El cómico se estrenó el 24 de febrero de 2014 en el programa de laSexta

Consoladores, chistes malos y caras desencajadas: el decepcionante debut de Joaquín Reyes en ‘El Intermedio’

Tras su intervención, tuvo que aparecer al final del programa para rellenar tiempo

Consoladores, chistes malos y caras desencajadas: el decepcionante debut de Joaquín Reyes en 'El Intermedio'
Wyoming y Joaquín Reyes

Decepcionante, esa es la palabra que define a la perfección el debut como colaborador de ‘El Intermedio’ (laSexta) de uno de los cómicos más venerados de nuestro país, Joaquín Reyes. El creador de ‘Muchachada Nui’ se limitó a hacer chistes fáciles, a poner caras sin sentido y utilizó con consolador como único recurso humorístico. Una pena.

«Si la versión de Garci fuera verdad, Tejero estaría enamorándose de una chica de provincias»

 

Cuando laSexta anunció que Joaquín Reyes era el nuevo fichaje de ‘El Intermedio’ muchos se alegraron. No era para menos. El cómico, además de ser muy popular, es uno de los mejores de nuestro país. Para algunos está sobrevalorado pero es cierto que a él le debemos grandes ‘obras maestras’ de la televisión como ‘Muchachada Nui’, ‘La hora Chanante’ o, en menor medida, ‘Museo Coconut’ . A él y a su compañeros, les debemos, de hecho, el mejor y único buen sketch de la última gala de los premios Goya (Reyes hizo un topless como si de una femme se tratara).

Estaba claro que Joaquín Reyes era el perfecto compañero de Wyoming. Ambos poseen un sentido del humor complementario y sarcástico. Se trataba de uno de esos fichajes que debían de haberse producido hace tiempo. Por todo ello, muchos nos quedamos de piedra ante lo que vimos el lunes 24 de febrero de 2013.

Durante los escasos cinco minutos que duró su sección, el nuevo colaborador se dedicó a poner caras de payaso amargado, su guión era previsible, básico y no tenía gracia y él, como actor, no levantaba el texto.

Para presentarlo, El Gran Wyoming dijo:

Es joven, es elegante, en otras palabras; es un nuevo buitre que viene a quitarme el puesto

Reyes contestó sin expresividad (esto podría haber sido un efecto interpretativo pero no lo era):

Gracias, es un honor trabajar en ‘El Intermedio’. Quiero decir que vengo con humildad y que sé muy bien cuál es mi sitio en este programa y que no vengo a hacerte sombra. Bueno, ya conocen a Wyoming, luego nos daremos unas risas.

Y luego sonrío con cara desencajada sin saber muy bien por qué.

El caso es que, para su debut, el nuevo colaborador quiso abarcar ‘Operación palace’, falso documental que laSexta había emitido el día anterior y en el que Jordi Évole planteaba la posibilidad de que el 23-F fuese un montaje dirigido por José Luis Garci. Reyes opinó que:

Yo no hubiese elegido a Garci como director del 23-F porque si lo hubiese hecho él, todavía no hubiese acabado. Si la versión de Garci fuera verdad, Tejero estaría enamorándose de una chica de provincias, una murciana, para más señas.

¿A quién habría elegido yo? Mi primera opción es Julio Medem porque con él, el 23 -F habría sido diferente. Con él, el papel de Tejero lo habría interpretado Nawjia Nimri. Lo bueno es que el bigote le queda bien y lo malo es que con su intensidad a la hora de interpretar, se habría encontrado con algunos problemas a la hora de hacerse entender.

La segunda ‘opción’ de Reyes como director del Golpe de Estado, fue Quentin Tarantino:

Con él habríamos disfrutado de un golpe de Estado más interracial, con Samuel L. Jackson como Tejero. No sé qué habría sido más increíble, que triunfase el golpe o que en los 80 hubiese un guardia ‘nigga’ Pero lo mejor hubiese sido el discurso posterior del Rey que hubiese sido algo así: «Escuchadme motherfucckers, alguien está tratarnos de jodernos. Unos tíos vestidos de verde quieren follarse a la democracia sin ni siquiera invitarla a cenar y a mí ese rollo no me gusta una mierda. Así que, desde aquí aprovecho apra cecir: «Tejero, besa mi negro culo regio», Ah y otra cosa, perdonad lo de mi yerno. El pobre no tenía mala intención»

Como no era de esperar, el cómico tiró del chiste fácil y sacó a Pedro Almodóvar como tercer posible director del 23-F. Obviamente la broma giró en torno al sexo y Reyes mostró en directo un consolador de silicona, (que sería el ‘arma’ de Tejero en caso de que el director manchego hubiese dirigido el golpe de Estado).

Y para terminar, Wyoming le preguntó al nuevo colaborador qué le estaba pareciendo el programa y Joaquín reyes respondió:

¡Ah! me pagáis para trabajar, no para ver el programa. En ese caso, hubiese pedido más dinero.

Entendemos que fue un primer acercamiento y confiamos en que Reyes ‘mejore’ con el tiempo. Pero esto es precisamente lo asombroso. Que un cómico con su experiencia no haya sido capaz de hacer algo mejor en un programa hecho a su medida.

La sorpresa llegó durante los últimos minutos de ‘El Intermedio’. Cuando Wyoming despidió el programa, recibió el aviso de que le sobraba tiempo. Por ello, hizo gala de su rapidez mental y se sacó de la manga una anécdota improvisada sobre la Casa real Británica. El problema es que seguían sobrando minutos. Por ello, el presentador llamó a Joaquín Reyes, quien comenzó contando otra anécdota pero, en esta ocasión, le faltó tiempo para terminarla. Esto es lo que se llama empezar con mal pie.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído