El presentador admite que ese día estuvo "de mal humor"

Inexplicable ‘hostia sin manos’ de Jorge Javier Vázquez a Belén Esteban por su boda

"No me encuentro cómodo entre las multitudes, y me encabrono con el mundo cuando acepto una invitación de estas características"

Inexplicable 'hostia sin manos' de Jorge Javier Vázquez a Belén Esteban por su boda

Al parecer, la boda de Belén Esteban fue estupendamente pero no todo el mundo lo vivió así, al menos al comienzo. El 26 de junio de 2019, Jorge Javier Vázquez sorprendió a propios y extraños con su visión del enlace.

Aún queda boda de Belén Esteban para rato. En ‘Sálvame’ van a explotar  cada detalle de ese días hasta la saciedad. En Telecinco casi no se habla de otra cosa.

La opinión general es que los invitados se lo pasaron muy bien y aunque hubo algún que otro desencuentro (María Teresa Campos contra el mundo) y varias polémicas (las supuestas fotos robadas), todo el mundo quedó satisfecho.

Jorge Javier Vázquez asistió a la ceremonia pero abandonó la fiesta temprano para poder presentar el ‘Deluxe’ y contar cosas de la boda. El presentador confesó estar emocionado por haber visto a su amiga y compañera dar el ‘sí, quiero’ pero parece que, para el catalán, el día no empezó muy bien.

El miércoles 26 de junio de 2019, Vázquez publicó un post en su blog habitual de la revista Lecturas en el que confesaba sus pocas ganas d eir a la boda de Belén Esteban:

Pasé el sábado de mal humor pensando que tenía que ir a la boda de Belén. No me encuentro cómodo entre las multitudes, y me encabrono con el mundo cuando acepto una invitación de estas características. Ponerme en marcha me costó la vida. En el coche, me dio tiempo a echar una cabezadita y, una vez allí, lo de siempre.

Y a partir de ese momento, las cosas cambiaron para Jorge Javier:

Qué alegría haber ido. Qué alegría encontrarme con mis compañeros, a los que había visto el día anterior. Qué buen rollo se respiraba. Qué emoción cuando entró Belén. Y qué llorera cuando habló Andrea. Intentaba pensar en otras cosas para no verme arrasado por el llanto, pero creo que solo lo conseguí a medias. No sé qué pasará ni cómo estaremos dentro de diez años, pero entre la gente que estamos en ‘Sálvame’ se han creado unos lazos muy curiosos. A veces nos falta una chispa para estallar y enzarzarnos en unas peleas tan absurdas como divertidas. Fabulamos con lo bonita que sería nuestra existencia si no tuviéramos que vernos las caras, pero nos reunimos fuera del plató y en vez de ver volar cuchillos aparecen abrazos y sonrisas. Belén estuvo menos nerviosa de lo esperado, y eso que llevaba unos mesecitos de traca con la boda. Ahora que ha pasado y que la ha disfrutado, estoy convencido de que se arrepentirá de no haber disfrutado también los previos. Tiempo tendrá de cogerse unos rebotes de los suyos. El lunes empezaremos a destripar la boda en ‘Sálvame’ y seguro que habrá cosas que le molesten, pero eso ya forma parte del juego. Debería estar acostumbrada, pero lo gracioso es que no lo está y eso le da un plus incalculable a toda esta absurda realidad paralela en la que estamos inmersos.

Y para terminar, Vázquez narra su encuentro con una ‘vieja’ conocida:

Me alegré de ver a Teresa Campos sonriente. Siento debilidad por ella. Me lleva acompañando muchísimos años –televisivamente, sobre todo– y la admiración que siento por la presentadora es casi mayor al cariño que le tengo. Tengo que almorzar con ella. Nos debemos risas y confidencias. Días antes me contestó a un mensaje escribiéndome: “Tengo mono de ti”, y a mí se me derritió el alma.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído