¿Estás pasando una ‘crisis existencial’? Aquí tienes algunas pautas útiles para manejarla

Por Nuria Torres Marcos

“No soy feliz”, “No sé qué hacer con mi vida”, “Estoy perdido” son algunos de los pensamientos que aparecen cuando adviertes que las cosas no son como deberían ser o como deberían haber sido o cuando tus emociones no se corresponden con la situación positiva en la que te encuentras.

A partir de este momento, lo más común es entrar en pánico y querer dar un giro de 180 grados a tu vida, aunque a veces no es posible, probablemente no puedas deshacerte de tu hijo y de tu pareja, dar carpetazo a tu jefe, o irte a otra ciudad a vivir, por lo que solemos darle vueltas a nuestra situación sintiéndonos realmente mal.

Si vivimos pensando en nuestra falta de felicidad, será la definición que inconscientemente le estaremos dando a nuestra vida, y haremos que  nuestro mundo se convierta en el peor lugar donde vivir.

La solución está en nuestras manos, debemos empezar a dejar de guiarnos por lo que debería ser, y empezar a centrarnos en lo que es. No significa que sigas acomodándote y no hagas nada, sino que te aceptes a ti mismo y la vida que llevas. Para empezar, aquí van algunas pautas:

  1. Escribe en una lista aquellas cosas que en tu día a día te hacen feliz. Ponlas en un lugar visible, así siempre recordarás los motivos que te ayudan a avanzar. Puedes ir añadiendo nuevos aspectos siempre que lo desees.
  2. Establece objetivos y metasque no has llegado a conseguir y que deseas; a su vez divide estos en aquellos que pudieras realizar y en los que por alguna circunstancia es muy improbable conseguirlos (por ejemplo ser millonario, ser deportista de élite, o ser como otra persona son más improbables, pero aprobar una oposición, estar más delgado, o cambiar de trabajo son más posibles). Recuerda ser realista.
  3. Ser consciente de que existen ciertas cosas o circunstancias que se alejan de tu control y posibilidad; si continuamente estás pensando en todas aquellas cosas que jamás podrás conseguir, es muy improbable que sigas teniendo energía y motivación para conseguir aquellas que si puedes.
  4. Divide los objetivos conseguibles en pequeños cortos pasos; así no solo te será más fácil llegar hasta ahí, sino que además te sentirás mejor contigo mismo por ir
  5. Es normal que te encuentres con dificultadeso problemas, no es tu capacidad para atraer lo negativo, ni tu incapacidad para conseguir tus objetivos. Acepta lo que ha ocurrido y céntrate en buscar una solución. Sólo tú tienes el poder de dominarte a ti mismo, tus sentimientos, tus victorias, incluso tus fracasos. Cambia el punto de mira, pasa de dar vueltas al problema a dar vueltas a las soluciones.
  6. Y por último, recuerda recompensarte por cada pequeño logro. No debe ser algo material, sino un reconocimiento personal de valía y capacidad.

Todo es modificable, solo tienes que querer cambiar, y trabajar para conseguirlo.

 

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.