Nuria TorresPor Nuria Torres Marcos

No es extraño encontrarnos con niños y adolescentes que tienen la voluntad de tener éxito en los estudios, e incluso dedican muchas horas de su niñez y juventud para conseguirlo, pero generalmente no consiguen los resultados esperados. Estos casos son, sin duda, los más desmotivadores para estas personas y sus familiares, quienes les exigen esos resultados que nunca llegan.

En la mayoría de estos casos, las respuestas esconden déficits conductuales y emocionales que demandan ser trabajados para que su mejoría se refleje en la consecución de los resultados escolares esperados. Aunque muchos son los factores que inciden en ello, encontramos casos cuyas soluciones están al alcance de la mano de los estudiantes y sus familias.

Desde el Centro de Psicología ‘Aprende a Escucharte queremos proponer las siguientes pautas para manejar la situación:

Es importante fijar el tiempo en función de la carga de tareas que generalmente solamos tener, pues lo ideal es que nos dé tiempo a terminarlas. En épocas en que la cantidad de tareas pueden variar (como por ejemplo, en épocas de examen), el tiempo dedicado también deberá variar para ajustarse, de esta manera, al cambio.

No es nada recomendable usar las horas de sueño para realizar tareas escolares; estas deben de realizarse en horas del día. El sueño nos sirve para reparar nuestro cuerpo y nuestra mente, y solo con una mente reparada podremos dar todo lo mejor de nosotros mismos ante un examen. Si afrontamos este examen con pocas horas dormidas, estaremos minimizando nuestras posibilidades de obtener buenos resultados.

 

 

 

Una de las mejores tareas para reforzar la mayoría de estas habilidades es la lectura en general, sin importar la temática o el formato (no necesitamos que el objeto de la lectura sea un libro; puede ser una revista, un artículo o una página web). Si nuestro problema es la concentración, deberemos aprender a relajarnos y a focalizar nuestra atención en una sola tarea.

El éxito escolar es el resultado de un conjunto de ideas, pero sus frutos no son inmediatos, sino que se observan a medio plazo.

Según cada caso personal, este trabajo puede realizarse en casa, bastándose simplemente con un asesoramiento puntual o bien requerirá una atención psicológica ofrecida por un profesional especializado.

firma grande

Nuria Torres Marcos es Psicóloga (Colegida M-26071) en el Gabinete Psicológico ‘Aprende a Escucharte‘.