Récord de despedida para la ficción de A3 con un 25,5% de share y casi 5 millones de espectadores

El frío e irregular final de ‘El tiempo entre costuras’, la serie que ha cambiado la TV

En el desenlace no faltaron las persecuciones, la tensión y cambios que mejoran el libro aunque la realización fue decepcionante

El frío e irregular final de 'El tiempo entre costuras', la serie que ha cambiado la TV
Fotograma del final de 'El tiempo entre costuras'.

El 20 de enero de 2014 terminó el último gran fenómeno televisiva, ‘El tiempo entre costuras’, la serie de A3 que no sólo ha sido un éxito de audiencia (se despidió con un 25,5% de share y casi cinco millones de espectadores), sino que ha puesto el listón muy alto al resto. El capítulo final resultó efectivo, pero frío. Es cierto que se mejoraron situaciones con respecto al libro pero se echaron en falta una realización más rítmica y el cierre de ciertas tramas.

Deseamos fervientemente que ‘El tiempo entre costuras’ sea un antes y un después tanto para el público como para los directivos de las cadenas. Mientras la serie protagonizada por Adriana Ugarte encandilaba a las masas y excitaba a los críticos, Antena3 estrenó el que es, posiblemente, uno de los proyectos más aburridos de los últimos años, ‘Bienvenidos al Lolita’. Y encima les ha salido bien la jugada en cuanto a la audiencia se refiere (más de un 17% en los dos capítulos emitidos hasta la fecha).

Lujo, grandes interpretaciones y una historia absorbente. Estas han sido las claves de la que posiblemente es la mejor serie española de los últimos diez años con permiso, claro está, de ‘Cuéntame cómo pasó’. Eso sí, tenían truco: La novela en la que se basa, el fenómeno editorial patrio más impactante desde ‘La sombra del viento’. Queda por ver si las cadenas dejan hacer series originales que estén a la altura. Porque no hay problema de talento, sino de valentía.

El 20 de enero de 2014, ‘El tiempo entre costuras’ se despidió por todo lo alto (con ‘premiere’ en cine y reportajes especiales incluidos), pero el capítulo final, por momentos, no estuvo a la altura del resto de la serie, que no de la novela.

El desenlace comenzó con el intento de asesinato a la protagonista, Sira Quiroga, por parte del villano portugués y terminó exactamente igual. De hecho, el clímax en el cementerio no existe en la novela y entiendo que en la serie se haya incluido. Es comprensible que la figura de Da Silva, como malo malísimo que es, haya crecido en la tele para que los protagonistas corran más peligro y el final sea más emocionante. El problema es que la realización era mejorable. Había demasiados silencios y postureo entre toma y toma, demasiados puntos muertos y poco ritmo en las escenas supuestamente de acción. Eso sí, en el libro es peor.

Tanto en el texto original como en la tele, desde el momento en el que Sira Quiroga sale de Marruecos y regresa a Madrid convertida en una glamurosa espía-costurera, la historia pierde fuelle. Nadie se cree la transición de Meg Ryan a Angelina Jolie que sufre la protagonista en dos páginas (un capítulo de la serie). Además, a partir de ese punto no hay emoción. El peligro siempre pasa como de puntillas y los personajes nuevos no interesan tanto como los que ya has conocido en Tetuán.

Es verdad que el lenguaje televisivo y el literario poco tienen que ver y que por ello, el guión ha intentado adaptar el material de la mejor manera posible (creando personajes nuevos y situaciones más tensas ). Y ya que estaban podían haber cerrado mejor. Podían haber vuelto a Marruecos o rescatar a esa fauna de personajes que tanto extrañamos (Félix, Candelaria, Dolores, Rosalinda …) Al final se han decantado por ese final ambiguo y original y se han centrado el una historia de amor, la de Sira y Marcus Logan, que no llegaba a cuajar del todo gracias una química dudosa entre los actores.

En fin, que podía haber sido un adiós más apoteósico, pero en ningún momento empaña el que ha sido el orgullo nacional en cuanto a ficción española se refiere.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído