El episodio 100, el más surrealista de la serie de T5: 'Show de Truman', sueños, referencias y el guiño a Vasile

El capítulo de ‘La que se avecina’ que ha revolucionado la historia de la TV y que ha dividido a la audiencia: ¿Genialidad o tomadura de pelo?

El creador de la serie, Alberto Caballero, en Twitter: "Sabíamos que habría polémica, pero no que se montara este cirio"

El capítulo de 'La que se avecina' que ha revolucionado la historia de la TV y que ha dividido a la audiencia: ¿Genialidad o tomadura de pelo?

Fue una experiencia única, surrealista (en el buen sentido de la palabra) y, principalmente, nueva para lo que estamos acostumbrados en nuestro país.

El capítulo 100 de la que se avecina fue un experimento de metalenguaje lleno de referencias que, aunque no era un ejemplo de originalidad, sí que fue un ejercicio arriesgado. La audiencia respondió de manera masiva con un 24,1% (4.1 millones de espectadores) aunque se dividió en Twitter.

Algo raro sucedía en Montepinar. Los vecinos se sentían observados. Primero pensaron que eran extraterrestres pero pronto descubrieron la ‘verdad’: Todos eran, sin saberlo, personajes de una serie de muchísimo éxito en el llamado ‘mundo real’. Una ficción que, por cierto, se llamaba ‘La que se avecina’.

A partir de aquí, un sinfín de guiños (incluído el de un consejero delegado extranjero que vende a quien sea por la audiencia…), críticas (los actores siendo acosados por los fans que les tratan como a los personajes) y recuerdos (‘cameo’ de la fallecida Mariví Bilbao y las frases más míticas de ‘Aquí no hay quien viva’). Al final se marcaron una ‘serranada’ y todo era un sueño…

El capítulo 100 de ‘La que se avecina’ bien podría haber sido el final de la serie. Un acto kafkiano de libertad creativa, confuso pero sorprendente aunque no era tan original como se pretendía. Fue lo que viene siendo la creación muy subjetiva de un guionista, un chiste de autopromoción, un vehículo con el que sus creadores nos quisieron decir: «Mira que chulos somos que hacemos lo que nos da la gana hablando de nosotros mismos».

Sí, el episodio puede interpretarse como una fantochada (que lo fue) pero también la reivindicación de que el éxito viene a partir de la libertad. No hacen falta grandes decorados, ni una cuidadísima puesta en escena si se tienen agallas y algo que contar. Los padres de ‘La que se avecina’, Alberto y Laura Caballero, se rieron de todo y de todos e hicieron lo que mejor se les da: llamar la atención.

En Twitter, los ánimos estaban divididos. Obvio. El capítulo se creó para eso, para montar la de Dios. Por un lado estaban los que aplaudían el atrevimiento (me incluyo) y por el otro los que se lo tomaban en serio y le veían las costuras (cualquier incongruencia se solucionó con el consabido «todo fue un sueño» del final). Hasta cinco hashtags relacionados con la serie (incluidos ‘Los Serrano’, Truman (por el ‘Show de…) y Mariví Biblao) se colaron en la lista de los 10 trending Topic de la noche.

Los creadores, por su parte, se pronunciaron de esta manera:

 

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído