En un año tan complicado, ¿necesitamos la frivolidad de la presentadora o debería cortarse un poco?

Pedroche se lo juega todo con las Campanadas 2020: dilema entre menos tela y más carne o pudor y recato

Está claro que Ana Obregón, en TVE, triunfará en audiencia aunque Pedroche se juega mucho

Pedroche se lo juega todo con las Campanadas 2020: dilema entre menos tela y más carne o pudor y recato

Las Campanadas para dar la bienvenidas al 2021 son cruciales, un símbolo social, y las televisiones se juegan mucho, en especial A3. ¿Por qué?

Seis años de polémicas

Seis años, seis vestidos, seis polémicas y mucha publicidad. Así podríamos definir el trabajo de Cristina Pedroche dando las Campanadas para Atresmedia.

Todo comenzó en 2014, cuando la presentadora dio las campanadas en laSexta con un vestido negro de transparencias y prácticamente iba en ropa interior. El debate estaba servido: ¿Cosificación de la mujer o libertad individual?

Ella defendía su derecho a vestir como le da la gana y tiene toda la razón del mundo. El feminismo no debería atacar a la mujer que quiera explotar su sensualidad y su cuerpo.

Eso sí, en la polémica, Atresmedia vio un filón y por eso , al año siguiente, ascendieron a Pedroche (junto a Alberto Chicote) a dar las Campanadas en Antena3.

Y cada año la misma escena. Pedroche creando expectativas sexuales con un señor, a su lado, bien tapadito y con menos atractivo físico que ella. Algo rancio sí parece.

Pero claro, como estrategia comercial, Antena3 lo ha hecho estupendamente. Antes del cada 31 de diciembre se ceba bien la pregunta de qué se va a poner la Pedroche este año.

Pedroche es más que un vestido. La chica es una buena comunicadora, tiene desparpajo y talento, el problema  es que tanto ella como su empresa se empeñen en venderla única y exclusivamente como un cuerpo.

¿Desnuda o de enfermera?

Pero este año, el 2020, es especial. Cristina Pedroche se lo juega todo. Cualquier paso en falso  puede costarle caro- aunque, a lo mejor  es lo que quiere-.

Por un lado, lo obvio. El 2020 ha sido terrorífico, el peor año para varias generaciones. Que Pedroche haga como si nada y enseñe más carne puede tomarse como una frivolidad, un insulto.

Por otro lado: ¿No necesitamos precisamente este tipo de distracciones para evadirnos? La televisión, entre otras cosas, es espectáculo y una vía de escape. Puede que debatir sobre el vestido de Pedroche sea  algo bueno, un paso más hacia la normalización.

Se rumorean muchas cosas sobre el atuendo de la de Vallecas. Se dice que hará un homenaje a los sanitarios, que  incluso puede ir vestida de enfermera (espero que no de enfermera sexy).

En este caso no hay grises. O da espectáculo y enseña ‘carne’ o directamente que vaya elegante, recatada y sin más. Si intenta  hacer un homenaje a las víctimas de la pandemia mientras que que va semi desnuda podría verse como una ofensa (aunque no debería).

Por otro lado, Pedroche, en esta ocasión, tiene una dura competencia: Ana Obregón. La mítica presentadora dará las Campanadas en TVE en el año en el que ha perdido a su hijo.  Va a ser un momento cumbre de nuestra televisión, no por el morbo, sino porque no olvidemos que Obregón es un icono en las Campanadas.

Pedroche, pues, lo tiene complicado. O no. Al final todos estamos hablando de ella otra vez. Es TT en Twitter durante todo el día.  Objetivo cumplido.

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído