La temporada de exposiciones que se inicia

Por José María Arévalo

( Modigliani. 1909. El violonchelista. Colección Abelló) (*)

La semana pasada ya empezábamos este tema de las exposiciones que vienen, en lo que titulábamos “Concluye el año de El Greco”. A aquella información hay que añadir otra de última hora: que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se une a la celebración del IV centenario de la muerte de El Greco con una exposición, del 10 de este mes de septiembre al 08 de noviembre titulada “Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después”, que explora el lugar en el que se sitúa su influencia en el arte de hoy a través de 12 artistas actuales: José Manuel Broto, Jorge Galindo, Pierre Gonnord, Luis Gordillo, Secundino Hernández, Cristina Iglesias, Carlos León, Din Matamoro, Marina Núñez, Pablo Reinoso, Montserrat Soto y Darío Villalba; y un cuadro de El Greco, San Jerónimo (h. 1605-1610), pintura perteneciente a la colección del Museo de la Academia.

Antes de dar un recorrido a lo que nos ofrece la nueva temporada de exposiciones 2014-2015 que empieza ahora, íbamos a quejarnos de lo poco que avanza la vallisoletana Fundación Municipal de Cultura su programa, pero esta novedad sobre el año de El Greco nos cierra un poco el motivo. Lo cierto es que el programa de Ferias de septiembre en Valladolid recoge dos muestras muy interesantes, que tendremos ocasión de comentar los próximos días, una exposición de Felix Cuadrado Lomas en la Sala de las Francesas, que se inauguró ayer, y se mantendrá hasta el 19 de Octubre, con el título “Viaje creativo desde 1957”, por lo que da la impresión se trata de una antológica; y “Goya. Sus grandes series”, ya inaugurada el pasado miércoles en el Museo de la Pasión, integrada por 218 grabados de sus conocidas colecciones ‘Los caprichos’ (1799), ‘Los desastres de la Guerra’ (1810-1820), ‘La tauromaquia’ (1814-1816) y la obra postrera ‘Los disparates’ o ‘Los proverbios’ (1815-1824). De esta última sí habíamos tenido noticias con suficiente antelación, pero no así de la de nuestro admirado pintor. Agradable sorpresa, en todo caso.

Aunque no sé si es peor lo de La Fundación MAPFRE, de la que se anuncia para este mes, en su sala del madrileño paseo de Recoletos, nada menos que ‘Sorolla y Estados Unidos’, y la web de esta Fundación no dice absolutamente nada, al menos cuando escribo estas líneas, hace tres días. Al parecer – he recogido de Hoyesarte y otros- se trata de una muestra sobre la exitosa aventura americana que vivió el pintor valenciano a comienzos del siglo XX, con nada menos que un centenar de obras, que se recogen por primera vez, de las que expuso Sorolla en sus muestras americanas y fueron adquiridas por coleccionistas y museos de aquel país. Muchas de las ellas no han vuelto a ser expuestas desde que fueran vendidas y ahora se distribuirán en nueve secciones que profundizarán en la proyección internacional del artista. “Además mostrará al mejor Sorolla y permitirá reconstruir las facetas de su pintura que tuvieron un mayor impacto en el público estadounidense, como sus playas y jardines, su pasión por Andalucía, y, sobre todo, los grandes retratos que realizó a destacadas personalidades”.

Encontré la noticia este verano, junto a otra sobre Sorolla también muy relevante: El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha publicado un catálogo ‘online’ con casi cinco mil dibujos suyos, que se encuentra expuesto al público en la sección Colecciones del Catálogo online del Museo Sorolla y en la página web CERES (Red Digital de Colecciones de Museos en España). Los dibujos conservados ascienden a un total de 4.985 y son de muy diversos tipos, tanto en hojas sueltas como en cuadernillos.

“Próximamente podrán verse algunos de estos dibujos en la exposición `Sorolla y Estados Unidos´, que se inaugurará en septiembre en la sala de exposiciones de la Fundación Mapfre, y en la exposición `Trazos en la Arena´ que se abrirá en octubre en el Museo Sorolla”. Ésta última sí la había visto anunciada hace casi un año en la web del Museo Sorolla, pero ahora no aparece, o no la encuentro; desde luego en su sección “Exposiciones temporales” no está, para mi decepción. Algo parecido me ha ocurrido con el catálogo ‘online’ de los cinco mil dibujos de Sorolla, que no veo en la web de su museo, y en la de Museos en España está complicado acceder a él. Me quedé muy defraudado intentándolo.

Otra importante colección también de dibujos, pero en este caso de José de Madrazo, concluirá el próximo día 14 en la sede de la Fundación Botín en Santander, con lo mejor de la producción sobre papel del pintor montañés José de Madrazo y Agudo (1781-1859), que incluye dibujos inéditos de la colección del Museo del Prado, tras el reciente hallazgo por éste de 400 dibujos inéditos que permanecían en manos de sus herederos.

Esperemos que El Prado nos ofrezca, en su sede madrileña, esta colección, al menos de las 58 obras que ha incluido, ya que va a ser difícil volver a traer las aportadas por los museos de Beaux Arts de Lille (Francia), Staatliche Kunstsammlungen de Dresde (Alemania) y la Hispanic Society de Nueva York. Quizá no tanto las del Museo Nacional del Romanticismo de Madrid, que también ha colaborado.

Más cerca hemos tenido otra muestra que también ahora, el mismo 14 de septiembre concluye en El Escorial, “De El Bosco a Tiziano”, coincidiendo con el 450 aniversario de la colocación de la primera piedra del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Ha incluido obras de, entre otros artistas, El Bosco, Tiziano, Patinir, Navarrete ‘el Mudo’, Alonso Sánchez Coello, Antonio Moro, Gerard David y Bernard Van Orley, procedentes de las colecciones de Patrimonio Nacional, del Museo del Prado, la National Gallery de Londres, el Museo del Louvre, la National Gallery de Dublín y de la Biblioteca Nacional de España.

( “Pareja con sombrilla en el paseo”.1795-97. Francisco de Goya. Hamburger Kunsthalle, Kupferstichkabinett; figurará en la exposición que de esta colección ofrecerá el Museo del Prado desde el 30 de Octubre) (*)

Vamos ya con los dos grandes protagonistas de la temporada – muchos años, no tengo tan claro que también éste-, el Museo del Prado y el Thyssen-Bornemisza, y dejamos para el final otras interesantes propuestas, sobre todo la del CentroCentro Cibeles que acogerá una selección de 160 obras de la Colección Abelló, y la de “Obras maestras de las Colecciones Guggenheim” en el de Bilbao, que pienso son las que van a dar la campanada esta temporada.

Una noticia de Europa Press de principios de año hablaba de “Fuga de visitantes” tanto en el Thyssen como en el del Prado. Éste, por lo visto, perdió un 15% en 2013, mientras que el segundo sufrió una caída del 25%. El Museo del Prado recibió en 2013 en su sede a un total de 2.306.966 visitantes, un 15% menos que el año anterior (2.711.651). La media diaria de visitantes en los 362 días de apertura ha sido de 6.373 visitantes, frente a los 7.470 de 2012. Según datos de la pinacoteca, se mantiene el porcentaje de las visitas a las exposiciones (35%) y a la colección (65%), mientras que la proporción de los visitantes gratuitos fue del 53%. Del total de visitantes del Museo en 2013, el 80% fueron individuales y el 20% en grupo. Entre las visitas de grupo destaca el incremento de las visitas escolares (6,79%). Asimismo, las tres principales procedencias han sido de la Comunidad de Madrid (17%), Estados Unidos (13%) y Japón (5%).

En cuanto al Museo Thyssen-Bornemisza, un total de 944.827 personas visitaron las colecciones permanentes y las exposiciones temporales durante 2013, lo que supone un descenso del 25% en número de personas respecto al año anterior, cuando se alcanzó la cifra récord de 1.256.209 visitantes. A pesar de esta caída, la pinacoteca ha logrado grandes cifras de afluencia y se sitúa solo por detrás de 2012, 2011 y 2007, al superar en más de 120.000 visitantes los datos de 2010. La exposiciones más vistas en 2013 fueron ‘Pissarro’ e ‘Impresionismo y aire libre. De Corot a Van Gogh’, con 143.141 y 142.166 visitantes, respectivamente. Por su parte, ‘Hiperrealismo’ logró atraer a 100.632 personas, mientras que ‘El surrealismo y el sueño’ -abierta hasta el 12 de enero- ya ha recibido a 82.751 personas.

En la nueva temporada del Museo del Prado veremos, y ahora comentaremos, los dibujos de la colección de la Kunsthalle de Hamburgo, institución que posee una de las colecciones de dibujo español más importantes del mundo, a partir del 30 de Octubre; “Los cartones de tapices de Goya en el contexto de la pintura cortesana” desde Noviembre hasta Mayo de 2015, coincidiendo con el proceso de renovación que se llevará a cabo en las salas de la planta segunda de la zona sur del Museo; y, a falta de otra novedad, podemos darnos una vuelta por la hace unos meses inaugurada nueva sala monográfica dedicada a la exhibición de un singular conjunto de obras de arte español, desde 1200 a 1500, donadas por la familia Várez Fisa.

Del 30 de Octubre al 8 de Febrero -tras su presentación en el Meadows Museum de Dallas, nos explica Hoyesarte- el Museo del Prado reunirá por primera vez casi la mitad de los dibujos de la colección de la Kunsthalle de Hamburgo, institución que posee una de las colecciones de dibujo español más importantes del mundo, formada por casi dos centenares de obras fechadas entre el siglo XVI y comienzos del XIX. Reunida en Sevilla a comienzos del siglo XIX, fue vendida en el mercado londinense y adquirida por el museo alemán en 1891. Con un mayoritario conjunto de dibujos sevillanos, destacan los nombres de Cano, Murillo, Valdés Leal, Castillo y Schut, pero también Goya está presente en esta colección con un nutrido conjunto de obras, entre los que destacan algunos preparatorios para su serie de copias de los retratos de Velázquez.

Se ha editado un magnífico catálogo que plantea algunas de las principales cuestiones relacionadas con el mundo del dibujo, como su valor como expresión autónoma, su empleo en el proceso creativo de la obra artística y como instrumento de formación, su coleccionismo en el siglo XVIII y XIX y el problema de las atribuciones.

Desde el próximo Noviembre a Mayo siguiente, coincidiendo con el proceso de renovación que se llevará a cabo en las salas de la planta segunda de la zona sur del Museo que albergan las colecciones de tapices de Goya y de pintura española del siglo XVIII, el Museo del Prado presentará en sus salas de exposiciones temporales “Los cartones de tapices de Goya en el contexto de la pintura cortesana”. La muestra está centrada principalmente en los cartones de tapices de Goya, pero a ellos se sumarán algunos préstamos de otras colecciones, así como algunas pinturas en depósito o no expuestas habitualmente, “para establecer un diálogo nuevo y sugestivo entre los cartones de Goya y las obras de otros artistas, contemporáneos y del pasado, que revele sus conexiones con la tradición, su inspiración en el mundo clásico, fundamental en la segunda mitad del siglo XVIII, y sus variadas fuentes contemporáneas”.

Se pondrá así de manifiesto cómo los cartones de tapices son fundamentales para profundizar en el conocimiento del artista, para establecer la técnica específica de Goya, sus recursos variados y únicos y la especial configuración de sus modelos, fisonomías características y gestos propios, todo lo cual constituye el germen de sus creaciones posteriores, en pinturas de gabinete, dibujos y series de estampas.

Y decíamos que a falta de mayor novedad destacable, podemos darnos una vuelta por la que algunos han denominado “espectacular sala”, la Sala Várez Fisa, la nueva sala monográfica dedicada a la exhibición de un singular conjunto de obras de arte español desde 1200 a 1500, donadas por la familia Várez Fisa, que el Museo Nacional del Prado presentó a principios de este año. Coronada por el artesonado procedente del coro de la iglesia de Santa Marina de Valencia de Don Juan (León), acoge las obras donadas el pasado mes de enero, junto a otras cuatro procedentes también de esta colección que la familia ha decidido depositar a largo plazo en la pinacoteca. La nueva sala enriquece su colección de pintura y escultura españolas del Románico al Renacimiento, especialmente con lo referido a la Corona de Aragón. Entre las obras donadas se encuentra la Virgen de Tobed, tradicionalmente atribuida a Jaume Serra, ejemplo fundamental de pintura italo-gótica catalana.

Bajo el artesonado de Santa Marina, obra única en el Prado por su tipología y dimensiones (once metros y medio de largo y más de seis de ancho), descansan tres pinturas románicas de principios del siglo XIII procedentes de Castilla y Cataluña. Los dos frontales donados (el de Sollalong, en Ripoll, del taller del Maestro de Lluçà, y el de Arnedillo, en La Rioja) son de una exquisita calidad. La pintura mural del Maestro de Sant Esteve de Andorra, por su parte, suma a los ejemplos castellanos de Maderuelo y San Baudelio de Berlanga de Duero una muestra del románico pirenaico, inexistente en el Prado, de sumo interés al estar influida por el nuevo arte bizantino que se difundió en los últimos años del siglo XII y marca la transición al protogótico.

Destacan también, del estilo gótico internacional, el retablo del Maestro de Torralba; de pintura hispanoflamenca valenciana el San Antonio abad de Joan Reixach, que se suma al Tríptico con pasajes de la vida de Cristo de Louis Alincbrot. Del hispanoflamenco castellano, la tabla del Cristo de piedad entre los profetas David y Jeremías, del burgalés Diego de la Cruz; dos tablas de Pedro Berruguete que enriquecen la pintura de inicios del Renacimiento; y en escultura el retablo de San Juan Bautista, de los inicios del gótico, y la Virgen entronizada con el Niño, atribuida a Gil de Siloé. La Sala se completa con el tríptico del Nacimiento de Jesús del Maestro del Zarzoso, realizada en Castilla hacia 1450; la Virgen con el Niño de Juan de Flandes; el Nacimiento de Cristo con el donante, de Fernando Llanos, realizado por éste hacia 1506-1507; y la oración en el huerto de Paolo de San Leocadio.

( Raoul Dufy. 1905. “La pequeña palmera”, figurará en la exposición que sobre este autor ofrecerá el Thyssen-Bornemisza desde el 17 de Febrero. 91×79) (*)

Y nos vamos ya al Thyssen-Bornemisza, en el que la gran novedad será, creo yo, la exposición dedicada a Edvard Munich. Pero para verla tendremos que esperar doce meses todavía, con lo que queda incluida, propiamente, en la temporada siguiente. Entre tanto tendremos “Impresionismo americano” del 4 de Noviembre de 2014 al 1 de Febrero siguiente; “Raoul Dufy. Del exterior al interior”, del 17 de Febrero al 17 de mayo; y “Zurbarán: una nueva mirada”, la que me parece más apetecible, del 9 de Junio al 13 de septiembre de 2015.

Sobre “Impresionismo americano” explica el Thyssen-Bornemisza que a raíz de la exposición de impresionismo francés organizada por el marchante Paul Durand-Ruel en Nueva York en 1886, los artistas americanos comenzaron a hacer uso de la nueva pincelada, los colores brillantes y los efectos fugaces propios del movimiento francés; muchos de ellos, decidieron incluso viajar a París para conocer el impresionismo de primera mano. “Esta exposición será la primera ocasión de poder contemplar en España una muestra dedicada a la expansión del impresionismo en Norteamérica. Su comisaria, Katherine Bourguignon, conservadora de la Terra Foundation for American Art Europe, rastrea a través de unas sesenta pinturas el modo en que los artistas norteamericanos descubrieron el impresionismo entre las décadas de 1880 y 1890, así como la interpretación propia de este estilo que desarrollaron hacia 1900”.

La muestra viene de las National Galleries of Scotland (Edimburgo), en que estuvo durante el verano, y antes en el Musée des Impressionnismes Giverny, en la primavera pasada. Ello da cierta garantía, pero la ausencia de nombres de los pintores que se exponen, en la publicidad, nos hace sospechar.

En cuanto a “Raoul Dufy. Del exterior al interior” -del 17 de febrero al 17 de mayo de 2015- nos explican que en los últimos años la figura de Raoul Dufy ha sido objeto de una creciente revalorización. En 2003, coincidiendo con el cincuenta aniversario de su muerte, se celebraron varias grandes retrospectivas, y por las mismas fechas el Museo Thyssen-Bornemisza incorporó a sus salas cuatro obras del artista francés pertenecientes a la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Sin embargo, su presencia en España ha sido muy escasa. El museo propondrá una relectura de su obra centrada no sólo en su vertiente hedonista, como pintor de los placeres de la vida moderna, sino, y sobre todo, en su faceta más introspectiva, reflexiva y personal. La exposición mostrará por vez primera los grabados que Dufy realizó para el Bestiario de Apollinaire, junto a varios de sus dibujos preparatorios.

Dufy había adquirido cierta fama ya a principios del siglo XX con sus exposiciones en el Salon des Artistes Français (1901) y en el Salon des Indépendants (1903). En 1905 se une al movimiento fauvista, creado en torno a Matisse. En 1907 abandona a los fauves y se alista en las filas cubistas, donde se codea con Picasso, Derain y Léger. En. 1910 crea sus primeros grabados. En 1919 Dufy desarrolla un estilo más personal, instalado en el sur de Francia. Fallece en Forcalquier en 1953, dejando unos tres mil cuadros al óleo, seis mil acuarelas, cuatro mil dibujos de gran tamaño, mil quinientos estampados para tela, grabados, xilografías, piezas de cerámica e incluso tapices. Desarrolló un estilo colorido y decorativo que se hizo popular en diseños para cerámica, tejidos y esquemas decorativos de edificios públicos. Destaca por sus escenas de acontecimientos sociales al aire libre. Los temas favoritos de Dufy eran los barcos de vela, con brillantes vistas de la Riviera francesa; fiestas elegantes, acontecimientos musicales, las carreras de caballos y otras actividades al aire libre en lugares de moda. La naturaleza ilustrativa y decorativa, optimista y a la moda, de gran parte de su obra –dice Wikipedia-, ha hecho que su producción sea valorada menos por la crítica que la de aquellos otros artistas que tratan un tema más amplio de asuntos sociales.

Finalmente, con “Zurbarán: una nueva mirada”, del 9 de Junio al 13 de Septiembre, el Thyssen-Bornemisza ofrecerá un recorrido por la producción del artista extremeño desde sus primeros encargos hasta las obras claves de su periodo de madurez; “una nueva visión de uno de los pintores más importantes del Siglo de Oro español gracias a la presencia de lienzos inéditos o recuperados en los últimos años y que no han sido nunca expuestos en España”. La muestra confrontará su obra con la de sus mejores discípulos, reunidos en una de las salas, así como con la de su hijo, Juan de Zurbarán, representado por sus refinados bodegones. Obras de tema mitológico y retratos completarán la amplia producción de temática religiosa a lo largo de las siete salas de la exposición.

Y vamos ya con las exposiciones que harán esta temporada competencia al Prado y al Thyssen, especialmente, en el propio Madrid, la del CentroCentro Cibeles, que a partir de octubre presentará una selección de 160 obras de la Colección Abelló, una de las más importantes de España. La muestra se enmarca dentro de la serie ‘Mecenazgo al servicio del arte’, que desde 2012 ha presentado las colecciones de la Casa de Alba, de Helga de Alvear y la Colección Masaveu. Comisariada por Felipe Garín, ex director del Museo del Prado, la exposición propone un recorrido por cinco siglos de arte, del XV al XX, con piezas de pintura, escultura y dibujo.

Artistas nacionales e internacionales como Pedro de Berruguete, El Greco, José de Ribera, Francisco de Zurbarán, Murillo, Canaletto, Francisco de Goya, Santiago Rusiñol, Ramón Casas, Isidro Nonell, Joaquín Sorolla, Mariano Fortuny, Juan Gris, Pierre Bonnard, Georges Braque, Fernand Léger, Paul Klee, Mark Rothko, Pablo Picasso, Joan Miró, Salvador Dalí, Vincent Van Gogh, Edgar Degas, Amedeo Modigliani, Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Dix, George Grosz, Wassily Kandinsky, Edvard Munch, Henri Matisse, Francis Bacon o Antoni Tapies, son algunas de las firmas que destacan en la colección de Juan Abelló, y que ahora tendremos ocasión de ver. Junto a la de Sorolla de la Fundación MAPFRE, lo mejor del inicio de la temporada.

( Patricia Gadea. Serie Circo, 1990-1996. Figurará en la exposición que sobre esta autora ofrecerá el Reina Sofía desde el 5 de Noviembre ) (*)

En la web del Reina Sofía vuelvo a perderme: había encontrado una de interés, “Patricia Gadea. Atomic-Circus”, anunciada para el 5 de Noviembre próximo, hasta el 6 de enero, en el Edificio Sabatini, Planta 3, pero ahora ya no lo veo; enredo un poco más y por fin aparece. Titulan “Identidad y biografía personal en el arte”, y se trata de la primera retrospectiva de la artista Patricia Gadea (Madrid 1960 – Palencia 2006), protagonista esencial de la figuración madrileña de los años ochenta y noventa. La muestra reunirá, fundamentalmente, sus pinturas de gran formato y una serie de cartulinas realizadas desde los años ochenta en adelante. Además, se podrá ver un conjunto de dibujos realizados desde 1991 hasta su fallecimiento, la mayoría de ellos inéditos.

Acabamos la temporada en Madrid con “Mediterráneo. Del mito a la razón” que ofrece CAIXAFORUM desde el pasado mes de Julio y hasta el 5 de enero que viene.
La exposición explica la historia de nuestra civilización mediterránea a través de una selección de ciento sesenta y cinco obras griegas y latinas: estatuas, relieves, cerámicas, frescos, mosaicos y joyas, procedentes de museos europeos, entre los que destacan colecciones públicas de Grecia e Italia, y la reconstrucción virtual del ágora de la Atenas de los siglos a. C. Muchas de estas obras son piezas poco conocidas. Otras, que forman parte de nuestra memoria, se presentan en asociaciones inesperadas. A partir de ellas se articula un discurso narrativo que aborda cada uno de los apartados de una manera crítica: se crea la ciudad democrática, pero las mujeres, extranjeros, esclavos y mendigos quedan excluidos; junto al humanismo, aparece una nueva tradición esotérica. “De un Mediterráneo –leemos en su web- explicado a través de los viajes míticos de Ulises, Jasón y Heracles -héroe mediterráneo y dios común a la mayoría de los pueblos ribereños- pasamos a la ordenación del espacio humano, la urbanización del mundo, propia de las ciudades coloniales griegas, y a una concepción del hombre, dotado de alma, que asume las virtudes y las vicisitudes de los antiguos héroes que sobreviven en nuestro imaginario. En una época globalizada, en la que la economía y los centros de decisión se han desplazado hacia nuevas áreas geográficas, el paisaje y la cultura del Mediterráneo siguen siendo un patrimonio universal”.

Y para concluir, una referencia a “El arte de nuestro tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim”, que oferecerá el museo Guggenheim de Bilbao del 23 de Septiembre al 3 de Mayo siguiente. Una gran muestra de la Colección Permanente, que ocupará todo su espacio expositivo con obras maestras de los Museos de la Red Guggenheim, que evidenciará el desarrollo de las Colecciones de la misma en estos años e incluirá los cimientos más importantes de las mismas. Esta gran exposición tendrá dos fechas de apertura: el 23 de septiembre se abrirá al público la primera sección, que ocupará la tercera planta del Museo; y unas semanas más tarde, el 23 de octubre, se inaugurarán las plantas segunda y primera..

( Marc Chagall. París a través de la ventana, 1913. Foto de la web del museo sobre la exposición “El arte de nuestro tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim”) (*)

“Recorrerá los principales movimientos artísticos del siglo XX e incluirá espacios monográficos dedicados a importantes artistas de su colección propia, como Jorge Oteiza y Eduardo Chillida, así como instalaciones contemporáneas del museo neoyorquino”. La reseña de Hoyesarte no da nombres en la parte principal de la exposición, pero incluye fotos de varios cuadros de Modigliani, de Marc Chagall y de Rothko. Finalmente explica justo lo que no es novedad: “El arte de nuestro tiempo se completará con las obras pertenecientes a la Colección del Guggenheim Bilbao situadas en diversas ubicaciones del interior y el exterior y que entablan interesantes diálogos con sus emplazamientos: las instalaciones de ubicación específica Instalación para Bilbao (Installation for Bilbao, 1997) de Jenny Holzer en la sala 101 y La materia del tiempo (The Matter of Time, 1994–2005) de Richard Serra en la sala 104; las volátiles Escultura de niebla 08025 (FOG) [Fog Sculpture # 08025 (FOG), 1998] de Fujiko Nakaya y Fuente de fuego (Fire Fountain, 1961; producida en 1997) de Yves Klein, y las esculturas Mamá (Maman, 1999), de Louise Bourgeois, El gran árbol y el ojo (Tall Tree & The Eye, 2009) de Anish Kapoor y Tulipanes (Tulips , 1995–2004), de Jeff Koons, todas ellas ubicadas en el estanque o sus alrededores; Puppy (1992), de Jeff Koons, en la plaza del Museo; y Arcos rojos/Arku gorriak, 2007, de Daniel Buren, situada en el cercano Puente de La Salve.” Tampoco la web del museo añade más.

Así que un poco incógnita, esta sin duda gran exposición. Habrá que estar atentos a la relación de obras que se importan, y que son las que verdaderamente importa ver.


(*) Para ver las fotos que ilustran este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://farm6.staticflickr.com/5559/15108300666_da1a1b4a21_b.jpg
https://farm6.staticflickr.com/5558/15108300676_ea81b502e7_o.jpg
https://farm4.staticflickr.com/3910/15108311546_da57b1aec7_o.jpg
https://farm6.staticflickr.com/5585/15108311556_cf23ffdfc3_b.jpg
https://farm4.staticflickr.com/3875/15108300526_dd784f417b_o.jpg

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído