El Yihad de los fieles más devotos y los creyentes más vertientes del Islam vuelve a segar la vida de pakistaníes.

Los guerreros yihadistas han eliminado a más de 45 musulmanes en Pakistán que no son suficientemente devotos del Islam.


Dos bombas han explotado casi de manera simultánea en las afueras de Islamabada, la capital paquis
taní.


La cadena de televisión Dawn informó que el atentado islamoterrorista tuvo lugar en la puerta de acceso a una fábrica de armas de la zona de Wah Cantt, en la localidad de Taxila.

Al menos 45 personas han muerto en este sacrificio ofrendado a Alláh por los fieles más devotos del Islam.

La cadena de televisión paquistaní Dawn ha informado que al menos 45 personas han muerto y otras sesenta permanecen heridas tras dos atentados terroristas islamikazes perpetrados de forma casi simultánea en las afueras de la capital paquistaní.

Las explosiones tuvieron lugar en las puertas de acceso a una importante fábrica militar de armas de la zona de Wah Cantt, en la localidad de Taxila.

Los terroristas islamikazes hicieron estallar las dos cargas explosivas que portaban en una zona situada a unos treinta kilómetros de Islamabad, donde el Ejército dispone de un gran número de instalaciones.

Gran parte del personal de la fábrica, donde trabajan varios miles de personas, estaba abandonando el recinto cuando se registraron las explosiones.

Pakistán está sufriendo una ola de atentados islamikazes, con ataques en varias ciudades de todo su geografía como Pesháwar y Dera Ismail Khan (noroeste) y Lahore (este), que han más de cincuenta víctimas mortales en los últimos diez días.

También Argelia está sufriendo el envite islamoterrorista de los yihadistas, basándose en el Corán, la Sahri´a y Alláh.

Los talibanes paquistaníes han advertido de que los ataques continuarán mientras persista la operación que el Ejército ha lanzado contra los terroristas en la demarcación tribal de Bajaur, en la frontera con Afganistán, donde en dos semanas han fallecido más de seiscientas personas en combates.

¡¡ Para que llorar por esos pakistaníes que han muerto en el sacrificio a Alláh, si Alláh se deleita en la muerte de los infieles, y de los musulmanes, pero no muy musulmanes, como lo son los yihadistas. Los yihadistas si que saben sacrificar sus vidas por Alláh, ese Alláh sediento de sangre !!

El silencio de los izquierdistas es ensordecedor.

El izquierdismo, como su aliado el nazismo, desvía la mirada constantemente ante la barbarie del islamofascismo.

El silencio de las masas musulmanas ante las atrocidades de la barbarie islamonazi contra los israelíes, y posteriormente contra los cristianos, se ha vuelto contra las mismas masas, ahora son ellas el objetivo de los fieles más devotos del Islam, los yihadistas.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído