Una de las presentadoras, Yolanda Ramos, acorrala al productor: "Trabajé para ti y no me pagaste"

La estampida de Moreno de ‘Hable con ellas’: «Esto es bazofia y muy patético»

El famoso showman se ofende cuando le sacan a relucir las demandas que tiene por impagos

La estampida de Moreno de 'Hable con ellas': "Esto es bazofia y muy patético"
José Luis Moreno

La tercera entrega del late-night de Telecinco, ‘Hable con ella’ se saldó con una de las escenas más tensas vistas en TV en lo que va de año. El 22 de abril de 2014, el famoso productor José Luis Moreno huyó del plató cuando una de las cinco presentadoras del espacio, Yolanda Ramos, le recordó que le debe dinero de un trabajo que hizo para él hace décadas. ¿Fue una entrevista agresiva o el invitado montó el numerito para no tener que contestar a preguntas incómodas?

Sandra Barneda, Natalia Millán, Beatriz Montañez, Yolanda Ramos y Alyson Rae Eckmann recibían a José Luis Moreno como figura estelar de ‘Hable con ellas’ en la tercera emisión del nuevo late-night de los martes en T5. Y se jugaban mucho con esta entrega ya que habían pasado de un buen 17,7% de share en su estreno a poco más de un 11% en su segunda semana.

Por lo que contaron las presentadoras, uno de los invitados iba a ser Toni Cantó pero el actor y diputado de UPyD anunció, en el último memento, que no podía ir por problemas de agenda. El caso es que, al final, fue el productor, presentador, ventrílocuo y showman en general, José Luis Moreno fue el encargado de amenizar la noche. Nadie se podía imaginar que su visita iba a ser uno de los momentos más tensos y surrealistas vistos en televisión durante los últimos meses.

Moreno apareció cual diva, cantando ópera desde un balcón del plató y bailando con las cinco presentadoras. La entrevista comenzó alabando la vida y milagros de este señor: que si es cirujano, que si sabe siete idiomas, que si tiene una casa muy grande , que si sus mejores amigos son, entre otros, Julio Iglesias o Ricky Martin, que si fue campeón de patinaje sobre hielo… Pero tras la de arena, llegó la de cal, es decir, el momento de preguntarle sobre sus pasajes más oscuros.

El debate enseguida se centró en en las demandas por impago que acusan a Moreno y en averiguar si es un productor que «mima» a sus trabajadores. En esto, la humorista Yolanda Ramos, a modo de anécdota, le recordó al empresario:

Yo trabajé para ti en un espectáculo como bailarina -sin contrato- y nunca se me pagó. ¿Me vas a pagar ahora?

El tono del comentario era inofensivo y gracioso. En un principio, Moreno se lo tomó bien, pero cuando le empezaron a poner vídeos de sus imputaciones pasadas (relacionadas con ciertos casos de corrupción), la tensión fue creciendo. El empresario, cabreado, argumentó:

Esto, al gran público, ya no le interesa nada. Son historias añejas. En un programa de esta categoría hay que mandarle al público optimismo y alegría. No mierda y telarañas.  (…) José Luis Moreno es una persona que ha hecho reír durante muchos años, que ha entretenido durante muchos años, que no ha robado a nadie, que no ha hecho daño a nadie, que no se ha metido en ninguna trama de corrupción, todo lo demás es bazofia que no puede desfigurar la personalidad, el talento y la sensibilidad y no sólo por mí, sino como muchos otros que pueden ser ‘victimillas’ de este tipo de preguntas y de esta señorita (Yolanda Ramos) que dice que hace 25 años estuvo en un programa mío.  Es patético.

Es decir, que a Moreno, lo que realmente le había molestado era la anécdota de la humorista. Ella intentó quitarle hierro al asunto pero ya era tarde. El invitado, furioso, dijo que si la humorista había trabajado sin contrato, «la culpa» era suya  y, para colmo, le preguntó:

¿Tú te quieres dedicar a esto?

Ella, fría, le contestó:

Eso no es de su interés.

J.L.Moreno: Entonces tienes que cambiar el chip. Si yo vengo de invitado no es para que me ataquéis.

Y como guinda del pastel, Moreno dijo:

A medida que avanza la entrevista, me doy cuenta de que no he venido a un sitio amable. Esto no es un sitio amable y además, cuando me llaman, me dicen: «José Luis,del primer programa al segundo se ha caído, vente tú que eres una persona notoria. Y el echar yo una mano no significa que me la echéis vosotras al cuello. Así que, señoras y señores: no habléis con ellas.

Dicho esto, el productor se fue y se hizo el caos. Sandra Barneda salió en su búsqueda y el resto de presentadoras se quedaron hablando entre ellas sin saber qué decir. Todas menos Natalia Millán, por supuesto, que no dijo ni pío durante todo el programa.

Hay dos aspectos curiosos: primero que, tras la publicidad, Yolanda pidiese perdón públicamente. Es cierto que el momento fue incómodo, pero Moreno podía haber contestado sin actuar de esa manera. Y segundo, que en la web de Telecinco, la escena apenas aparecía en portada hasta horas más tarde.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído