Las murallas se construyen para proteger tesoros, y eso vale especialmente para Dubrovnik, donde un muro de piedra de 1940 metros de largo rodea una de las ciudades más bonitas del mundo. Sirvámonos de las palabras de George Bernard Shaw:

"Si quiere ver el paraíso en la Tierra, venga a Dubrovnik."