Adriana Hvar Spa Hotel

El tiempo de vacaciones es un tiempo de recuperación, tiempo cuando nos entregamos a experiencias más tranquilas y refinadas, permitiendo a la belleza del mundo que nos calme, cure y relaje.

Contacto Travellers @monzonpaul

No hay muchos lugares en la tierra que pueden ofrecer tanta belleza como las islas del archipiélago adriático, esas preciosas joyas verdes esparcidas por el azul sereno del más bonito mar europeo.

Cada una de estas islas está repleta de experiencias, colores y aromas cautivadores, pero puede que no sean muchos los lugares que saben reconocer tan bien nuestra necesidad de descanso reconfortante como el Hotel Adriana Hvar Spa, en la isla de Hvar, uno de los destinos turísticos más populares en el Adriático.

La localidad de Hvar y sus alrededores presumen de numerosas atracciones naturales, bienes culturales y valiosos monumentos históricos, como el teatro comunal de 400 años de antigüedad -uno de los más antiguos de Europa- o el convento donde las monjas benedictinas llevan siglos elaborando encaje de hilos de agave, artesanía tan especial que hoy en día está catalogada por la UNESCO.

El Hotel Adriana es, en pocas palabras, un lugar donde te cuidan. Su cálida y acogedora bienvenida comienza ya con la primera vista de los contornos de la isla; la belleza ascética de la roca, la vegetación frondosa y sombreada, el agradable canto de las cigarras y el aroma de la lavanda que la brisa fresca nos trae a través del increíble mar turquesa.

En cuanto llegues, te recibirán con toallas perfumadas con la fragancia de esa lavanda local, agua aromatizada o prosecco y con deliciosas pastas de cereales y miel, preparadas especialmente para la ocasión de tu llegada por el chef del hotel.

El desayuno es otra experiencia única; alimentos frescos de la tierra, leche y queso de cabra de las pequeñas fincas isleñas, la aromática miel de romero y los cereales que aquí se elaboran de manera casera.

El chef te ensenará, con mucho gusto, cómo hacerlo y te llevará a conocer a los agricultores y ganaderos locales con los que trabaja. Los vinos excelentes que aquí se sirven, como el apreciado y limitado Zlatan otok Aurum, se elaboran de variedades de uva autóctonas, cultivadas en numerosos y célebres viñedos de la isla de Hvar, y no se pueden catar en ninguna otra parte del mundo.

Este mismo bouquet de aromas y sabores de la isla te acompañará también en numerosos rituales de wellness que te ofrece el spa del hotel, con sus saunas y piscinas de agua del mar.

En Hvar parece que la naturaleza misma se preocupa de tu bienestar. Ésta es la isla con más días soleados en el Adriático, que goza de un mar limpio y brisas marinas con propiedades terapéuticas; eso es, aquí hasta el respirar cura.

En la brisa siempre se nota el aroma de la lavanda, cultivada en inmensos campos de color lila, y cuya fragancia los isleños saben conservar en aceites de esencias y productos cosméticos naturales, otro talento que te enseñarán encantados.

Todos estos colores, aromas y sonidos de la naturaleza se vierten en el Hotel Adriana en una singular experiencia de descanso, que invita a prestarle tus sentidos.