Desde ‘Código emprende’ a ‘Uno de los nuestros’

Los cinco fracasos más sonados de TVE ¿ Puede salir la pública de la crisis en la que se ha metido?

Los cinco fracasos más sonados de TVE ¿ Puede salir la pública de la crisis en la que se ha metido?
Foto promocional de 'Generación Rock' (TVE).

Estos son los cinco programas menos acertados que La1 de TVE ha estrenado en los últimos años ¿Qué fallos ha cometido? ¿Cómo se puede mejorar?

‘Entre todos’: Polémica disfrazada de caridad

 

 

El punto más débil de la actual TVE son las tardes. Tras dejar escapar ‘Amar en tiempos revueltos’ (que era un columna vertebral) y fracasar con ‘+ Gente’ (donde Anne Igartiburu demostró que sí que estaba ‘oxidada»),’tenemos que hablar’ (intentona fallida por recuperar a Ana García Lozano y sus conocidos talk shows noventeros), ‘Letris’ (el concurso de Carlos Latre) y ‘Gran Reserva: El origen’, la pública quiso dar un giro y por ello se trajo ‘Tiene arreglo’, un formato que ya estaba triunfando en Canal Sur, completando así las tardes con ‘España directo’.

TVE compró la idea de ‘Entre todos a Proamagna productora que lidera Pablo Carrasco, ex director de Contenidos de la pública y antiguo director general de RTVA.

Es verdad que, desde su estreno el 26 de agosto de 2013, ‘Entre todos’ ha mejorado la audiencia de La 1 si lo comparamos con sus antecesores El `programa hace una media de poco más de un 9% de share, lo que tampoco es que sea un grandísimo dato.

‘Entre todos’ tiene varias cosas buenas. Guste o no, su presentadora, Toñi Moreno, tiene fuerza y carisma, y de hecho ha sido una de las grandes revelaciones televisivas del 2013. Además, se trata de un formato que no está mal hecho, que entretiene y que tiene su público fiel. El problema es que, desde el comienzo, el programa ha estado envuelto en polémica, lo que ha vuelto a dañar la imagen de la pública.

El primer conflicto llegó cuando, a los dos días del estreno, Canal Sur anunció la viabilidad de iniciar «acciones judiciales contra TVE por posible plagio y competencia desleal» puesto que según la cadena local, ‘Entre todos’ sería una copia del ya mencionado programa de Canal Sur, Tiene arreglo (no sólo ambos formatos son iguales, sino que tenían la misma presentadora)

‘Entre todos’ se basa en la solidaridad ciudadana, en enseñar casos de pobreza extrema para que los espectadores llamen y ayuden a los necesitados. Esto ha provocado un sin fin de quejas, a nivel nacional e internacional, de distintas asociaciones de trabajadores sociales que argumentan que el espacio «supone un parche para los problemas de las familias, cuya dignidad no se respeta supone un parche para los problemas de las familias, cuya dignidad no se respeta».

Puede que el problema no sea la caridad, o el sensacionalismo. No cabe duda de que ‘Entre todos’ ayuda a mucha gente y, seguramente, nadie diría nada si se emitiera en una cadena privada pero en la pública es otra historia. El programa se ve como una especie de panfleto protagandístico en el que el gobierno se lava las manos y fomenta la solidaridad ciudadana mientras que recorta ayudas sociales. TVE, además de querer hacer audiencia, debería cuidar su imagen.

 

‘Gran reserva: El origen’: La ficción que no llega

 

 

En septiembre de 2013, cuando la pública presentó su nueva temporada en el FestVal de Vitoria, hablamos en exclusiva con Montse Abbad, Directora de contenidos de TVE y una superviviente de la etapa de Luis Fernández, quien nos aclaró que:

Se está apostando más por la tele-realidad que por la ficción. Está claro que necesitábamos una renovación en la tarde y eso es por lo que estamos apostando ahora, por unos nuevos valores

Así, Abbad zanjaba la polémica decisión de haber retirado las tradicionales series (nacionales e internacionales) de las tardes de La 1.

Y es que, uno de los grandes errores de la pública fue dejar escapar ‘Amar en tiempo Revueltos’ por no llegar a un acuerdo económico con su productora (Diagonal), que finalmente, le hizo un lavado de imagen a su serie y se la llevó a A3 (‘Amar es para siempre’).

‘Gran Reserva: El origen’,exploraba el pasado de los protagonistas de la serie original, un producto que había funcionado bien en la etapa anterior de la pública, pero que tardó más de dos años en volver entre su segunda y su tercera temporada, por lo que el producto ya estaba tocado.

‘Gran Reserva: El origen’ , producida también por Bambú (Gran Hotel, Hispania) era un despropósito en sí misma (buena factura pero aburrida a más no poder). La responsabilidad era pues, de sus creadores, aunque la cadena debió de exigir un examen previo de calidad.

Y es que a TVE le falta un nuevo éxito en ficción. Lo que hoy por hoy le funciona (Cuéntame, ‘Águila Roja’ y , en menor escala, ‘Isabel’) son herencias de etapas anteriores. Necesita series de producción propia de mayor calidad (lo que el presupuesto le permita), bajar la edad de su audiencia, conseguir un público más amplio y recuperar el liderazgo de entretenimiento.


Código emprende: Propaganda sospechosa (y aburrida)

 

 

Este es un ejemplo parecido al de ‘Entre todos’ pero con resultados diferentes. ‘Código emprende’ nació el 11 de septiembre de 2013 con un mediocre 5,5% de la audiencia y terminó siete semanas después con un 3,5%.

‘Código emprende’ estaba producido por Televisión Española en colaboración con la productora CI Comunicación y con el apoyo de BBVA como patrocinador cultural, lo que ya suena extraño de por sí, puesto que se supone que ya no hay publicidad en la pública.

El programa era una especie de ‘Master Chef’ para emprendedores. El mensaje era que lo único que se necesita para tener éxito en los negocios era tener buenas ideas. Este planteamiento no deja de ser irónico ( y ofensivo) teniendo en cuenta que lo emitía la cadena de un gobierno que cada vez recorta más las ayudas a la PYMES.

Y no sólo eso, el concurso era tremendamente aburrido y estaba presentado por alguien con tan poco carisma como Juan Ramón Lucas.

Generación rock: Buena idea, mal resultado

 

 

Era una de las apuestas más apetitosas de la última temporada de La1 pero no funcionó. Su gran reclamo era Melendi, quien hizo muy mal dándole la espalda a ‘La Voz’ (T5) y haciéndose pasar por coach de este grupo de tiernos ancianitos que podían haber dado mucho más de sí. La idea del formato no era mala pero su realización, su planificación y su desarrollo aburrían a cualquiera. Sus responsables eran los de ‘El Terrat’ (‘Alaska y Mario’) , una empresa de sobrada experiencia por lo que no se entendió este traspiés. Pero repetimos, el producto, al final, lo compra la cadena y es ésta la que decide cómo a va ser su desarrollo.

‘Uno de los nuestros’: El despropósito cañí

 

 

Es curioso que los directivos de TVE digan que quieren apostar por nuevos valores más cercanos a la realidad social y que desplazaran al late-night un icono informativo como es ‘Informe semanal’ por un programa de entretenimiento (y dolor) como era ‘Uno de los nuestros’.

El formato, producido por Gestmusic ( Otros especialistas en los programas musicales como era ‘OT’) era un despropísito hortera presnetado por Carlos Ladre que consistía en que orquesta típica de pueblo buscaba vocalista entre decenas de frikis.

El concurso comenzó con un 12,1% de share y terminó con un 8,2%, llegando a resgistrar un pésimo 5,6% en su décima gala. ¿De verdad este es el tipo de entretenimiento que quiere la pública? Primero, no lo ve nadie, y segundo, está dirigido a un público demasiado mayor y nada amplio.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído