La destructora Tormenta Ali, aparte de azotar en los últimos días a Irlanda y el Reino Unido con ráfagas de viento de más de 140 kilómetros por hora, y provocar lluvias torrenciales que han dejado un saldo de cientos de miles de hogares sin electricidad, también estuvo a punto de provocar un accidente aéreo.

Contacto Travellers @monzonpaul

El pasado 19 de septiembre, cuando un avión de Air France, estaba aterrizando se vio obligado a abortar su aterrizaje en el aeropuerto de Birmingham porque las potentes ráfagas de Ali sacudieorn la aeronave e hiceron que se volteara de costado.

Al piloto no le quedó más remedio que hacer ascender el avión para evitar estrellarse. Estas son las imagenes de ese escalofriante momento.