Cuando el jurado de los talent-shows no sabe ni valorar a los concursantes

Sosos, bordes o malos profesionales: los cinco peores jueces de los concursos de la tele

Desde Miguel Bosé ('El número Uno') a Susi Díaz ('TopChef'), pasando por Anna Tarrés ('¡Splash: Famosos al agua!')

Sin duda alguna, uno de los mayores secretos del éxito de un talent-show es la elección del jurado. Los que valoran a los concursantes también forman parte del espectáculo, por eso tienen que reunir varias características fundamentales: popularidad, profesionalidad reconocida, empatía con los participantes, carisma y cierta dosis de polémica. Pero, ¿qué pasa cuando los jueces no saben dónde están y no cumplen con las expectativas? Repasamos los cinco peores.

El ejemplo más claro encontramos en ‘Operación Triunfo’ y en Risto Mejide. Cuando en 2009 el publicista tuvo una acalorada bronca en directo con el presentador del concurso, Jesús Vázquez, Telecinco decidió prescindir del polémico jurado.

Bien, la siguiente edición del concurso ‘OT2011’ fue uno de los mayores batacazos televisivos de aquel año. ¿Tuvo algo que ver con la ausencia de Risto? En parte sí, para qué negarlo. De hecho, Mejide fue una de las claves del éxito del programa en su etapa en T5. Con el publicista se creó una nueva forma de ser juez en la tele, la de ‘torturar’.

Para dar juego, había que ser despiadado con los participantes y protagonizar el mayor número de escándalos posibles. Cuánto más duro sea el jurado (o parte de él), más mérito tiene el ganador.

En los concursos de televisión, cada juez ha de tener una función específica: uno ha de ser el gracioso (no tiene tiene ni idea de la disciplina a valorar, pero hace chistes); otro, el profesional (figura de renombre en su campo); otro, el ‘bueno’ (el que se lleva bien con los concursantes) y por último, el ‘Risto’, es decir, el malo.

Hoy por hoy, muchos famosos se reciclan como jurados de los concursos de la tele. Cuánto más populares sean, más posibilidades tiene el programa de triunfar (el caso más destacado es el de ‘La Voz’). Los jueces son las estrellas, eclipsando, incluso, a los propios participantes. Por ello, es muy importante el proceso de selección del jurado.

Repasemos los cinco peores (aunque hay muchos más) jueces televisivos de los últimos años:

Boris Izaguirre: El estruendo

Concurso: ¡Mira quién salta !’

Izaguirre es un show-man muy consciente de lo que es. No es el clásico friki que se toma demasiado en serio a sí mismo. Todo lo contrario, sabe perfectamente por qué está donde está y qué ha de hacer para mantenerse. Puede gustar más o menos, pero ya es un clásico de la televisión en nuestro país. El problema es que, para empezar, no pintaba nada en un concurso de saltos de trampolín como ‘¡MQS!’. Pero bueno, se lo perdonamos porque su función no era otra que la de ser la ‘chispa’ del show. Lo grave es que no tenía ni pizca de gracia. No se mojaba nunca, su filosofía era la de hacer la ‘pelota’ al personal y la de manosear los cuerpos que más le gustaban. Insufrible.

Susi Díaz: El robot

Concurso: ‘Top Chef’ (A3)

Nuestros jueces se ponen el delantal

 

En cuanto se estrenó, ‘Top Chef’ fue bautizado como el ‘Masterchef’ de Chicote. Era cierto, el concurso culinario de Antena3 depositó todo su potencial en la estrella de ‘Pesadilla en la cocina’ y ese fue el error, sobre todo porque tenía a su lado a dos jueces más que podían haber compensado las cosas.

A los cocineros Ángel León y Susi Díaz nos los vendieron como las nuevas revelaciones de la tele. Nada más lejos de la verdad. Sobre todo en el caso Díaz, una mujer que más bien parecía un robot repitiendo todas y cada una de las palabras de Chicote. ¿Por qué sigue ella en la segunda temporada de ‘Top Chef’ y, en cambio, Ángel León se ha ido?

Miguel Bosé: La intensidad

Concurso: El número uno.

Miguel Bosé muy enfadado con Roko

‘El número uno’ quiso ser el ‘OT’ de A3, pero se quedó por el camino. Una de las razones del fracaso fue el casting de jueces. Si bien eran todos artistas de renombre (Miguel Bosé, Bustamante, Ana Torroja, Sergio Dalma, Natalia Jiménez…) no llegaron a cuajar. El peor de todos, sin duda, fue Miguel Bosé. Más que borde (que también) estaba soso. Era demasiado intenso y parecía siempre amargado. Podría haber sido un gran Risto Mejide, pero le faltaba ingenio y sentido del humor.

Anna Tarrés: La decepción

Concurso: ‘Splash: Famosos al agua’ (A3)

Falete: «Con Anna Tarrés estoy sin comentarios»

La ex nadadora y polémica entrenadora española de natación sincronizada era uno de los mayores reclamos de ‘Splash: Famosos al agua’. Todos esperábamos que fuese la nueva Risto de los saltos de trampolín. Al principio hubo algo de eso, pero enseguida aflojó. Sus valoraciones eran aburridas y tenía la ‘misma’ maldad que un oso amoroso. Una lástima.

Marta Sánchez

Concurso: ‘Tu cara me suena’

Que sí, que Marta Sánchez es una de las figuras más importantes de nuestro panorama musical. Que sí, que es una diva en toda regla. Nadie lo pone en duda. Pero también hay algo muy cierto: no vale para la televisión. Siempre que la entrevistan se pone tensa, nerviosa y sus meteduras de pata salen hasta en las coplas.

En primer lugar, Marta Sánchez nunca tendría que haber accedido a participar en ‘Tu cara me suena’. No tiene el humor suficiente como para estar en un programa que se basa, precisamente, en el humor. Por ello, sus broncas con Ángel Llacer fueron tan sonadas.

Este es otro de los problemas a la hora de crear el casting de un jurado: que por muy famoso que sea un personaje, no vale para todos los programas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Lo más leído