El nuevo concurso presentado por Patricia Conde y Florentino Fernández debutó con un buen 11,9%

¿Por qué se estrenó con éxito ‘Killer Karaoke’ en Cuatro mientras que ‘Vive Cantando’ se fue por la puerta de atrás en A3?

La serie de Atresmedia se despidió con un flojo 11,5 % de share

¿Por qué se estrenó con éxito 'Killer Karaoke' en Cuatro mientras que 'Vive Cantando' se fue por la puerta de atrás en A3?

La del 5 de noviembre de 2014 fue una noche despedidas y de llegadas. Por un lado, ‘Vive Cantando’, en Antena3 se despidió definitivamente de la audiencia tras el cierre de su segunda temporada con un flojo 11,5% de cuota de pantalla.

¿Por qué la serie ha pasado de ser un valor en alza a irse por la puerta de atrás? Enfrente teníamos un estreno, el de ‘Killer Karaoke’ en Cuatro. Un programa de humor (y tortura) presentado por Patricia Conde y Florentino Fernández que convenció a la audiencia (11,9% y casi dos millones de espectadores) y fue aplaudido en las redes sociales. ¿Tiene futuro o ha sido flor de un día?

‘KILLER KARAOKE’: PROS Y CONTRAS

¿Que podemos decir de ‘Killer Karaoke’? Que es un programa de usa y tirar y no pretende ser otra cosa. No es una crítica, ojo. Es una versión 2.0 de los programas que inundaban los noventa, basados en la humillación y la tortura como principales ganchos. Aquí lo que mola es ver sufrir a la gente. La gracia reside sólo en el cómo hacerles padecer, es decir, es imaginar torturas cada vez peores.

La estructura es muy simple: concursantes que tienen que cantar mientras son sometidos a toda clase de perrerías. Es un concepto (que por cierto, ya ha triunfado en todo el mundo) directo, claro y sin florituras. Esto es lo mejor del programa; que no es complicado. Es evasión pura y dura, no aprendes nada y a penas hay interrelación con el espectador. ‘Killer Karaoke’ es televisión para tener de fondo. No molesta.

Lo que más nos ha sorprendido, para bien, ha sido la química y el desparpajo entre Flo y Patricia Conde. Él nunca me ha convencido como comunicador ni como actor ni como nada pero aquí está en su salsa y se nota. Ella no es un mero adorno y se ha dejado de aspavientos artificiales.

Aparte de que el ritmo del programa es ameno, reconozco que hubo un par de momentos en los que me reí mucho. Por ejemplo, con las dos actuaciones de los presentadores ‘Highway to Hell’ de AC/DC y ‘Olvídame y pega la vuelta’ de Pimpinela (el inglés de Patricia Conde es para echarle de comer aparte) y con una Ylanda Ramos sufriendo lo suyo mientras sufría descargas eléctricas (buena idea la de meter a algún que otro famoso en cada programa).

También destacamos a la primera participante de la noche, que tuvo que cantar ‘Sobreviviré’ de Mónica Naranjo mientras descendía desde un columpio hasta una piscina repleta de serpientes acuáticas y una boa que, por cierto, se metieron en sus partes más íntimas.

Otros momentazos fueron el la concursante aplastada, literalmente, por dos obesos sudorosos (no me parece muy políticamente correcto) y la actuación final con los finalistas girando en un ‘disco infernal’ que daba vueltas cada vez más deprisa.

El premio de 1.680 euros se lo llevó un tal David y ya está. Hasta la semana que viene.

‘VIVE CANTANDO’: AUGE Y CAÍDA DE UNA BUENA SERIE

‘Vive Cantando’ era una serie que gustaba. Era un producto humilde y honesto que si bien no arriesgaba en nada, conectaba muy bien con una parte de la audiencia.

Además, inició en España algo parecido a lo que podríamos llamar ‘series low cost’. En realidad, para los precios que se manejan hoy en día, era un producto barato que no molestaba a nadie.

La primera temporada gustó y triunfó. Nunca ha hizo grandes audiencia, pero no le iba mal. Era un rival fuerte. El problema es que, con la segunda tanda de capítulos, la competencia en T5 ha sido más bestia (‘Pequeños Gigantes’ le ha hecho mucho daño y eso que el programa no puede ser peor).

Y también ha dado la sensación de que Antena3 ha querido ‘matar’ la serie. Eso se nota porque ni le han hecho demasiada promoción ni la han cuidado mucho. una lástima. El capítulo emitido anoche, el último, fue de los de nudo en la garganta. Pretencioso, sí. Moñas, también. Bonito, mucho.

La curiosidad es que a una serie sobre un karaoke de barrio le haya dado su ‘estocada’ final un karaoke auténtico. Hasta siempre, Trini.

Tranquilos, sus creadores ya están manos a la obra con un nuevo proyecto ‘Algo que celebrar’, próxima ficción de A3 que no tiene mala pinta.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído