Ceviche

Desde el 2006, un ex soldador y panadero se encarga de llevar platos típicos como ceviche y lomo saltado a la base de investigación científica Machu Picchu en la Antártida.

Aldo, o "Cookie" como lo llaman -según El Comercio- ya había cocinado para altos mandos del ejército en el cuartel de San Borja, Lima pero, trece años en un lugar donde es habitual llegar a menos cero grados es una experiencia que nunca imaginó vivir.

La extravagancia del destino no le impide conseguir finos trozos de salmón y lenguado para cocinarlos con el aún más exótico limón para un delicioso ceviche. Aún así, según relata al diario El Comercio, tuvo sus dificultades en un comienzo.

Cocinar para 40 personas sin suficientes refrigeradores lo llevó a cavar hoyos de más de un metro de profundidad en la nieve para conservar los alimentos.

Los peruanos no son los únicos que disfrutan con la sazón de Aldo. A la mesa también llegan bases vecinas como Arctowski de Polonia o Ferraz de Brasil. Se sirven menajes como ají de gallina y arroz con leche y se brinda con pisco sour. Incluso el mismo ex presidente Ollanta Humala se ha sentado a su mesa durante una expedición en el 2013.

Sin duda, la gastronomía y resiliencia peruana pueden llegar a destinos inimaginables.

Portal de turismo