María Patiño se toma la temperatura en directo

La falta de sensibilidad de ‘Sálvame’ toca techo: risas y mofas por si un colaborador tiene coronavirus

Una cosa es evitar el alarmismo y otra faltarle al respeto a las víctimas

La falta de sensibilidad de 'Sálvame' toca techo: risas y mofas por si un colaborador tiene coronavirus

Hay mucha polémica por cómo están tratando los medios de comunicación el tema de coronavirus. Los hay que le restan importancia y otros que explotan el morbo del alarmismo. Pero lo que no es de recibo es que, desde un programa como ‘Sálvame’ se utilice la enfermedad como una trama más del show. Esto es lo que ocurrió el 4 de marzo de 2020 y fue vergonzoso.

En ‘Sálvame’ frivolizan con todo. Se mueven en esa delgada línea entre el drama y la comedia y piensan que, con el lubricante del humor, pueden abordar cualquier tema. Por eso, han hecho pruebas de embarazo en directo, se han metido en los baños, han meado en papeleras, han hablado de asesinatos de niños para, acto seguido, seguir debatiendo sobre los líos amorosos de María Lapiedra, por ejemplo. También nos cuelan, día sí y día también, de que el acoso y la violencia verbal son normales y parte del espectáculo. El problema es que hay temas mayores y es ahí cuando cruzan la línea roja.

María Patiño y el termómetro

El 5 de marzo de 2020, María Patiño contó en directo, y a mitad de la tarde, que hace 24 horas tuvo un poco de fiebre y que se había quedado en casa

Los colaboradores, incluyendo a Carlota Corredera, la presentadora, fingieron que se asustaron y le preguntaron si no sería coronavirus.

De hecho, Corredera dijo:

Esto no es una broma, de verdad, es una cosa muy seria

Patiño se justificó y achacó la fiebre a que había tenido una bacteria en la boca. Aseguró que se había tratado con un locutorio y le tuvieron que sedar. Daba igual puesto que el resto de colaboradores no estaban tranquilos debido a la situación por el coronavirus.

María Patiño se mostraba dispuesta a acudir a los servicios médicos de la cadena para que confirmaran que estaba bien pero no fue necesario.

Carlota Corredera tenía un termómetro y le pidió a Patiño que se tomara la temperatura en directo.  La colaboradora, con el termómeto bajo el sobaco, iba contando como subía la temperatura hasta los 36 grados.

Pero Kiko Hernández se acercó para darle más morbo al asunto y dijo que no, que el termómetro estaba equivocado. Estaba deseoso de que su compañera estuviera enferma de verdad. Era como si tener coronavirus fuese un artefacto perfecto para entretener a la audiencia.

Patiño volvió a tomarse la temperatura y volvió a dar el mismo resultado.

No hay que repetir lo irresponsable de esta escena. Es repugnante que traten este tema de una manera tan frívola.

Risto Mejide admite que hizo el ridículo cuando acusaba a los medios de alarmistas por el coronavirus

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído