La explotación del drama de la periodista en ‘Sálvame’ fue indecente

El cáncer de Mila Ximénez no ha sido el único: así vendió ‘Sálvame’ otras enfermedades para ganar dinero

Terelu Campos, Belén Esteban o Kiko Matamoros han sido otros que han sacado dinero de sus problemas de salud

El cáncer de Mila Ximénez no ha sido el único: así vendió ‘Sálvame’ otras enfermedades para ganar dinero

Mila Ximénez tiene cáncer de pulmón. Es terrible pero la forma que tuvo ‘Sálvame’ de contarlo también. Utilizar una tragedia así como cebo para soltar la ‘bomba’ a una hora concreta y competir con Antena3, es indecente. Pero los que se sorprendan es que nunca han visto ‘Sálvame’. En el programa de Telecinco están muy acostumbrados a sacar rentabilidad a problemas excesivamente graves.

La utilización del cáncer de Mila para hacer audiencia

Primera sospecha: Mila lleva dos semanas sin aparecer por ‘Sálvame’. Segunda:  El viernes 12 de junio de 2020, Kiko Hernández se fue del plató llorando. Tercera: El martes 17, Jorge Javier, a eso de las cinco de la tarde dijo que tenía que dar una noticia muy triste al público y al equipo del programa: ¿Cuándo? En ‘Sálvame tomate’, a partir de las 20.00 horas. ¿Por qué? Porque es cuando compite con ‘Pasapalabra’ en A3’.

Y al final, la bomba sí que era grave. Mila, por teléfono y llorando, anunció que tenía cáncer del pulmón.  Drama absoluto. Sus compañeros se hundieron, a Vázquez le costaba contener las lágrimas mientras que la periodista prometía que ese “puto tumor no iba a pararla”.

Lo sentimos mucho por Mila, esperamos que mejore pero lo que ha hecho ‘Sálvame’ no tiene nombre. Ya no hay pudor.

Hacer pública una enfermedad no es malo. Para nada. Puede ayudar a visibilizar y ayudar a otras personas. Lo grave es manejar esa información para crear espectáculo. El cáncer no es un show.

También es cierto que hay que ponerse en el lugar del director del programa: Yo tengo esa información, que sé que va a causar mucho revuelo y antes de emitirila en un horario en el que no me ve mucha gente, lo hago cuando puedo dañar a la competencia. ¿Y cómo lo hago? Cebando, diciendo que voy a contar algo “muy malo, muy malo” .Ahí está la falta de ética.

Estamos tan acostumbrados a ver desangrarse emocionalmente a los colaboradores de ‘Sálvame’ que ya no distingimos entre una desleantad, un divorcio o un cáncer. Lo sientimos mucho pero no es lo mismo cebar con que el programa tiene una fotos comprometidas de la novia de Rafa Mora, por ejemplo, que anunciar que un tertuliano está enfermo.

Pero es que no es la primera vez que esto ocurre ni será la última. El caso más parecido al de Mila lo encontramos en el de Terelu Campos.

Terelu Campos, el negocio de la enfermedad

El lunes 16 de enero de 2012, Terelu Campos confesó en directo (ante casi un 19% de la audiencia) que iba a ser operada, dos días después, de un tumor en el pecho. Lo hizo en directo, en un apartado junto a Jorge Javier Vázquez y a eso de las 18.00h ya que en aquella época, esa era la hora de mayor audiencia del programa puesto que ya habían acabado las telenovelas de Antena3  y así se aseguraban un share mayo de media.

Terelu ha sido, sin duda, la que más rentabilidad le ha sacado a sus enfermedades. Ha tenido cáncer dos veces y las dos las ha vendido tanto al ‘Deluxe’ como  a diversas revistas.

Sí, ya sabemos que no es el caso de Mila, que esta, de momento, no se ha lucrado de su enfermedad (y podría hacerlo si quisiera) pero lo criticable es cómo ‘Sálvame’ se ha aprovechado y explotado de todas las desgracias de sus colaboradores.

Kiko Matamoros y su ‘ceguera’ en el ‘Deluxe’

Hay más. En 2011 se anunció que Kiko Matamoros iba a contar algo terrible en el ‘Deluxe’ el colaborador cobró extra para confesar que padecía una enfermedad que le iba a dejar ciego  en pocos meses. Nunca más se supo.

Las adicciones de Belén Esteban

La drogadicción es una enfermedad muy grave que también se ha utilizado en varias ocasiones como reclamo en ‘Sálvame’. El caso más conocido es el de Belén Esteban, que se marcó un ‘Deluxe’ para sacar sus análisis de sangre en los que se aseguraba que estaba ‘limpia’. Luego recayó y volvió a vender su recuperación en varias ocasiones.

También han sido muchos los intivitados que han querido sacar dinero contando sus enfermedades. Algunos ejemplos son Carmen Borrego (coronavirus), Sofía Cristo (drogodependencia), Alonso Caparrós (drogodependencia) o María Jiménez (cáncer).

La trágica vida de Carmen Borrego 

El problema, repetimos no es que alguien venda sus enfermedades (de algo hay que comer), ni que el programa se lucre de ello. El problema real es que nosotros, la audiencia, ya no sabemos distinguir entre drama y tragedia. Hay que ponerle un límite a la pornografía emocional, sino terminaremos absolutamente anestesiados e insensibles. Oh, un momento; ¿No lo estamos ya?

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído