Ni mascarillas ni distancia social

La incoherencia de Pablo Motos es digna de estudio: 30 músicos en el plató sin medidas de seguridad

¿Deberían dar ejemplo las televisiones o basta con que se hagan pruebas PCR?

La incoherencia de Pablo Motos es digna de estudio: 30 músicos en el plató sin medidas de seguridad

Lo que ocurrió el martes 10 de noviembre de 2020 en ‘El Hormiguero’ es digno de análisis por muchos motivos.

Motos, Tosar y el coronavirus

Ese día, el programa de A3 recibió al actor Luis Tosar, quien presentaba ‘Los favoritos de Midas’, la nueva mini serie de Netflix que se estrena el 13 de noviembre de 2020.

Como es habitual este año en ‘El Hormiguero’, Pablo Motos habló del coronavirus, señalando trucos para no contagiarse el ilustrando a su invitado sobre cómo le ha afectado anímicamente la pandemia:

Con lo del coronavirus vives una montaña rusa de emociones. Te levantas a las 10 y estás animado, a las 11 te da un bajón, a las 12 te intentas volver a animar. En un día tienes más cambios que un tertuliano del chiringuito

Pero claro, luego llegó la polémica.

Músicos sin medidas de seguirdad

Motos decidió crear un concurso muy musical para Luis Tosar con la ayuda de la Film Symphony Orchestra. La orquesta retó al actor y al presentador a averiguar conocidas bandas sonoras como son las del Equipo A, Star Wars o Indiana Jones.

Todo bien, típica prueba lujosa de ‘El Hormiguero’. Problema; que había 30 trompeteros en 20 metros cuatros, apelotonados, sin mascarillas mucgos de ellos y sin distancia social.

Que sí, que Pablo Motos no paró de lavarse las manos con que todos se habían hecho la prueba PCR y que no había ‘peligro’ de contagio. Las redes sociales, obviamente, le machacaron.

Aquí hay dos asuntos a tratar. Primero deberíamos aclararnos si queremos la cultura de siempre o no.

Lo que hizo Pablo Motos con los músicos no es distinto que lo que se hace en cualquier serie de televisión o película que se haya grabado desde el inicio de la pandemia.

Echamos de menos, como vehículo escapista, una televisión lujosa. Los platós vacíos, sin público, nos siguen recordando a la pandemia.

Dicho esto, Pablo Motos no tiene excusa. No puede pasarse meses creyéndose un experto mundial de la pandemia y diciéndole a todo el mundo lo que tiene que hacer y no dar ejemplo.

Encima, presumir de hacer pruebas PCR a diestro y siniestro es una grosería. ¿Sabe lo caras que son y que muchos sanitarios no pueden hacérsela?

A ver, que este debate no es nuevo. Hacen lo mismo en ‘MasterChef’ (caso más grave puesto que es en una cadena pública) y en mil otros programas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído