La hija menor de María Teresa Campos habla de Bigote Arrocet

¡Que alguien pare a Carmen Borrego! ¿Cómo puede tener la poca decencia de vender así a su madre en Lecturas?

También ataca a Antonio David Flores y a Kiko Hernández

¡Que alguien pare a Carmen Borrego! ¿Cómo puede tener la poca decencia de vender así a su madre en Lecturas?

Luego  se quejan. Las Campos, tan señoras ellas, piden respeto ante su intimidad. Los plebeyos no podemos mencionar sus nombres en vano. Dios nos libre. Pero, eso sí, ellas, las tres, tienen el sagrado privilegio de vender sus miserias al mejor postor sin que nadie les replique . Sin embargo, la exclusiva que se ha marcado Carmen Borrego  este miércoles 15 de enero de 2020 a costa de la nueva soltería de su madre, es de una chabacanería aplastante (esas fotos, esas frases lapidarias…). No hay nada de malo en traficar con tu vida pero luego no des lecciones morales.

Dos semanas antes, Terelu, como si acabara de ver la ejecución de 100 gatitos, leyó, entre lágrimas, un comunicado firmado por su madre en el que informaba que su relación de seis años con Edmundo Arrocet se había roto. Sucedió en ‘Viva la vida’ (Telecinco) y mientras que Terelu titubeaba por la emoción, su hermana Carmen se escondía de las cámaras llorando.

Terelu pedía, suplicaba, que los medios respetaran a su madre, que su dolor era inconmensurable. Lo que en realidad quería decir la hija mayor de María Teresa era que, por favor, nadie hablara del tema para no reventar una exclusiva que ya estaba pactada.

Efectivamente, el miércoles siguiente, María Teresa posó en ‘Hola’ a golpe de chascarrillos del tipo. “Que se acabe Edmundo no significa que se acabe el mundo”. Tócate los…

Pero luego, las hijas, se quejan en ‘Viva la vida’ de que en otros programas las critiquen. No, no se quejan, se cabrean, insultan y amenazan. Ellas, dicen, jamás han dicho nada malo del ya ex de su madre y nunca se les ocurría hablar de la intimidad de la matriarca.

Y de pronto, lo más esperado. Carmen Borrego vende una exclusiva a ‘Lecturas’, y lo hace para hablar de María Teresa y Bigote. De hecho, el titular es demoledor:

No voy a perdonar nunca a Edmundo.

Y uno lee eso y ve esa cara de Borrego (ups, me ha salido un chiste involuntario)  desafiante y aterradora, y ese cardado, ese maquillaje y ese jersey de colorines y desea que llegue un tsunami y nos arrase a todos.

Borrego está dolida (¿alguna vez no lo ha estado?), dice que “no puede más”, que ha visto a su madre al borde de la “depresión” (eso, con los 50.000 euros de ‘¡Hola!’ se cura divinamente) y que Edmundo, ahora, es “lo peor”.

Pero Carmen no se queda ahí. Hablar de su madre no es suficiente. Ya no. También se acuerda  de su amiga Rocío Carrasco (otra que “está muy mal” de lo suyo) y de Kiko Hernández. Dice Borrego que el de ‘Sálvame’ se ha portado como “una mala persona” con ella. Y más que lo va a ser, Carmencita. Y tú feliz porque te va a dar para otra exclusiva.

 

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído