Por Ana Villarrubia Mendiola.

Una persona adulta realiza entre 16 y 24 respiraciones cada minuto. Si tomamos la cifra promedio de 20 respiraciones por minuto estaríamos hablando de unas 1200 respiraciones por hora… ¿De cuántas de ellas eres consciente?

La respiración no es solo un proceso orgánico indispensable para la vida. Con un entrenamiento relativamente sencillo puedes convertirla en una útil herramienta para el control de tu nivel de activación.

Numerosas Técnicas de Relajación, Meditación o Mindfulness incorporan de hecho el control rítmico y voluntario de la respiración como base para la conquista de ciertos estados mentales óptimos para la salud psíquica de las personas.

¿Te apetece entrenar una de estas técnicas? Te detallo a continuación el proceso a seguir para entrenar la Respiración Profunda:

Lo ideal es que entrenes la Respiración Profunda durante dos semanas una o dos veces al día, hasta que se automaticen los procesos mediante los cuales se llega a la relajación y así ésta pueda ir alcanzándose de manera más y más sencilla y rápida cada día.

Entrenada con constancia, la Respiración Profunda acabará siendo una herramienta eficaz para controlar la ansiedad en momentos más críticos.

Ana Villarrubia Mendiola dirige desde 2012 el centro de psicología cognitivo-conductual Aprende a Escucharte en Madrid.