Muerte en Irak

El lunes 10 de mayo de 2010 fieles muy devotos sunnitas del Islam cometieron atentados en diversos lugares de Irak, de mayoría chiíta. [1]
Fueron asesinados 119 musulmanes por sus correligionarios de Al Qaeda, mayormente en las ciudades chiítas de Hilá y Basora. Todos estos crímenes fueron cometidos en nombre de Alá, del Islam y del Corán.

En la ciudad de Hila, a unos 100 kilómetros al sur de Bagdad, al menos 35 personas murieron tras la explosión de dos autos bomba en el estacionamiento de una fábrica de tejidos.

Las explosiones se produjeron en el momento en que los trabajadores abandonaban la planta. Cuando los equipos de rescate acudieron al lugar para ayudar a las víctimas, un islamikaze hizo detonar un cinturón de explosivos que tenía adosado al cuerpo. [2]

En Suwayrah, un pueblo situado 60 kilómetros al sur de Bagdad, al menos 11 personas perdieron la vida en dos ataques por islamikazes contra un mercado abarrotado de gente.

En Faluya, al oeste de Bagdad; en Baquba, capital de la provincia central de Diyala; en las áreas de Tarmiyah, Abu Graib y de Iskandariya, al norte, oeste y sur de Bagdad, respectivamente; en la ciudad septentrional de Mosul, algunos de estos ataques fueron efectuados por insurgentes armados con armas automáticas con silenciadores. [3]

Los iraquíes que viven en los campos de refugiados en el interior del país aumentaron un 25% desde 2009, informó un responsable del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (UNHRC) en Bagdad.

Según Daniel Endres, representante del UNHCR, en Irak existen oficialmente 1,5 millones de iraquíes sin techo, aunque se trata de un dato que no ha sido actualizado.

«El número de sin techo en Irak es de 1,5 millones y entre ellos 500.000 viven en campos», dijo Endres, precisando que la mayor parte de esas personas vive con parientes y que la población de los campos pasó de 400.000 en 2009 a medio millón en la actualidad, de los cuales 260.000 se encuentran en Bagdad. [4]

Donde hay islamismo, existe persecución

El arzobispo latino de Bagdad, Jean Benjamín Sleiman, se refirió en julio de 2009 al grave problema de la persecución religiosa a la que se ven sometidos las minorías cristianas por los musulmanes y que en los últimos años ha provocado el exilio del país de al menos la mitad de los cristianos iraquíes.

Para Jean Benjamín Sleiman, la situación de los cristianos en Irak –una minoría integrada por alrededor de medio millón de creyentes pertenecientes a alguna de las 14 Iglesias cristianas presentes en el país– es más precaria en los lugares donde el islamismo tiene mayor poder. [5]

¿Qué religión es ésta que permite que en su nombre se asesine a sus propios correligionarios?

¿Por qué no hay manifestaciones de musulmanes, tanto los que viven en países musulmanes, como los que viven en Occidente, contra la violencia de los yihadistas?

¿Cómo sería considerado y catalogado el cristianismo si se produjera una situación análoga entre diferentes corrientes o iglesias?

¿No sería vilipendiado y despedazado el Papa y los líderes de las diversas iglesias?

¿No sería considerado el cristianismo como una religión perversa?

La Biblia, libro base y fundamental del Cristianismo no permite el asesinar al no cristiano, pero el Corán está lleno de citas en las que impele a sus fieles al Yihad.

Corán 2:193: Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá. Si cesan, no haya más hostilidades que contra los impíos.

Corán 4: 74: ¡Que quienes cambian la vida de acá por la otra combatan por Alá! A quien combatiendo por Alá, sea muerto o salga victorioso, le daremos una magnífica recompensa.

Corán 4:84: ¡Combate, pues, por Alá! Sólo de ti eres responsable. ¡Anima a los creyentes! Puede que Alá contenga el ímpetu de los infieles. Alá dispone de más violencia y es más terrible en castigar.

Corán 4; 89: Querrían que, como ellos, no creyerais, para ser iguales que ellos. No hagáis, pues, amigos entre ellos hasta que hayan emigrado por Alá. Si cambian de propósito, apoderaos de ellos y matadles donde les encontréis. No aceptéis su amistad ni auxilio,

El asesinar infieles en nombre de Alá no tiene porque provocar crítica alguna, ni oposición ni remordimientos en el musulmán pues es el mismo Alá quien mata al infiel a través del fiel creyente musulmán.

Corán 2: 216: Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene. Alá sabe, mientras que vosotros no sabéis.

Corán 8: 15-20: ¡Creyentes! Cuando os encontréis con los infieles marchando, ¡no les volváis la espalda!
Quien ese día les vuelva la espalda -a menos que sea que se destaque para acudir a otro combate o para incorporarse a otra tropa – incurrirá en la ira de Alá y tendrá la gehena por morada. ¡Qué mal fin…!
No erais vosotros quienes les mataban, era Alá Quien les mataba. Cuando tirabas, no eras tú quien tiraba, era Alá Quien tiraba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alá todo lo oye, todo lo sabe. ¡Ahí tenéis! Y que Alá hará fracasar la artimaña de los infieles. …
«¡Creyentes! ¡Obedeced a Alá y a Su Enviado! ¡No le volváis la espalda mientras oís…!»

Corán 8: 65: ¡Profeta! ¡Anima a los creyentes al combate! Si hay entre vosotros veinte hombres tenaces, vencerán a doscientos. Y si cien, vencerán a mil infieles, pues éstos son gente que no comprende.

Corán 9: 73: ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas, sé duro con ellos! Su refugio será la gehena. ¡Qué mal fin…!

Corán 9 5: Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores (cristianos por asociar Jesús con Dios) dondequiera que les encontréis ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso.

La guerra y combate contra el infiel Alá lo da en provecho del musulmán:

Corán 29:6: Quien combate por Alá combate, en realidad, en provecho propio. Alá, ciertamente, puede prescindir de las criaturas.

La validez y corrección coránica del Yihad, la guerra contra el infiel, no permite diferentes interpretaciones, a pesar de que apologistas occidentales del Islam afirmen lo contrario:

Corán 47:20-24: Los creyentes dicen: «¿Por qué no se revela una sura?» Pero, cuando se revela una sura unívoca en la que se menciona el combate, ves que los enfermos de corazón te miran como mira uno a quien ronda la muerte. Más les valdría obedecer y hablar como es debido. Y, una vez tomada una decisión, lo mejor para ellos sería que fuesen sinceros con Alá. Si volvéis la espalda, os exponéis a corromper en la tierra y a cortar vuestros lazos de sangre. A éstos es a quienes Alá maldice, volviéndoles sordos y ciegos. ¿Es que no meditan en el Corán ¿O es que sus corazones están cerrados con candado?

Corán 66:9: ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas! ¡Muéstrate duro con ellos! Tendrán la gehena por morada. ¡Qué mal fin…!

Corán 4:76-77: Quienes creen, combaten por Alá. Quienes no creen, combaten por los taguts. Combatid, pues, contra los amigos del Demonio. ¡Las artimañas del Demonio son débiles! ¿No has visto a aquéllos a quienes se dijo: «¡Deponed las armas! ¡Haced la azalá y dad el azaque!»? Cuando se les prescribe el combate, algunos de ellos tienen tanto miedo de los hombres como deberían tener de Alá, o aún más, y dicen: «¡Señor! ¿Por qué nos has ordenado combatir? Si nos dejaras para un poco más tarde…» Di: «El breve disfrute de la vida de acá es mezquino. La otra vida es mejor para quien teme a Alá. No se os tratará injustamente en lo más mínimo».

Pero no está justificado el combate contra los infieles judíos y cristianos que aceptan someterse a vivir bajo un gobierno musulmán, previo pago del tributo, la jizya:

Corán 4:90: a menos que sean aliados de gente con la que os una un pacto, o que vengan a vosotros con el ánimo oprimido por tener que combatir contra vosotros o contra su propia gente. Si Alá hubiera querido, les habría dado poder sobre vosotros y habrían combatido contra vosotros. Si se mantienen aparte, si no combaten contra vosotros y os ofrecen someterse, entonces no tendréis justificación ante Alá contra ellos.

Y si los dhimmis judíos y cristianos no se someten al Islam, Alá ha dado la orden de “matadles”, el fiel creyente del Islam tiene pleno poder sobre la vida de ellos:

Corán 4: 91: Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.

Corán 49: 15: Son creyentes únicamente los que creen en Alá y en Su Enviado, sin abrigar ninguna duda, y combaten por Alá con su hacienda y sus personas. ¡Ésos son los veraces!
Combatid contra el infiel es una orden de Alá: el mismo musulmán tiene que combatir por Alá.

Corán 5: 35: ¡Creyentes! ¡Temed a Alá y buscad el medio de acercaros a Él! ¡Combatid por Su causa! Quizás, así, prosperéis.

¿Por qué en Occidente no se critica la base ideológica de los yihadistas?

¿Por qué no se juzga al islamismo, tomando sus propios textos religiosos como fundamento ideológico del crimen?

¿Por qué a los atacantes suicidas que asesinan cometiendo “martirio” en nombre del Islam no se les califica de islamikazes?

¿Si esa es la actitud de los fieles más devotos y creyentes más fervientes del Islam hacia sus correligionarios y conciudadanos, cómo será la que tengan contra aquellos que son catalogados de infieles?


NOTAS

[1] http://espectaculos.eluniversal.com/2010/05/11/int_ava_irak-refuerza-seguri_11A3874697.shtml

http://espectaculos.eluniversal.com/2010/05/11/int_ava_irak-refuerza-seguri_11A3874697.shtml

[2] http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/05/100510_1645_irak_ataques_hilla_alf.shtml

[3] http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=378111

[4] http://latercera.com/contenido/678_258660_9.shtml

http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/rubriche/mundo
/20100511184335077692.html

[5] http://www.zenit.org/article-31903?l=spanish

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído