Acuarelas y teoría del color

Por José María Arévalo

(Acuarela de Manel Plana, en “manelplana.blogspot.com”)

Me dice un compañero que aclare lo que indiqué en el artículo anterior ( “Teorías del arte clásico. Criterios canónicos.V”) sobre los modelos RYB y RGB. Escribía que en 2004 se reconoció que el primero es incorrecto, y ya en televisores y proyectores se usa el modelo de color RGB, rojo, verde y azul, llamados colores luz porque cuando ninguno está presente, se percibe el negro, y todos a la vez, el blanco; pero que en pintura se sigue usando el RYB de colores primarios (amarillo, magenta o púrpura y azul cyan), por más práctico. Y no solo por eso, dice mi compañero, con razón: el modelo tradicional, RYB, es el que corresponde al sistema sustractivo (sustrae luz; el uso superpuesto de los primarios da negro), que es el caso de adición de pigmentos sobre una superficie; mientras que el modelo RGB es aditivo (la suma de los primarios da blanco), pero solo aplicable a la luz misma, por eso se usa en pantallas de tv y cámaras digitales. Al final, con tanto buscar la teoría del color de los griegos y sucesivos, he entrado de lleno en ella. Bueno, bastante, porque es muy compleja, he necesitado la ayuda de uno de mis hijos que es físico. Hasta ahora me había preocupado más la forma, el estilo y el dominio del medio, especialmente difícil en el caso de la acuarela, y conscientemente dejaba el trabajo del color para más adelante. Creo que ha llegado la hora de luchar con el color.

Me cuenta este compañero también que Henri Matisse, maestro del color, recortaba pliegos de distintos colores e iba colocando unos papelitos junto a otros hasta encontrar la combinación que le gustaba. Así funcionamos, por intuición, cuando decimos que esta acuarela o la otra está muy “entonada” o no lo está nada. Me encantaría encontrar una teoría concreta sobre cómo entonan los colores, cuando lo consiga la explicaré aquí. Entre tanto, valga una breve descripción de los principios básicos a usar en la pintura, como recordatorio para los iniciados y sugerencia de que hay que meterse en ellos, para los principiantes. Vamos a ver aquellos colores primarios – los sustractivos, ya que estamos trabajando con pigmentos; de todas formas puede ser definitivo tratar de conseguir el amarillo mezclando verde y rojo, lo que sí ocurre en la tv -; los complementarios y los secundarios; y finalmente los terciaros y colores quebrados que con ellos se pueden conseguir. Diremos algo de la transparencia de los pigmentos, y poco más que sea útil. Son estas materias básicas que hay que tener cogidas para utilizar cuando sea necesario, aunque normalmente uno funcione por intuición, y consiga entonar a pesar de todo (por ejemplo usando pocos colores, cuantos menos mejor).

Ya hemos dicho que los tres colores primarios en pigmentos, con cuya mezcla sale el resto de los colores, son amarillo, magenta o púrpura y azul cian, y que mezclados los tres dan el negro (que por ello se usa poco o nada en acuarela).

Se llaman colores secundarios a los que resultan de la mezcla de dos primarios. También es muy útil trabajar con los colores secundarios, porque los puede crear uno en la paleta, a su gusto, con variaciones que no se encuentran en los colores directamente sacados del tubo. Por ejemplo, si estás usando, en un tema concreto, determinado amarillo, entonarás mejor consiguiendo el verde, que vas poner próximo, con ese mismo amarillo y el único azul que también hayas utilizado. Los colores secundarios son:

rojo magenta + azul cian = violeta
amarillo + rojo magenta = rojo bermellón
azul cian + amarillo = verde

Y finalmente, la mezcla de un primario con un secundario origina un color terciario. Como hay tres primarios y tres secundarios, los terciarios son seis:

amarillo + rojo bermellón = naranja
rojo magenta + rojo bermellón = rojo
violeta + rojo magenta = violeta rojizo
azul cian + violeta = azul violáceo
verde + azul cian = azul verdoso
amarillo + verde = verde amarillento

Con la gradación de combinaciones de ellos se compone el llamado “círculo cromático”, que aparece en todos los manuales al uso y en la red. Se llaman colores “cálidos” a los que llevan sobre todo rojo (y amarillo, aunque el limón es frío), y colores fríos los que llevan una proporción importante de azul. Está claro que para pintar el invierno se usan más los fríos y para el verano los cálidos, pero, además, los cálidos acercan el tema pintado con ellos y los fríos lo alejan (las montañas en la lejanía deben ser normalmente azules); aunque un cálido colocado al fondo -por ejemplo, el tejado de una casita entre árboles- sirve para que el ojo se vaya a ese punto del cuadro, que llama la atención. Pero el que más llama la atención – si tiene alguna forma, por ejemplo un tejado, también- es el blanco.

Y hablando de llamar la atención, más interesante, en la práctica, que las distintas combinaciones, es el uso de los llamados “colores complementarios”, que son los que están en el lado opuesto del círculo cromático. El mayor contraste de color, lo que más resalta (chilla, decimos) se consigue colocando junto a un color su complementario. Las parejas de complementarios son :

magenta – verde
azul – rojo
amarillo – violeta.

Pero si en lugar de colocar acompañándose a dos complementarios, se mezclan, lo que se obtiene es un color “quebrado”, que quiere decir roto, sucio, porque tienen gris, ya que la mezcla de primarios da negro. Una forma muy buena de entonar es usar la gama de colores quebrados.

En cuanto a transparencia de los colores, este tema se ha tratado ampliamente en Hispacuarela, el portal de los acuarelistas hispanohablantes, del que todo lo que digamos es poco. Quizá la principal cualidad de la acuarela sea la transparencia, y hay colores, o, mejor dicho, pigmentos, que tapan más que otros. Pero de ello he escrito ya en artículo anterior, concretamente “La transparencia en la acuarela”, el
28.10.07, bien fácil de encontrar en el fenomenal buscador de esta página, arriba a la izquierda, donde aparece una lupa. Así que no me extiendo más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído