Maravilloso estreno de la tercera temporada de 'Un príncipe para...' en Cuatro, esta vez con tres solteras

Un príncipe para tres princesas (malvadas)’: Tríos, racismo, celos, frikis y muchas risas

Yiya, Marta y Rym, tres princesas que se detestan entre sí y se van a convertir en auténticas estrellas televisivas

Un príncipe para tres princesas (malvadas)': Tríos, racismo, celos, frikis y muchas risas

Primero fue Corina, luego Laura y ahora son tres, Yiya, Marta y Rym, las princesas que buscan el amor en la tercera temporada de ‘Un príncipe para…’ que Cuatro estrenó el lunes 11 de enero de 2016. La primera entrega fue absolutamente maravillosa, llena de ingenio, de personajes estrafalarios y, como ya es habitual, de una postproducción magistral.

El mundo tróspido ha vuelto en buena forma. ‘Un Príncipe para Corina’, estrenado en mayo de 2013, fue una respuesta directa del éxito de ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ (Cuatro). ‘Eyeworks Cuatro Cabezas’ repitió la fórmula del más es más, de elaborar un casting maravilloso y de envolverlo todo con un montaje desternillante.

La segunda temporada, ‘Un príncipe para Laura’, fue peor. Tanto de audiencia como en calidad. La protagonista no funcionaba y el universo tróspido ya estaba sobreexplotado.

Un año después se estrena la tercera edición con el giro de que, en esta ocasión, son tres las ‘princesas’ a conquistar, algo que ha sido un acierto total y que ha devuelto al formato el esplendor perdido.

Lo mejor del piloto de ‘Un príncipe para tres princesas’ es, primero, la elección de las protagonistas. Tres perfiles muy distintos, casi opuestos, que funcionan no como compañeras de viaje sino más bien como enemigas. Porque, para ser sinceros, este programa debería llamarse ‘Un príncipe para tres ‘perracas’. En el mejor sentido de la palabra, ojo.

La primera a la que conocimos fue Marta, una chica de 21 que vive en un pueblo sevillano rodeada de toda su familia. Es tradicional a más no poder y, aunque diga que lee mucho, es una cateta. Adorable pero una cateta (por ejemplo, cuando uno de sus pretendientes dijo que era marroquí pero ella no entendía por qué era negro si era de Marruecos.

Marta es egoísta y competitiva, por ello se mosqueó muy mucho cuando vio aparecer a Rym. Y es que, otra cosa buena que tuvo el primer capítulo fue que las protagonistas no sabían de la existencia de las otras, algo que dio mucho juego.

Rym tiene 24 años y vive en Marbella. A Rym le gustan los hombres que sean «machos», «un poco así de pelo» y, aunque matizaba que lo importante es «la belleza interior» necesita que los chicos «estén algo buenos por mi salud, para que no sufra yo después». Se define como «una musulmana cool», asegura que respeta su religión y dice:

«Hago Ramadán pero me encanta el champán, me gusta salir de fiesta, el jamón, el fuet…»

De las tres, Rym es la que menos me gusta, la que me parece, a priori, más sosa e indescifrable, menos transparente. Pero tiempo al tiempo…

La tercera en discordia es Yiya, la mejor, la que seguramente sea el gran fichaje de la próxima edición de ‘Supervivientes’ o de ‘GH VIP’. Tiene 27 años y se define como «egocéntrica» y «extremista» y reconoce cosas tales como:

Tengo tendencia a reventar vidas, por lo cual, supongo que no seré la mejor nuera de nadie.

Ella es divina, cañera, ‘malota’, sarcástica y muy muy guapa. De hecho cuando se enteró de que había otras dos princesas dijo:

Prefiero tener competencia, triple mérito.

Tras el encuentro, llegaron los pretendientes. 24 en total. Sin embargo, para decidir quién iba a elegir primero eran los chicos los que se decantaban. La mayor parte de ellos elegían a Marta, con lo que era la primera en decidir quiénes eran sus ocho candidatos. Y, tras ella, Rym y Yiya elegían (y odiaban a la otra con la miraba).

Y luego llegó el festival de las carcajadas: la presentación de los candidatos.

La primera que vio desfilar a sus chicos fue Rym y entre ellos había un rubio con demasiado amor por sí mismo, un bombero, y un dandy al que ella le dijo:

Tienes un color de ojos muy bonito.

Y él respondió:

El reflejo de los tuyos.

Un grande.

Marta tuvo que eleguir entre un yogurín, un tipo obsesionado con su pelo, un tipo que tenía una quesería en Tarifa…

Y por último, Yiya conoció a un imitador de los Beatles que se cree muy guapo pero no lo es, un economista tradicional a más no poder pero que se sabe todos los Pokémon que existen.

No todos los candidatos podían estar en la villa del reino de las tres coronas, cada una de las princesas tenía que decir adiós a uno de sus chicos.

Pero la polémica llegó con Rym. La princesa le daba su calabaza a Damián y tenía muy claro el motivo:

Me he dado cuenta que le gustas también a mis compañeras y no quiero entrar en conflicto porque, ante todo, va mi dignidad.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído