La colaboradora, rompe a llorar desde su casa

‘Sálvame’ destroza a Lydia Lozano desde su confinamiento por el coronavirus: ¿Es repugnante o necesario para entretener?

¿Es bueno que ciertos programas aparquen el tema de la pandemia para distraer a la audiencia?

‘Sálvame’ destroza a Lydia Lozano desde su confinamiento por el coronavirus: ¿Es repugnante o necesario para entretener?

Sálvame’ está informando de la pandemia del coronavirus desde el comienzo de la crisis, aparcando en gran medida la información rosa que identifica al espacio de Telecinco. Pero el 18 de marzo de 2020, cvolvieron a la carga destrozando a una de las colaboradoras, Lydia Lozano, confinada en casa como medida de precaución.

Una semana antes, Lydia Lozano declaró, desde su casa que había pasado varios días tosiendo muy fuerte y que los servicios sanitarios le aconsejaron que se quedara en casa como medida de precaución. La periodista informó de cómo se encontraba desde el confinamiento de su hogar.

¿Es necesario que ‘Sálvame’ vuelva a sus contenidos de siempre?

Desde entonces, ‘Sálvame’ le dedica más tiempo al coronavirus que a cualquier otro tema, informando de forma clara a sus espectadores (la mayoría personas mayores).

La información sobre la crisis es fundamental, clave, pero también es necesaria la evasión. Por ello, poco a poco, ‘Sálvame’ (con los pocos medios que tienen ahora) va dando espacio a sus dramas frívolos de siempre y el 18 de marzo de 2020 se sacaron de la manga una antigua polémica de Lydia Lozano.

Un mes antes, la periodista dijo tener una información crucial: que Rocío Carrasco había llamado a su hija, Rocío Flores, para pedirle que parasen los ataques públicos. La noticia era falsa y la fuente de Lydia no era otra que José María Franco, ex chófer de Rocío Jurado (madre de Rocío Carrasco).

Desde entonces, a Lydia se le ha vuelto a cuestionar como periodista, un drama que duró varias semanas en ‘Sálvame’. A falta de más tramas, el miércoles pasado volvió esta polémica al plató.

Lydia, hundida desde el confinamiento

La situación fue absurda. José María Franco acudió al plató para poner a parir a Lydia y la periodista asistía atónita desde su casa en conexión por Skype.

En una primera conexión, Lydia perdió los nervios, describiendo a José María como «un sinvergüenza», pero él le devolvió el descalificativo y la llamó falsa. Además, en una segunda conexión, José María consiguió  sacar de sus casillas a la colaboradora.

Si yo te dijera lo que dice de ti

le ha advirtió a María Patiño y Lydia, escuchándole, le acusó de aprovechar su ausencia para malmeter con sus compañeros.

No defiendas a tus compañeros porque tela marinera, no me hagas enseñar el móvil de estos años…”,

le advirtió José María.

Atónita, Lydia demostró su enfado, Jorge Javier le pedía el teléfono y la colaboradora no estaba dispuesta a consentirlo así que, enfadada, cortó la comunicación vía Skype que mantenía con ‘Sálvame’.

Sin embargo, José María no dejó de hablar, y contó que Lydia quiere mucho a Jorge Javier Vázquez pero que cuando se meten con ella, luego se desahoga. Cree que tiene “celos” y “envidia” y dio un nombre: “A Kiko Hernández no le quiere”.

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído