y Kike (la policía cañera y su hijo calzonazos) están a medio camino entre la desesperación y la gracia.

Lo mejor del capítulo fue la reunión de todas las madres mientras se hacían la pedicura y hablaban de sus candidatos. Es estupendo ver las pullitas que se lanzan las unas a las otras y lo ‘malas’ que son con algunos de los pretendientes. Esta idea de juntar a las protagonistas (algo que no estaba en ‘¿QQCCMH?’) es refrescante y le da un nuevo tono de reality cañero al programa.

Veamos pues, qué dieron de sí cada una de las madres y sus retoños.


PAULINA Y BLANCA

 

 

La expija comenzó el capítulo bailando como una loca al decirle a su hija que había quedado con sus chicos para tomar algo. No, no son quinceañeras. Ninguna de las dos. El caso es que aunque a ella no le gusta ninguno, tontea con todos.

Pero en la primera cita, Paulina tuvo que expulsar a uno y el ‘ganador’ fue…: Abraham, el joyero, quien, herido la llamó «interesada» y «materialista». El poder de Paulina no era otro que el de elegir el ‘superpoder’ de cualquiera de las otras madre.

GABI Y TOÑI

En su primera cita, Toñi estaba absolutamente desatada y liberada. Es comprensible, no estaba allí su insidioso hijo Gaby. Eso sí, celos no le faltaron porque los pretendientes se pusieron en plan gallito quitándose la camiseta para ver quién estaba más bueno. Pereza.

Lo gracioso es que Toñi expulsó, de primeras, a Manuel, el policía que se había puesto celoso con el numerito de los tornos desnudos.

Más tarde, Toñi descubrió su ‘poder’: puede hacer que su hijo elimine a un candidato. ¿Perdón? ¿Y eso qué beneficio tiene? No entendemos nada.

El caso es que Gabi también se enteró del ‘secreto’ más oculto de Toni, el italiano favorito de la madre, y que no era otro que le gusta hacer «intercambio de parejas». Al niño pijo le dio asco, pero a Toñi no le importó.

 

 

Y por último, Toñi expulsó a Sergio, el benjamín del grupo. El chico se tomó la noticia con deportividad:

Ya no soy un yogurín, soy un yogur caducado.


CHARO Y KIKE

Charo, la policía motera, se llevó a sus hombres a una discoteca a bailar bachata y no a todos les gustó el plan. Tanto es así, que uno de ellos, Edgar, se fue por su propio pie bailando solo por la calle. Sí, sí, bailando.

 

El poder de Charo era el de robarle un candidato a otra madre y la policía, indignada, soltó:

¿Sólo uno?

Al principio, Charo quiso explotar la posibilidad de robarle un pretendiente a alguna de las otras madres. En principio, se había fijado en Antonio, el preferido de Paulina (a la que Charo no soporta), pero, finalmente, pidió que Manuel (el que Gabi expulsó al comienzo) volviera al programa.

TERE Y KIKE

 

 

La siempre feliz y maravillosa Tere, descubrió al comienzo del capítulo que su poder es el de tener una cita con un candidato de otra soltera. Eso sí, lo mejor de esta trama llegó cuando, Kike, el hijo, les obligó a los candidatos de su madre a vestirse de las Spice Girls. Tronchante.

Y finalmente Tere decidió expulsar a Mariano y éste recurrió al gran Nino Bravo para expresar sus sentimientos:

«Siempre me traiciona la razón y me devora el corazón. No sé luchar contra el amor…»

MAR y JAVI

A Mar, la doble ‘mayor’ de Lucía Etxebarría, le concedieron el poder de repescar a un candidato eliminado por lo que decide dejarlo para más tarde, por si acaso.

 

 

Luego, Javi se fue a jugar al fútbol con los candidatos de su madre y luego le quiso influir a su madre, pero esta salió por la tangente y le confesó que ella fuma en cachimba y que eso le da paz.

Y por último, Mar expulsó a Jordi después de enterarse que su pretendiente quería tener hijos. ¿Perdón? ¿No se había dado cuenta de la edad de esta mujer?

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido