Omar regresa con Lucía, su ex, un día después de que ella entrara en 'GH' ¿Montaje?

Bombazo en ‘GH15’: Omar vuelve con su ex y, de paso, le regala a Paula un puesto en la final

Toda la casa arropa a una Paula desconsolada

Bombazo en 'GH15': Omar vuelve con su ex y, de paso, le regala a Paula un puesto en la final
Lucía y Omar.

El viernes 3 de octubre de 2014 estalló el drama en ‘GH15’. Omar dejaba plantada a Paula, su novia a la que conoció dentro del concurso y regresaba con Lucía, su ex, que había entrado en la Casa de Guadalix tan sólo un día antes. En las redes sociales no se ha hablado de otra cosa durante el fin de semana. ¿Es un montaje todo esto? Todavía no se sabe, pero lo que es seguro es que, hoy por hoy, Paula, como víctima que es, tiene un puesto asegurado en la final. De momento. Las cosas aún pueden cambiar mucho.

No pasaron ni tres días desde el estreno de esta nueva edición de ‘GH’, cuando Omar (el chico gitano que conoció a su hermanastro dentro del concurso…) y Paula (la que se hace llamar la hawaiana sin serlo) ya se estaban declarando su amor eterno. Todo era felicidad en esta pareja, tanto que incluso hablaron de boda y consumaron su relación con un «pedazo de polvo en la ducha» (palabras de él- aunque fue algo muy ‘fugaz’, en realidad-).

Pero el mundo piruleta de Omar y Paula se resquebrajó cuando el 3 de octubre de 2014, entró a concursar, Lucía, la ex novia de Omar con la que había roto un par de días antes de arrancar Gran Hermano’.

Lucía, que, para más inri, participa como compañera de Paula (ya que su ‘pareja’ anterior, ‘Paparrín’ había abandonado voluntariamente), dijo en un primer momento que ella estaba allí de «buen rollo» que no quería volver con Omar y que estaba allí como una concursante cualquiera. No es cierto. El programa la llamó a ella directamente y la metió en la casa con el único propósito de levantar una audiencia que estaba haciendo aguas. Nos parece estupenda la estrategia, ojo, pero que no nos digan que esta chica ha pasado los castings como cualquier otro porque no ha sido así.

El caso es que durante las primeras 24 horas de Lucía en la casa de Guadalix, la situación era muy tensa. Paula, celosa, no paraba de meterle la lengua hasta la yugular (no es una ordinariez, es un hecho) a su ‘novio’, delante de la otra como para marcar territorio. De verdad, nada, absolutamente nada, nos hacía preveer que esta linda parejita (Omar y Paula) iban a terminar su relación en pocas horas.

El viernes por la noche, hubo fiesta en la casa de Guadalix (muy inteligente la estrategia de los responsables del programa de proporcionarles alcohol a los concursantes). En un primer lugar, hubo un juego de miradas: Mientras que Omar se besaba con Paula, Lucía, poco más, y les lanza rayos Pokemon con los ojos.

Incómoda, Paula se acercó a Lucía para pedirle ‘disculpas’ por si la situación le molestaba, y la segunda le respondió que no pasaba nada , que ella sólo quería la felicidad de Omar.

Minutos más tarde, Omar y Lucía charlaron a solas, mientras Paula se subía por las paredes del salón hasta que al final, el chico tomó una decisión: Iba a volver con Lucía, su ex.

¿Esto es una película o que coño es esto, tío?

Dijo una Paula en estado de shock cuando, el que era su novio, le dijo que regresaba con su ex. El momento fue brutal. Las redes sociales ardían en comentarios, a favor, en contra y viceversa. ‘Gran Hermano’ volvió a ser ‘Gran Hermano’.

El caso es que esa noche Omar durmió en el salón mientras que Paula casi no podía ni dormir. Por la mañana, la ‘hawaiana’, se levantó con ansiedad y se fue al confesionario a llorar a moco tendido. Pobrecita. No sabía que lo peor estaba por llegar. Y es que, en ese momento, Omar firmó su sentencia de expulsión al meterse en la cama con Lucía.

Más tarde, en el desayuno, todos los concursantes se habían posicionado al lado de Paula, por lo que Omar y Lucía eran los apestados de la casa. Él se levantó, pidió disculpas a su nueva ex y ésta le dijo:

Espero que te haga más feliz de lo que he podido yo hacerte en dos semanas.

El más duro de todos contra Omar fue Fran, el apoderado del torero, que le dijo al joven que muy poco hombre por haberle hecho eso a Paula. Aquí hay doble juego, principalmente porque la noche antes, Fran le había aconsejado a Omar que volviese con Lucía.

¿MONTAJE?

El caso es que ahora, Paula es la niña mimada de la casa (incluso las primas, Yoli y Alejandra, sus ex archienemigas, la protegen) mientras que Omar y Lucía van por libre. Conclusión, que en cuanto se tenga oportunidad, quien debería irse de la casa es…Lucía. ¿Por qué? Porque estamos seguros de que, en ese caso, Omar y Paula volverían a retomar su relación?

Hoy por hoy, Paula es la gran favorita del programa y eso que es un personaje que puede resultar irritante, pero no hay nada mejor que ser una ‘víctima’ para que el público te adore.

Aún con todo, nos creemos la teoría que ya se está planteando dentro de la casa: Que lo de Omar y Lucía es un señor montaje para ganar dinero una vez que estén fuera del concurso (‘Deluxe’, polígrafos’, portadas…).

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído