La miniserie de 6 capítulos se estrenó el 27 de enero de 2014 en A3 con un 17,3% de share

‘El corazón del Océano’ o cómo estropear una buena historia

Malas actuaciones, sonido espantoso y diálogos absurdos para una adaptación que podría haber sido mejor

'El corazón del Océano' o cómo estropear una buena historia
Foto promocional de la serie de A3, 'El corazón del Océano'

Tras el fenómeno de ‘El tiempo entre costuras’, Antena3 estrenó el 27 de enero de 2014, El corazón del Océano’, una miniserie de seis capítulos que llevaba años en la nevera y que, ni de lejos, se parece a su antecesora. La adaptación de la novela homónima de Elvira Menéndez es una historia de aventuras que va de adulta y que no lo es. Que cree que es lujosa y está mal filmada. Que se supone que tiene un gran elenco, pero lo cierto es que no están a la altura.

Alonso consigue embarcar y empezar la aventura hacia el ‘Nuevo Mundo’

 

Entiendo la jugada básica de los directivos de Antena3: que nos ha funcionado una serie de época basada en un libro y que ya estaba grabada desde hace mucho tiempo, pues nada, a la semana siguiente vamos a estrenar otra serie de época basada en un libro y que ya estaba grabada desde hace mucho tiempo. A ver si cuela. Pues va a ser que no. O que sí.

Un 17,3% de cuota de pantalla para el arranque de ‘El corazón del Océano’ no está nada mal. Veremos a ver qué pasa la semana que viene. El problema inicial de esta mini-serie es que, lejos de lo que se pretendía, llega en mal momento. ‘El tiempo entre costuras’ ha puesto el listón muy alto y todo lo que se emita después, aunque no sea detestable, va a quedar a la altura de ‘Ana y los siete’ (o peor, de ‘Bienvenidos al Lolita’).

Pero bueno, por el momento, ni los de Antena3 ni los de Globomedia (la productora) se pueden quejar. Un 17,3% no es moco de pavo. Entiendo esa cifra porque, primero las expectativas no eran malas del todo y la campaña de promoción fue machacona. Eso sí, yo no apostaría por repetir éxito la semana que viene.

La historia, una caravana de mujeres rumbo al Nuevo Mundo en pleno siglo XVI, no es ni buena ni mala, el problema es que está mal construida. Los guionistas se han focalizado en la trama juvenil-hormonal, lo que ya da pereza de por sí, pero, encima, nos la quieren vender como ‘Física o Química’ con vestidos largos. De verdad, lo digo con todo el cariño del mundo: es imposible creerse una serie de época si sus actores recitan unos diálogos recién sacados del Pachá Ibiza.

Que sí, que los trajes son muy vistosos y que los barcos muy grandes y muy bonitos. Pero, ¿de qué sirven si están intentando averiguar por qué narices se ha doblado a la mayoría de los actores? Sí, señoras y señores. Este es el ejemplo máximo de cómo desaprovechar una producción de varios millones de euros y el trabajo de todo un equipo por culpa del sonido. Todo era ruidoso, feo, y cuando conseguías entender algo preferías no haberlo hecho.

Y bueno, los actores…. qué voy a decir de los actores. No, no hablo de Hugo Silva, que está fatal el pobre. Ni de Ingrid Rubio y su voz endemoniada. No. Hablo de Ferrán Vilajosana, un secundón novel, que tanto él como su personaje (Pelayo).

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído