Una de las mayores broncas vistas en 'Sálvame diario' (T5)

Locura entre Belén Esteban y Lydia Lozano: «¡Ha llamado borracho a mi marido!»

Belén responde al polígrafo de Lydia Lozano: "Es muy duro oír a una compañera decir que no quieres que vuelva a trabajar, sabiendo los problemas que yo tenía"

Locura entre Belén Esteban y Lydia Lozano: "¡Ha llamado borracho a mi marido!"
Lydia Lozano y Belén Esteban.

El 17 de marzo de 2014, en ‘Sálvame’, la guerra entre Belén Esteban y Lydia Lozano se recrudeció hasta límites sorprendentes. La primera contestó al polígrafo que la segunda se había hecho dos días antes y el conflicto terminó muy mal.

 

 

ANTECEDENTES: ¿DE DONDE VIENE EL CONFLICTO ENTRE ESTEBAN Y LOZANO?

Belén Esteban y Lydia Lozano no se soportan. Eso no es nuevo. Puede que su mayor enfrentamiento en un plató sucediera el 5 de abril de 2013, el día en el que Belén Esteban tocó fondo y se fue de la TV para rehabilitarse. En aquel ‘Deluxe’, la mal llamada ‘princesa del pueblo’, sin venir a cuento, insinuó que el marido de Lozano, Charly, era un mantenido que, presuntamente necesitaba «rehabilitación».

Lydia, claro está, lloró mucho y Belén se fue para volver siete meses más tarde, rehabilitada pero sin rectificar. Por ello, el 14 de marzo de 2014, cuando Lozano se sometió al polígrafo, aseguró que cuando supo que la Esteban iba a regresar a la televisión, no se alegró. Obvio, si alguien dice de ti esas cosas, es normal que no quieras verle.

LA GRAN BRONCA (OTRA VEZ)

Pues a la Esteban todo parece que le da igual y el 17 de marzo de 2014 se tomó la revancha. Hay algo que últimamente resulta bastante molesto en la co-presentadora. Desde que regresó, se pasa el día tirando dardos, pero sin solucionarlos. Primero suelta una ‘bomba’ contra alguien y luego dice que, como está muy cambiada, ya no va a hablar más. Claro, cualquiera le dice que no la pagan para que cierre la boca.

Por ello, ese 17 de marzo de 2014, Belén, que no había estado presente en el polígrafo de su enemiga, llegó al plató de ‘Sálvame’, puso morritos, resopló y dijo que aquel 5 de abril de 2013

Lydia llevaba dos semanas poniendo al difunto (Fran Álvarez, ex marido de Belén) de una palabra que no puedo decir (…) El mismo ejemplo que ella tiene en su casa es el que pone al mío.

Lozano, que estaba en la zona VIP, se puso como loca, se podría haber ido directamente a su casa pero no. Ella se fue al plató para, llorando, decir que no volvería más aunque la echasen.

Me voy a mi casa, aquí no tienen vergüenza. No voy a aguantar esto y menos de mi marido, lo siento, me despides Raúl, me voy a mi casa. Está llamando borracho a mi marido, o me pide perdón o me voy a mi casa

En plató, Belén volvió a poner morritos y mientras comía, dijo:

Igual que se dice mi historia hay que decir lo demás. Es muy duro oír a una compañera decir que no quieres que vuelva a trabajar, sabiendo los problemas que yo tenía.

Sólo una cosa: Belén se queja de que Lydia no fue comprensiva con su problema de «adicciones» ¿no? ¿Por ello tiene que decir lo mismo del marido de su compañera?

El caso es que, obviamente, Lydia no se fue, pero continuó llorando mientras que la Esteban echó marcha atrás con el mismo argumento de siempre:

Lo que he aprendido estos meses es a controlarme, la Belén de antes ha cambiado, pero sigue siendo Belén, más vale que no empecemos a tirar de vídeos. No me quiero pronunciar más porque me conozco.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído