Nueva revisión del clásico de Bram Stoker de los creadores de ‘Sherlock’

‘Drácula’: El fenómeno de Netflix que comienza muy bien y acaba muy mal

Tras dos capítulos maravillosos (en especial el segundo), la serie se desinfla con el tercero

‘Drácula’: El fenómeno de Netflix que comienza muy bien y acaba muy mal

El 4 de enero de 2020 se estrenó en Netflix, ‘Drácula’, miniserie de tres capítulos, creada por  Mark Gatiss y Steven Moffat, responsables de la ya mítica ‘Sherlock’. Una nueva revisión del clásico de Bram Stoker, modernizada, gamberra y que brilla en sus dos primeros episodios pero que peca de críptica y ‘flipada’ en su desenlace.

¿Necesitábamos un nuevo ‘Drácula’? Si detrás están  Mark Gatiss y Steven Moffat, puede. La marca de estos dos show-runners es parecida a la Aaron Sorkin. Se intuye su firma en cada diálogo, en cada juego de montaje y en cada truco. Tal y como ya pasó en ‘Sherlock’, el nuevo Drácula está cuajado de personajes muy listos y de un  humor tan macabro como irónico. Eso sí, da miedo. No demasiado pero da.

La series está compuesta por tres capítulos que son más bien películas de hora y media. El primero, sobre todo en su arranque, es casi fiel a la novela de Bram Stoker. El  abogado Jonathan Harker viaja al castillo de Drácula (con la cara , aquí, de un sorprendentemente malicioso , Claes Bang) en Transilvania para finiquitar un papeleo y allí se queda, encerrado y torturado mienrras que su amada Mina le espera en Inglaterra.

Pero de repente, un giro. Relax, no voy a hacer spoilers. O si. No puedo obviar el cambio más significativo de esta serie de Netflix y BBC con respecto al original. La hermana Agatha, alias, Van Hensing, alias, la mayor pesadilla de Drácula.

Sí, el famosísimo cazador de vampiros es ahora una mujer (a la que da vida una maravillosa Dolly Wells), monja descreída que, como ella misma dice “mantiene un matrimonio, como muchas otras, que no le hace feliz” . Y no, no es un truco progresista de la era Me Too. Es que esta monja mola, le da un maravilloso giro al personaje, lo hace más interesante más allá de su género.

En cuanto se descubre la identidad de la religiosa, aquello es un festín. La segunda mitad del primer capítulo es  tan perturbadora como apoteósica. Pero de pronto llega la segunda entrega y  de rodillas todo el mundo. ¡Qué capitulazo, señores! ¡Qué capitulazo! Lo que comienza siendo un homenaje a Agatha Cristie, termina siendo, no sé, la mejor peli de acción y misterio vista en años. Y un giro, EL GIRO, con el que terminas aplaudiendo.

Bien, el listón está muy alto, comienzas el capitulo tres y… ¡Gatillazo! No entiendo nada. En serio, a mí que me expliquen ese batiburrillo de idas de olla conceptuales porque me perdí.

Da igual. Quiero más ‘Drácula’, más ‘Sherlock’ y más de cualquier cosa que hagan  Mark Gatiss y Steven Moffat, Eso es creatividad, eso es respetar los clásicos mientras hago lo que me da la gana.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído