La presentadora, en el punto de mira

La pregunta del millón: ¿Carlota Corredera está hundiendo ‘Sálvame’ con su feminismo radical?

¿Está alejando a la audiencia por su apoyo a Rocío Carrasco?

La pregunta del millón: ¿Carlota Corredera está hundiendo ‘Sálvame’ con su feminismo radical?

Carlota Corredera no está bien. Eso dice ella. La presentadora de ‘Sálvame’ está en el ojo del huracán y muchos la culpan de la caída de audiencia del programa. Una idea tal peregrina como curiosa.

La crisis de ‘Sálvame’: una nueva trama para atrapar al espectador

El titular es que ‘Sálvame’ está perdiendo su liderazgo en las tardes televisivas.

En agosto de 2021 el público se ha decantado más por ‘Tierra amarga’ (la nueva novela turca de A3) que por los dramas (ya repetitivos) del ‘cortijo’ de Telecinco.

Pero quien se piense que este es el final de la era ‘Sálvame’ se equivoca.

El programa de La fábrica de la tele, como todo en Mediaset, se alimenta de otros espacios de la casa. Agosto es el mes con menos consumo televisivo y sin grandes estrenos.

Ahora, en el nuevo curso, cuando se estrenen realities como ‘La isla de las tentaciones’, ‘Secret Story’ o ‘En el nombre de Rocío’ va a cambiar la película. ‘Sálvame’ va a tener contenido de sobra para volver a batir récords de audiencia.

Todo esto lo saben los responsables del show y por eso han decidido sacarle partido a la ‘crisis de ‘Sálvame’’. ¿Cómo? Creando una trama de ello.

Llevan semanas hablando de lo mal que están, despidiendo a colaboradores en directo (Antonio Canales), echando culpas y acusándose todos con el dedo. En definitiva, creando contenido.

Pero la que ha salido peor parada de todo esto (al menos en apariencia) ha sido Carlota Corredera.

En Twitter lleva días siendo Trending Topic el hasthag #CarlotaHundeSalvame. Se quejan, muchos internautas, de que la presentadora en la ‘culpable’ de la deriva de su programa. ¿Esto es cierto? No.

La ‘culpa’ de todo es de Rocío Carrasco

De momento, la televisión de 2021 ha estado dominada por un solo nombre: Rocío Carrasco.

en marzo de 2021, se estrenó ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, docuserie de éxito espectacular en la que la hija de Rocío Jurado denunciaba (con más pruebas de las que se habían dado antes) los maltratos sufridos por parte de Antonio David.

Entonces se inició el “Yo sí te creo, Rocío”, movimiento de apoyo a Carrasco que provocó que Antonio David Flores fuese despedido de todos los programas de Mediaset en los que participaba.

Es curioso que, primero, Flores, no haya sido condenado (tampoco es inocente puesto que su causa sigue abierta) y que  sus jefes supieran, desde hacía meses, el contenido de la serie documental y aún así no le despidieran hasta que ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’ se estrenó.

Así, el grupo de fans de Rocío Carrasco, con Carlota Corredera a la cabeza y con la ayuda de Irene Montero, proclamó a Telecinco como la cadena más feminista del país.

Nos ‘enseñaron’ lo que era la violencia vicaria,  el maltrato silencioso o la violencia mediática. Todo muy bien. Muchas mujeres se sintieron identificadas y denunciaron, gracias al ejemplo de Rociito, a sus agresores. Es aquí cuando se hace tangible la necesidad de tener referentes mediáticos.

El problema es que a Telecinco le importan bien poco los derechos de las mujeres. Mediaset quiere rentabilidad

Con Antonio David fuera de juego había que crear un conflicto, por lo que usaron a Rocío Flores y a Olga Moreno como ‘armas’.

La hija de Rocío Carrasco y la mujer de Antonio David han sido las caras visibles de la lucha, de la llamada ‘marea azul’ (aquellos que apoyan a la familia Flores).

Y es esta ‘marea’ la que pide la cabeza de Carlota desde las redes sociales.

Pero esto es lo que le interesa a Telecinco: Crear debates sociales que enfrenten mientras que ellos se frotan las manos con los datos de audiencia.

Carlota, la ‘víctima’

Decía Jorge Javier Vázquez en una entrevista reciente, que Kiko Matamoros quiere ser despedido de ‘Sálvame’ para decir que es una víctima del feminismo más radical. Puede ser, pero, por esa regla de tres, Carlota Corredera quiere ser víctima del machismo.

El 2 de septiembre de 2021, la presentadora aseguró, muy emocionada, que nunca dejará de luchar por el feminismo y por las mujeres maltratadas por mucho que se metan con ella y la insulten. Bravo.

El problema de tener una ideología tan marcada (con la que obviamente hay que estar de acuerdo) es que la gallega trabaja en una empresa que es todo lo contrario.

Mientras que Carlota defiende a capa y espada a Rociito, permite que se insulte y se veje a mujeres como Anabel Pantoja o a la mismísima Rocío Flores.

¿Corredera es víctima o culpable? Es una empleada. Hace lo mejor para su empresa.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Lo más leído