Más allá de 2001 Fundaciontelefonica

Tomando como punto de partida '2001: Una odisea del espacio' de Stanley Kubrick, esta exposición nos invita a un viaje por los orígenes, el presente y el futuro de la inteligencia humana y de uno de sus proyectos más ambiciosos: la inteligencia artificial.

Contacto Travellers @monzonpaul

Nuestros más remotos ancestros crearon instrumentos rudimentarios -tecnologías- de piedras y huesos, que desempeñaron un importante papel en la supervivencia de la especie. Hoy creamos computadoras y programas de IA, que corroboran el extraordinario avance del conocimiento humano y anuncian importantes transformaciones en nuestras sociedades.

La película que mejor ha trazado esta transición es ‘2001: Una odisea del espacio‘, de Kubrick, estrenada hace ahora cincuenta años. En sus tres episodios, el reparto de los protagonistas incluye tanto al mono humanoide de hace cuatro millones de años que descubre la «primera» arma, como al ordenador superinteligente HAL 9000, la más avanzada tecnología que controla la nave espacial Discovery y a sus tripulantes.

Preguntado por la inteligencia artificial, Stanley Kubrick escribió: "Una de las cuestiones más fascinantes que surgen al imaginar ordenadores más inteligentes que los seres humanos es hasta qué punto la inteligencia automática merece la misma consideración que la inteligencia biológica. Uno podría sentirse tentado de preguntarse en qué es menos sacrosanta la inteligencia artificial que la inteligencia biológica. Y podría llegar a ser difícil optar por una conclusión halagadora a favor de la inteligencia biológica". Medio siglo después de su película y de la novela homónima de Arthur C. Clarke, parece más relevante que nunca replantearse esta pregunta.

Comisariada por Claudia Giannetti,-una de las especialistas más relevantes del media art- esta exposición está articulada también en tres ejes temáticos: El despertar de la inteligencia, En el universo de la IA y El futuro de las inteligencias y más allá del infinito. La muestra establece analogías entre escenas de ‘2001' acompañadas de documentos y manuscritos originales de Kubrick, y una selección de piezas y obras significativas que permiten descubrir la relación entre seres humanos y máquinas "pensantes". La estructura narrativa de esta exposición se articula en torno a diez preguntas, que plantean aspectos relevantes acerca de la inteligencia humana y de las potencialidades de las tecnologías de IA.

Con un especial acento en la sinergia entre arte, ciencia y tecnología, el principal propósito de este proyecto es mostrar la evolución de la inteligencia humana y artificial a partir de sus hitos históricos, sus aplicaciones actuales y las fascinantes perspectivas que sugiere el por venir.

El primer eje temático, El despertar de la inteligencia humana, versa sobre el cerebro humano y sus redes neuronales, que propician nuestra mente simbólica inteligente y la capacidad de invención de instrumentos. Como piezas destacadas en esta sección tenemos una instalación audiovisual del artista inglés Mat Collishaw, homenaje a ‘2001'; el original de ‘Arbor scientie venerabilis' con el dibujo del árbol del Conocimiento (1515) de Ramón Llull; varios dibujos originales de tipos de células neuronales de Santiago Ramón y Cajal (1899) y también el guion original de ‘2001'.

Una réplica videográfica del interior de la nave Discovery de ‘2001' introduce el espectador en la esfera de HAL 9000 y, con ello, En el universo de la IA, el segundo eje temático, que trata la interacción ser humano-máquina. Esta sección se centra en los ámbitos del juego, el arte, la resolución de problemas, el lenguaje, la visión y las acciones autónomas.

Algunas piezas destacadas de este eje son el ‘Ajedrecista' (1912), de Leonardo Torres Quevedo, primera máquina analítica del mundo de carácter autónomo y funcional con tecnología electromecánica; la primera carta de Kubrick a Arthur C. Clarke en la que le sugiere colaborar en la película (31 marzo 1964) y la instalación interactiva DATA | ergo sum, de 3dinteractivo, que explora la capacidad de visualizar y extraer datos de nuestro cuerpo. Otras dos obras abordan la aptitud "creativa" de la IA: ‘The Next Rembrandt‘ (2015), una "pintura" realizada por un algoritmo de IA a partir del aprendizaje exhaustivo de las obras del famoso pintor neerlandés; y, en contraposición, los dibujantes robóticos de ‘Human Study #1', de Patrick Tresset, que son autónomos y crean retratos en tiempo real de personas del público. Estas y otras obras exhibidas indagan tanto sobre la posibilidad de que una máquina pueda pensar, su real autonomía o su dominio de la visión y del lenguaje humanos, como el potencial de una IA para controlarnos o para cambiar nuestras vidas.

El futuro de las inteligencias y más allá del infinito aborda el porvenir de la inteligencia humana y su relación con la IA. Las investigaciones apuntan a una futura simbiosis cerebro-ordenador para incrementar nuestras capacidades o interactuar con tecnologías a través del pensamiento, que podrían conducir a un futuro ser transhumano.

Una obra destacadas de este apartado es la instalación ‘The Mutual Wave Machine‘, de S. Dikker y M. Oostrik, que utiliza algoritmos neurocientíficos para explorar las interconexiones de la actividad cerebral de dos personas del público.

Actividades paralelas y programa de talleres

La exposición ‘Más allá de 2001: Odiseas de la inteligencia' va acompañada de dos instalaciones participativas, abiertas al público, y de un programa de talleres elaborado por nuestro equipo educativo gratuito y para todas las edades.