El presentador de T5 reflexiona, a su manera, sobre la lucha LGTBI

Las enormes incongruencias de Jorge Javier Vázquez sobre el Orgullo LGTBI que nadie entiende

"Ha llegado el momento de no dar cuartelillo, de no invitar a los programas de televisión a esos elementos pintorescos y nocivos que cuestionan nuestras libertades"

Las enormes incongruencias de Jorge Javier Vázquez sobre el Orgullo LGTBI que nadie entiende

Tras el polémico Día del Orgullo LGTBI no podía faltar una voz como la de Jorge Javier Vázquez para analizar sobre los derechos del colectivo. El presentador se ha marcado un post que si bien plantea ideas reivindicativas y muy lógicas, cae en incoherencias y termina hablando, como siempre, de él y sus ‘movidas’.

Este 2019, la marcha del día del Orgullo LGTBI ha sido especialmente política  y polémica. Toda España está hablando del escarche a Ciudadanos en la manifestación y de la necesidad del colectivo de reivindicar sus derechos más que nunca.

Pues bien, antes de irse de escapada a Londres con Mila Ximénez (por eso no han acudido a ‘Sálvame’), Jorge Javier Vázquez ha publicado un post en su blog de la revista Lecturas y lo primero que hace es ‘envidiar’ y añorar las supuestas orgías de sus amigos. Sí, orgías.

Viernes por la mañana, día del Orgullo Gay. Me llama un colega militar bien tempranito, a eso de las ocho de la mañana. Que salió ayer de fiesta y que ha acabado en una casa con otros siete. Una punzada de envidia recorre mi cuerpo. Imagino cómo puede terminar aquello y me pongo malo: todos con todos, unos con unos, tres con tres. O a lo mejor no pasa nada. Vete tú a saber. Lo bueno es tener la libertad de hacer lo que te salga del moño. Nadie obliga a hacer nada a nadie. Lo malo es que intenten impedírtelo.

 

Cuando Pilar Rubio pilló a Jorge Javier Vázquez borracho como un piojo

Y luego, en el siguiente párrafo llega la reivindicación contra todos los homófobos. Genial. El problema es que, en su discurso, el presentador de T5 insiste en no discutir sobre derechos civiles en televisión. Tiene razón, pero claro, viviendo de él, suena algo cínico.

Llega el Orgullo y con él, como cada año, esas voces que vaticinan el Apocalipsis por la invasión del mundo marica. El mismo rollo de todos los veranos. Pero creo que ha llegado el momento de no dar cuartelillo, de no invitar a los programas de televisión a esos elementos pintorescos y nocivos que cuestionan nuestras libertades porque no aportan más que suciedad. Y si los invitan, no entrar en debate y decir a todo que sí. Y, llegado el momento, acudir a los juzgados si la cosa se pone fea. Resolver las diferencias en sede judicial y no en un plató de televisión. Ese es el camino. Dejar hablar sin interrumpirles a los tóxicos, los nocivos, los manipuladores. Solo así quedará al descubierto su mezquindad y su incultura. Se mueven bien en tertulias porque guarrean, pero meten la pata en cuanto intentan enhebrar cuatro ideas seguidas. Más que nada porque no las tienen.

Y para terminar, Vázquez alardea de sus contactos y describe a todos los ‘amigos’ a los que se encontró en el Orgullo.

Por la noche acudo a un acto organizado por el PSOE para celebrar precisamente el Orgullo. Diviso a lo lejos a Carmen Calvo e Isabel Celaá, charlo con Marlaska sobre galgos y hablo más detenidamente con Dolores Delgado, la ministra de Justicia. Como hay restricciones de tráfico, el coche me deja en Neptuno, pero soy incapaz de llegar a la Plaza Santa Ana –lugar del acto–, sin preguntar. Siento una punzada de nostalgia. Antes conocía el centro como la palma de mi mano. Ahora necesito ayuda para reconocer aquellas calles en las que fui feliz.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído