En el programa de Telecinco el precio a pagar para concursar es demasiado alto

‘La isla de las tentaciones 2’ o cómo la televisión destroza a los anónimos

Casi ninguno llega a vivir de la televisión y, encima, se les destroza la vida

'La isla de las tentaciones 2' o cómo la televisión destroza a los anónimos

¿Por qué alguien quisiera participar en ‘la isla de las tentaciones’? ¿Por fama? La mayoría son olvidados tras el emisión del show. ¿Por dinero? No les pagan mucho.

Para colmo, el programa de Telecinco, lo que consigue, es destrozarle la vida a esta panda de anónimos que, encima, estarán estigmatizados para siempre.

Rivalidad entre mujeres, celos patológicos y mucho riesgo: el grave problema de ‘La isla de las tentaciones 2’ 

El peligro de la telerrealidad

Con ‘Gran Hermano’, hace ya 20 años, la televisión cambió. Hasta ese momento, ser famoso implicaba tener una profesión determinada o haberlo conseguido por méritos propios. Pero los realities, lo que consiguieron fue que cualquiera pudiera ser una celebridad.

El problema es que son pocos los concursantes de realities que consiguen mantenerse después. De cada concurso que se emite, sólo dos o tres, como máximo, se convierten en estrellas mediáticas. Y si lo hacen, luego aparece el siguiente show y nos olvidamos de ellos.

La crueldad de ‘La isla de las tentaciones 2’

Pero en el caso de ‘La isla de las tentaciones 2’ es más cruel si cabe. Este es un formato basado en la infidelidad, en el hecho de destrozar parejas.

Te pasas un mes en una isla de República Dominicana, cuerpo de rey, y dejándote seducir por chicos y chicas espectaculares. No está nada mal como premio aunque no paguen demasiado, sobre todo si eres anónimo.

La rentabilidad viene después, con las exclusivas, las redes sociales y los bolos. Pero hay que recordar que para destacar en ‘La isla de las tentaciones’ hay que dar juego, es decir, es infiel.

Para empezar, lo mínimo que te puede pasar ahí es quedarte sin pareja. Eso en sí no tiene que ser malo (si era una relación tóxica, pues adiós) pero tampoco bueno.

Pero si hay infidelidad hay dos opciones: Ser el ‘malo’ o el ‘cornudo’, lo que te va a condenar socialmente por mucho gente.

Este año, por ejemplo, cuando Mayka o Pablo vuelvan a Murcia serán señalados por la calle, ella por ‘golfa’ y él por ‘pringao’.

La exposición emocional en este programa es superior, incluso, a la de ’Gran Hermano’. Es pornografía sentimental.

Lo bueno de ‘La isla de las tentaciones’ es que es una cantera para nuevos famosos en Telecinco para poder cubrir otros programas pero de la primera edición, por ejemplo, la única que ha tenido ‘carrera’ en Mediaset fue Fani Carbajo. Del resto ya nos hemos olvidado.

‘La isla de las tentaciones’ puede destrozar a sus concursantes, sobre todo si son anónimos. Allí nunca triunfa el amor. La tele los arrasa, les hace cambiar, se convierten en algo que no eran. 

Entrar en la telerrealidad tiene un precio demasiado alto y pan para un día. No deja de ser sorprendente que haya tanta gente que quiera ir allí a permitir que te revienten tu existencia de manera pública.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído