Anunciantes, medios y cadena: Todos quieren aprovecharse del caso

La durísima verdad sobre el final de ‘Gran Hermano’: Carlota SÍ está sola

¿Se está actuando con cabeza en todo este asunto? ¿A alguien le interesa realmente cómo está la ‘víctima’?

La durísima verdad sobre el final de ‘Gran Hermano’: Carlota SÍ está sola

La polémica del vídeo filtrado sobre la supuesta violación que sufrió Carlota Prado en 2017 mientras participaba en ‘GH Revolution’, puede que termine, para siempre, con el reality de Telecinco. Los anunciantes huyen para lavar su imagen, en A3 explotan el escándalo, los defensores de la moral se marcan un tanto pero, al final, a nadie le importa la víctima.

Parece un capítulo de Black Mirror. Puro terror catódico. Una chica es abusada sexualmente ante las cámaras y nadie hace nada. Ha vendido algunos de sus derechos más fundamentales (el de la intimidad, por ejemplo) y desde el otro lado de la pantalla se la juzga y se la cuestiona. Pasan dos años y las masas reaccionan cuando hay algo que perder. Ninguna asociación feminista, ningún organismo público la defiende. Son las marcas, las mismas que han alimentado durante años a la ‘bestia’ que le ha hecho eso a la joven, las únicas con poder para acabar con la maquinaria. Pero los anunciantes son empresas movidas por el interés económico que lo único que buscan es un blanqueamiento gratis.

¿POR QUÉ AHORA Y NO HACE DOS AÑOS?

Lo que le pasó a Carlota Prado en ‘GH Revolution’ fue repugnante. Supuestamente, su novio, José María López, abusó de ella mientras que estaba inconsciente (o lo intentó, al menos) y la cadena por respeto, dicen, no quiso airear el asunto. Pero lo hicieron, hombre que si lo hicieron. Le dedicaron una gala puesto que el programa estaba canino de audiencia.

Fue entonces cuando se tenía que haber montado la de dios. Fue entonces y no ahora, dos años después, cuando la gente tenía que haber reaccionado.

Ahora, como se ha filtrado un vídeo de cómo la dirección de ‘GH’ obligaba a Carlota a ver su propia violación, todo el mundo se echa las manos a la cabeza.

Desde hace semanas, el hastahg #CarlotaNoestasSola  es Trending Topic en Twitter. Desde ahí se invita al boicot de ‘Gran Hermano’; se quiere acabar con un reality que, curiosamente, siguen más de 3,5 millones de espectadores  en cada gala.

LOS ‘APROVECHADOS’

Los paladines de la moral quieren marcarse un tanto, acabar con el monstruo del machismo (algo legítimo)  y lo surrealista es que los únicos que los han escuchado son los mismos que fomentan y pagan la televisión ‘basura’ que tanto les ofende: Las marcas, empresas cuyo único fin es  la rentabilidad.

Los anunciantes huyen y, de paso, quedan de héroes. Es una mera estratega publicitaria. Por otro lado, en la competencia, en Atresmedia, se frotan las manos, quieren quedar como los buenos, como los que nunca ‘harían nada así’, mientras que su audiencia está de capa caída.

laSexta contra Telecinco por el escándalo de abuso sexual de GH 

LO MAL QUE LO HA HECHO TELECINCO

Y Telecinco la caga, la caga pero a base de bien. En vez de admitir los errores, echan balones fuera, culpabilizan a A3 y se hacen las víctimas. Marta Flich, desde ‘Todo es mentira’ se come el marrón de defender lo indefendible y, para colmo, desde NIUS (el portal informativo de Mediaset España) publican varios artículos con el fin de desprestigiar a Carlota Prado. Es repugnante.

LA ‘SOLEDAD’ DE CARLOTA

Todos tienen un interés en esta historia. Todos tienen un enemigo al que destruir. Todos quieren ser víctimas pero víctima solo hay una (o supuesta, por ahora): Carlota Prado. Tengo la sensación de que la están utilizando, unos y otros. Ella no es un símbolo. No es un icono. No sé cómo es, no la conozco pero tiene mi respeto. Ahora y antes. Hoy por hoy se está celebrando un juicio. Todo el mundo grita y especula pero por el bien de la causa, por el bien de Carlota, habría que actuar con cautela.

¿Y qué pasa con José Luis? ¿Y la presunción de inocencia? La utilizamos cuando nos conviene. Pedir respeto hacia un proceso judicial, no significa ponerse de parte del presunto agresor. Todo lo contrario.

 

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído