Surrealismo absoluto en la decadente 'Taberna la Goyesca'

Chicote, entre fotos eróticas y una ‘ópera flamenca’: el episodio más ‘ridículo’ de ‘Pesadilla en la cocina’

Un camarero cantante, un dueño desmotivado, una bailarina en horas bajas y una cocinera atacada de los nervios

Chicote, entre fotos eróticas y una 'ópera flamenca': el episodio más 'ridículo' de 'Pesadilla en la cocina'

El pasado 17 de febrero de 2014, durante el capítulo cinco de la tercera temporada de ‘Pesadilla en la cocina’, Alberto Chicote se enfrentó a los mismos gritos, suciedad y falta de profesionalidad de siempre pero con una diferencia: unos personajes, en especial uno, absolutamente ridículos y esperpénticos. Una pequeña ‘familia’ mal avenida que, cómo no, va a mandar a un legendario restaurante madrileño a la ruina.

 

 

En esta última temporada de ‘Pesadilla en la cocina’ estamos viendo un problema. De acuerdo que la estructura del formato es siempre la misma (un cocinero famoso ayuda a que un restaurante en crisis remonte como por arte de magia) pero el caso es que, últimamente, notamos cierta falta de contenido. El único gran reclamo es un casting maravilloso pero, exceptuando el capítulo del restaurante ruso, los conflictos que hay detrás de estas personas carecen de interés.

Aún con todo, nos seguimos riendo, emocionando y escandalizando con una de las grandes bazas de laSexta. Y el pasado 17 de febrero de 2014 no iba a ser menos y Chicote se enfrentó a uno de los retos más absurdos de la historia del programa.

El famoso Chef se desplazó a un mítico restaurante de Madrid. Abierto hace 18 años, La Goyesca fue durante mucho tiempo punto de encuentro de actores, bailarines y personajes famosos del mundo artístico. Su ambiente folclórico cautivó a infinidad de clientes, pero aquella época dorada acabó y hoy apenas mantiene a una mínima parte de su antigua clientela y son pocos los nuevos comensales que regresan. El detonante: la pérdida de ilusión y la desgana de Zoilo, su dueño, al que se añaden una extravagante combinación de personalidades que forman el caótico equipo del restaurante.

En el local también trabajaban Manuela, una cocinera experimentada pero desquiciada por cómo la trataban los jefes, Yolanda, la mujer de Zolio, una bailaora que era una mezcla entre ‘La Chunga’, Marisa Paredes y ‘El señor Burns de los Simpson y que, aunque no trabajaba ahí acudía como ‘ayuda’, y , finalmente, Pascual, un camarero que merece un párrafo aparte.

 

 

La entrada de Chicote a La Goyesca es digna de pasar a la historia de la TV moderna. El Chef, como siempre, se sentó para ser servido. Cogió la carta (sucio y con faltas de ortografía) y pidió callos, rabo y albóndigas. Unos platos que estaban buenos pero tenían un mismo fallo: están descuidados. Pero mientras esperaba, Pascual, el camarero aprovechó para enseñarle su ‘vídeobook’ como actor y se lanzó a cantar como un descosido. Luego, al día siguiente, le vimos vestido de ‘pingüino’,con sombrero de copa incluido y entonando una ópera (¡en una taberna flamenca!). Obviamente, la cara de Chicote era un poema.

El caso es que ‘La Goyesca’ iba mal, principalmente por la actitud de los dueños, como siempre. Zolio parecía un alma en pena que de pronto se ‘encendía’ y daba voces y Yolanda se la tenía jurada a la cocinera, con la que no paraba de discutir.

Chicote quiso poner orden empezando por enseñarle a la cocinera un nuevo plato de arroz. Yolanda, medio-dueña, aprovechó la presencia del chef para enseñarle el reportaje de su último espectáculo de ‘Pasión Flamenca’, una publicación que se encuentra con otras en las que aparece incluso desnuda. Pero el surrealismo llegó cuando el camarero-cantante paseó al foto erótica de su jefa por todo el local.

 

El segundo servicio de comidas fue un desastre y Chicote se llevó a todos al Teatro Real para hacerles entender que lo suyo era un espectáculo de mal gusto. Y como siempre, todos hicieron promesas, se dieron dos besos, volvieron al local ya reformado e hicieron una reapertura algo estresante, pero buena al fin y al cabo.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído