Periodista Digital en la premier del capítulo más íntimo de 'Salvados'

Jordi Évole nos hace llorar en su viaje al pueblo abandonado de Jánovas

El programa de laSexta denuncia una injusticia de más de 50 años

Un pueblo abandonado, un desahucio masivo y una lucha heredada de un grupo pequeño de vecinos que se niegan a perder su dignidad. El próximo domingo día 1 de noviembre de 2015 se estrena el especial de ‘Salvados’ (laSexta’) sobre Jánovas.

Periodista Digital asistió a la premier del episodio en el pirineo aragonés y allí, enmarcados por un paisaje tan bello como desolador, charlamos con sus protagonistas y con un Jordi Évole orgulloso y emocionado con esta pequeña gran historia.

El 26 de octubre de 2015 salimos a las 8 de la mañana de Madrid rumbo a Zaragoza. El viaje en AVE no fue nada comparado con las dos horas que nos esperaban en autobús hasta llegar a Jánovas, una pequeña aldea abandonada en mitad de los Pirineos pero que, a partir del próximo domingo día 1 de noviembre, será conocida por toda España.

Pero ¿qué hacíamos allí un grupo de periodistas desconcertados, sin saber muy bien lo que nos íbamos a encontrar? ¿Por qué un lugar tan olvidado se había convertido en la última obsesión de Jordi Évole? ¿Qué tiene ese pueblo de especial?

Enmarcados por un paisaje que quita el aliento, y a riesgo de sufrir síndrome de Steindall por la belleza que nos rodeaba (no es una cursilería, es la verdad), tuvimos que bajarnos del autobús, cruzar un río y andar unos cuantos metros hasta llegar a Jánovas, un paraje en el que las ruinas se han convertido una lucha social.

Todas las casas del pueblos estaban derruidas menos una. O casi. En un edificio a medio hacer, sin puertas ni ventanas, nos espera Jordi Évole junto con su equipo y todos los vecinos de Jánovas para ver el próximo hallazgo de ‘Salvados’.

Así, bien tapaditos y aliviándonos con un café, pasamos directamente al visionado de uno de los capítulos que más van a dar de qué hablar la semana que viene.

¿DE QUÉ TRATA ‘JÁNOVAS’?

El pueblo de Jánovas fue desahuciado entero para hacer un pantano en los años 60. Algunas familias se resistieron a marcharse hasta mediados de los años 80, cuando la última familia, los Garcés, abandonó definitivamente el pueblo.

La hidroeléctrica que adquirió los terrenos recurrió a prácticas poco ortodoxas para conseguir que las familias abandonaran el pueblo, llegando a dinamitar las casas que iban quedando vacías, para evitar que volvieran sus ocupantes. El caso es una muestra del poder y capacidad de influencia que han tenido las hidroeléctricas con la administración.

No me gustaría hacer demasiados spoilers pero me limitaré a dar algunos titulares: El primero, y no me avergüenza decirlo, es que terminé el visionado llorando como un niño.

‘Jánovas’ (el documental) se podría definir como la historia de dos herencias. La primera, la de la la lucha de unos vecinos por recuperar la que antes fue su casa y de como esta reivindicación ha pasado de padres a hijos y se ha convertido casi en una excusa vital. La segunda deuda, la de una injusticia que la democracia heredó del franquismo demostrando que ningún sistema es perfecto.

Supongo que a muchos espectadores les pasará, al principio, lo que me ocurrió a mí, que no entendía por qué la historia de un diminuto rincón del mundo que ya ni siquiera existe puede interesarme.

Cuesta entender por qué Évole, siempre tan ambicioso en sus propuestas, tan reivindicativo y con tantas ansias de cambiar el mundo, se ha fijado en una historia tan mínima con la que pocos podemos sentirnos identificados.

‘Jánovas’ funciona perfectamente como un guión dramático. Comienza mostrando el drama intimista de unos vecinos que quieren recuperar su hogar, para luego arañar la superficie y llegar a la dimensión política del asunto: una denuncia salvaje contra el gobierno (tanto el franquista como el democrático) y una bofetada en toda regla contra las eléctricas, controladoras, en la sombra, de nuestro país.

JORDI ÉVOLE CONTRA GOLIAT

Y tras el alegato político, el documental regresa, al final, al intimismo más emotivo. Durante los últimos minutos, Évole entrevista a Paca, una anciana de 86 años que se convirtió en la última superviviente de su pueblo y que ahora, tras la derrota, se niega a volver. Preparen los pañuelos porque el que no llore con este testimonio que se lo haga mirar. En serio.

No sé qué impresiona más, si el documental o verlo en presencia de todos sus protagonistas. Durante la proyección, de vez en cuando echaba un vistazo a los vecinos de Jánovas, ensimismados con su propia historia, serios a veces, emocionados casi siempre, y se me ponían los pelos de punta.

Tras ver el documental y secarme las lágrimas, el pueblo nos regaló una comida típica de la región: chistorra, embutidos, tortilla, paté y unas migas que eran como un viaje en el tiempo. Todo era muy cordial, muy ‘campechano’, muy acogedor. Nada de ‘pijadas’ para mimar a la prensa. Todo era muy auténtico, muy de ‘aquí te pillo, aquí te mato’, con un señor, por ejemplo, haciendo los huevos fritos de docena en docena mientras que hacíamos largas colas con los platos en la mano y charlábamos con los vecinos.

Y con el estómago lleno y menos frío del que esperábamos, comenzamos las entrevistas. Para quienes no le conozcan, decir que Jordi Évole es encantador. Gustará más o menos pero no es un ‘divo’. Para nada. Se acuerda de todos nosotros, nos saluda uno a uno. Se ríe, nos hace confidencias y no se cansa tras repetir lo mismo una docena de veces.

Évole, en exclusiva a Periodista Digital, nos cuenta que la de Jánovas es una de esas historias que «enamoran» que cuando echen la vista atrás, tanto él como su equipo se acordarán de esta temporada de ‘Salvados’ no como la del debate entre Pablo Iglesias y Albert Rivera que batió récords de audiencia si no como la temporada de Jánovas.

Ojalá pongamos el granito de arena que hace falta para acabar de revertir la situación que han vivido los habitantes de este pueblo que han vivido una situación kafkiana porque ahora mismo deberíamos estar cubiertos de agua y ya ves que no es así. En cambio, sus casas están dinamitadas. Me parece que es la historia de un desahucio masivo.

Évole descubrió Jánovas por casualidad, cuando visitó el pueblo con su familia. Años más tarde regresó con amigos y fue entonces cuando se enteró de la historia del lugar y cuando decidió denunciar el caso.

El periodista nos habló de dignidad, de emoción y recordó con cariño su conversación con Paca, la mujer que resistió en el pueblo hasta que, al final, la echaron. Eso sí, Évole tiene claro quién tiene la ‘culpa’:

Para mí los responsables de esta historia de esta situación kafkiana son, primero, la administración y luego las compañías eléctricas.

Pero ¿qué pasa cuando estas grandes empresas que él denuncia en el reportaje, son las mismas que se anuncian en su cadena?:

Para mí debería ser algo más normal. Los anunciantes buscan una cadena para que su mensaje tenga difusión. No tiene nada que ver que tu mensaje llegue a mucha gente para que se cambie la línea editorial de un programa.

Eso sí, Évole es consciente de que la de Jánovas es la historia de David contra Goliat pero como él mismo dice:

Cuidado Goliat, que sabemos dónde vives.

LOS VECINOS Y SU LUCHA

Y no podíamos irnos sin hablar con algunos de los luchadores de Jánovas. El rpimero de ellos, Jesús Garcés, que nos contó la historia del pueblo desde su punto de vista y nos recordó que:

El día que nos echaron fue como si tu estás en tu casa y te ponen un pañuelo en la cara con el que no ves nada, te echan y te dicen: «Anda, búscate la vida».

Y mientras mi compañera, Marian García entrevistaba a otro de los vecinos, Félix Buisán, un servidor hacía esfuerzos para no llorar, otra vez, mientras que el aldeano hablaba de cómo su hijo había heredado su lucha:

Mi hijo estudia arquitectura y me dice: «Papá, yo haré todas las casas posibles en Jánovas» y yo le digo: «Jodío, aunque yo no lo vea, que lo vean tu hijos y me harás muy feliz».

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

E-READERS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído