Tallín Intermundial

Llegaron los puentes de diciembre, esos que anuncian que la Navidad está al caer. En las principales plazas europeas se instalan casetas de madera decoradas con motivos navideños. En ellas se vende artesanía tradicional, artículos de decoración navideña, prendas de abrigo, comida típica y bebidas, entre las que no falta el vino caliente con especias. Además, se reorganizan muchas actividades, como talleres infantiles, coros de niños y adultos, danzas folclóricas y concursos. ¿Qué mercado de Navidad europeo vas a visitar este año?

Contacto Travellers @monzonpaul

Una vez elegido el destino europeo en el que disfrutar de los mercadillos navideños, por breve y económica que sea tu escapada navideña, es importante adquirir un seguro de viaje. Incluye coberturas de asistencia y ahorrar gastos al viajero frente a contratiempos como la cancelación de viaje, el retraso, pérdida o robo de equipaje y documentos, demoras y cancelaciones de vuelos y otros transportes y, tal vez lo más importante, asistencia médica o quirúrgica en el extranjero, estas últimas superiores a las ofrecidas por la Tarjeta Sanitaria Europea.

1. Mercadillo navideño de Tallin (Estonia)

Instalado en la Plaza del Ayuntamiento de Tallin (Raekoda Plats), este mercadillo parece sacado de una tarjeta de felicitación navideña. Siempre nevado, está decorado con luces navideñas, y muñecos de nieve iluminados. El árbol de Navidad del centro de la plaza es el más famoso del país. Además de artesanía, ropa y adornos navideños, se venden comidas típicas de Estonia, como panes de jengibre, salchichas, col y vinos calientes. Y además, Santa Claus llega en persona con sus renos se instala en su casa en el mercado para que los niños puedan entregarle la carta, mientras sus renos descansan en la caseta que está al lado. Los más pequeños se entretienen alimentando a los renos y a otros animales, como ponis y conejos, y jugando con los enanos ayudantes de Papá Noel. Y los más osados participan en los concursos de pan de jengibre, de decoración de árboles etc.

2. Mercado navideño de Praga (República Checa)

La plaza del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, que acoge el impresionante Reloj Astronómico de Praga, acoge este mercadillo en cuyos puestos se venden en estas fechas marionetas y juguetes de madera, adornos navideños de cristal, coronas de Adviento y figuras de hojas de maíz. La capital checa instala otros mercadillos de Navidad.

Información y horarios.
Antes de viajar a República Checa, consulta informaciones sobre el cambio de moneda, sistema de transportes o infraestructura sanitaria.

3. Mercado navideño de Viena (Austria)

El Ayuntamiento de Viena, un edificio de estilo neogótico y uno de los puntos neurálgicos de la capital de Austria, sirve de escenario del bullicioso mercadillo navideño o Christkindlmarkt. A Rathausplatz acuden corales de todas partes del mundo para cantar villancicos sinfónicos. En los puestos se sirve ponche caliente, pan de especias, almendras tostadas, y los niños se entretienen en los talleres fabricando regalos de Navidad como panecillos, pastelitos, objetos e barro y velas. En el siguiente enlace puedes informarte de otros eventos y mercadillos navideños en Viena.

4. Mercadillo navideño de Budapest (Hungría)

La ciudad acoge varios mercadillos navideños, pero el más popular es el Adventi Ünnep, en la Basílica de San Esteban. Numerosas casetas de madera que emulan a los chalets de montaña ofrecen a los paseantes todo tipo de objetos decorativos y prendas de vestir, y como en todo mercadillo navideño húngaro, especialidades gastronómicas del país, como el pan "langos", las salchichas, los chocolates rellenos para colgar en el árbol, y las tartas. El vino caliente se toma en unas tazas que se pueden llevarse de recuerdo.

5. Mercado navideño de Núremberg (Alemania)

Este Christkindlesmarkt es el mercado navideño de Alemania por excelencia, ya que data de 1628. El Niño Jesús preside el mercadillo desde el coro de la Iglesia Frauenkirche. Por todos lados hay puestos de artesanía, de adornos navideños, vino caliente, salchichas Bratwurst y galletas Lebkuchen. Casi 200 puestos de madera rivalizan entre si por el premio a la decoración de sus puestos.

6. Mercado navideño de Estrasburgo (Francia)

Ojo, que no estamos hablando de cualquier mercadillo navideño de Europa. El de Estrasburgo es el más antiguo de Francia (1570) y el mayor de Europa, pues está formado por más de 300 casetas de madera.

Alsacia, de la que Estrasburgo es capital, es una de las regiones europeas en las que la Navidad se vive con mayor encanto, recogiendo tradiciones francesas y alemanas, de las cuales podemos disfrutar en este mercadillo navideño. No es de extrañar que el Christkindelsmärik (el "Mercado del Niño Jesús") haya sido elegido varios años como "Mejor Mercadillo navideño de Europa". Ocupa varias plazas del centro de la ciudad, Broglie y la de la Catedral.