Arquitectura religiosa olvidada. 32. En Mucientes y Piña de Esgueva

Por José María Arévalo

( La Casa del Colegio de San Ambrosio, en Mucientes. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)

Hoy veremos, primero en Mucientes, la Casa del Colegio de San Ambrosio, y en Piña de Esgueva la Iglesia Parroquial de Santa María del despoblado de Mazariegos, siguiendo el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”, de los arquitectos vallisoletanos Juan José Fernández Martín, Francisco Pedro Roldán Morales, José Ignacio Sánchez Rivera y Jesús Ignacio San José Alonso, que venimos reseñando.

Casa del Colegio de San Ambrosio de Valladolid

“Los jesuitas del Colegio de San Ambrosio de Valladolid pasaron a ser los primeros propietarios de Mucientes en virtud de una herencia que les correspondió en 1585, cuando recibieron una parte de las tercias reales que antes eran de la familia Santiesteban (C. DUQUE HERRERO, p. 126). Posteriormente levantaron una casa de labranza que intentó paralizar el Concejo interponiendo un pleito. Actualmente en la salida de Valladolid, a 100 metros de la plaza del arco y en orilla derecha de la carretera puede verse una vetusta casa de campo con escudos de la orden en la fachada que debió ser la casa que les perteneció.

Piña de Esgueva

Iglesia Parroquial de Santa María del despoblado de Mazariegos

Mazariegos era un pueblo en la orilla sur del Esgueva, al pie de un cerrillo cónico donde se ven aún cimentaciones de lo que pudo ser una torre militar (P. MADOZ (p. 106): Dentro del término se encuentran las ruinas de 2 conventos de templarios y el despoblado de Mazariegos ( Cart. Militar de España: Hoja 17-14, 1/50.000, «Esguevillas de Esgueva», del Servicio Geográfico del Ejército, año 1986. Cuadrícula 380 4620. G. MARTÍNEZ DÍEZ, 1 p. 180: Despoblado en el término municipal de Piña de Esgueva (Valladolid), a 2.100 m al SO. En la margen izquierda del río Esgueva, a 300 m del mismo, cerca de donde se cruza la cañada de la Rovella con el camino viejo de Valladolid por el valle del Esgueva se encuentra la Torre de Mazariegos, que señala en emplazamiento del despoblado. Mapa 1/50.000, hoja 344: latitud 41042′ 50″, longitud 0° 43′ 25″) . Corresponde, por lo tanto, con lo que se denomina en la comarca un castrilIo: cerro fortificado en tiempos de la repoblación medieval en cuyas faldas se establece un núcleo habitado, caso similar a los denominados Catrillo Tejeriego, Castrillo de Duero, o los Piñeles, de Arriba y Abajo.

( Piña de Esgueva . Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)
Su templo ya era parroquia de la diócesis de Palencia a mediados del XIV, bajo la advocación de Santa María, mientras el lugar era de la Orden de San Juan (M. VALLEJO DEL BUSTO, p. 247). Quizá por ese motivo Madoz dice que en Piña hay dos conventos de templarios. (J. SAN MARTÍN PAYO, p. 74: En 1345 era parroquia de la diócesis de Palencia con un preste). Debió despoblarse en el XVII, en medio de las crisis generales del siglo, y sus escasos moradores se fueron a refugiar a Piña.

De la iglesia sólo se mantiene en pie parte de la espadaña que cerraba los pies del templo. Para conocer algo del resto se requeriría una intervención arqueológica, pues tras años de usarse la zona como tierra de cultivo, está todo sembrado.

A juzgar por la altura de la espadaña que se conserva, el edificio no fue muy grande. Formaba parte del hastial que cerraba los pies del templo. El campanario está formado por un sencillo arco de medio punto entre machones, todo ello en piedra. Sobre ella existió un remate del que quedan algunas piedras.

En el muro en el que se apoya el campanario, y a su izquierda, se mantiene una ventana, con derrame, tan estrecha que parece la saetera de una fortificación. Simétrica a ella, algo más baja, quedan aún los sillares de lo que parece la jamba de otra ventana semejante.

Lo escaso de los restos que permanecen en pie sólo nos permiten apreciar un buen despiece de sillería en la fábrica, con adecuada talla en las dovelas del arco del campanario y de la ventana dispuesta en el muro.

El conjunto está en precaria situación, con un desplome que amenaza su milagrosa estabilidad.”

La semana que viene nos acercaremos a San Martín de Valvení, hasta la Iglesia Parroquial de San Andrés.


(*) Para ver las fotos que ilustran este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://farm4.staticflickr.com/3948/15709445406_aebf9443f6_b.jpg
https://farm8.staticflickr.com/7530/15548316450_43834b2e4f_b.jpg

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído